La historia del crimen en Estados Unidos: American Homicide de Randolph Roth

American Homicide de Randolph Roth constituyó un importante aporte para la historiografía social del crimen y la violencia estadounidense, es además una clara continuación del trabajo de Eric Monkkonen (1942–2005), tal vez el historiador del crimen más destacado de los Estados Unidos hasta la fecha. El interés de los historiadores por abordar la problemática de la violencia se manifestaría sólo hacia 1968 con el establecimiento de la National Commission on the Causes and Prevention of Violence, establecida por el presidente Johnson como una reacción ante el asesinato de Martir Luther King y Robert F. Kennedy. El resultado más importante de dicha comisión se vería un año después con la publicación del libro colectivo coordinado por el historiador Hugh Davis Graham y el doctor en ciencia política Ted Robert Gurr titulado The History of Violence in America: Historical and Comparative Perspectives el cual vendió más de 300.000 copias. La conclusión temprana a la que llegaba la comisión era que la violencia en Estados Unidos era el producto de tensiones propias de una sociedad multiétnica, multirracial y multicultural en continuo cambio, producto de los grandes cambios económicos y sociales que redundan a su vez en diferentes formas de violencia que expresan severos patrones de motivación, agresión y victimización.[1]

Quienes realmente pueden considerarse los pioneros del estudio del crimen violento en Estados Unidos son Barbara A. Hanawalt[2], Roger Lane[3], James Buchanan Given[4] y Carl I. Hammer, Jr[5]. Estos historiadores, que desde Estados Unidos estudiaron el medioevo y la historia moderna europea así como la norteamericana, emprendieron la tarea de reconstruir tasas de homicidio de larga duración relativamente confiables con lo cual se pudo hacer comparaciones diacrónicas entre las tendencias europeas y estadounidenses. Estas investigaciones fueron dando cuenta de que las tasas de homicidio eran mayores entre más se acercaran a la Edad Media europea, con lo cual se puso en tela de juicio la idea extendida entre los científicos sociales, como George Simmel, que culpaban a las ciudades y la industrialización de ser la causa del aumento de la criminalidad en Europa y Estados Unidos[6].

En la década de 1980 Ted Robert Gurr realizó una síntesis del avance que hasta el momento había en la investigación del homicidio en Estados Unidos y así saber si el aumento en la criminalidad que se venía presentando desde la década de 1960 era realmente atípica. Gurr recurrió a una perspectiva comparada para establecer un paralelo entre la evolución de la violencia en Inglaterra desde la edad media y contrastarla con la dinámica del crimen violento en Estados Unidos durante el siglo XIX y el XX. Fue el primero que graficó de una manera sintética la tendencia de decrecimiento de la tasa de homicidios desde el siglo XIII y que venía a aumentar nuevamente sólo hasta 1960. Esta tendencia ha sido reproducida desde entonces por varios historiadores europeos que, al igual que Gurr, ven en esta tendencia la prueba fehaciente que valida la teoría del proceso civilizatorio planteado por Norbert Elias[7].

Gurr quería ver si la tendencia norteamericana se ajustaba a la tendencia europea, pero sólo contaba con datos fehacientes del siglo XIX y XX limitado a las grandes ciudades de los Estados Unidos. La conclusión a la que llegó fue que la tendencia general del crimen violento era decreciente con picos pronunciados en las décadas de 1860, 1900 y 1960. Sin embargo haría la aclaración que la tendencia decreciente era más evidente entre la población blanca, y al contrario, hay un aumento de la violencia entre la población negra así como entre los inmigrantes, lo cual redundará en una cifra elevada de homicidios que durante el siglo XIX pareciera ser estable. El nuevo crecimiento de los asesinatos en la década de 1960 se debería en cambio a las cifras dejadas por la acción de los jóvenes quienes no estarían en la edad de controlar sus impulsos agresivos[8].

El impacto que tuvo el estudio de Gurr fue mayor en Europa, reflejado en especial en los trabajos del holandés Pieter Spierenburg[9], el alemán Manuel Eisner[10] y el francés Robert Muchembled[11]. En Estados Unidos sería Eric Monkkonen quien se encargaría de profundizar y reinterpretar la propuesta de Gurr. Para Monkkonen, su país representaba la excepción a la regla, no podía aplicarse la teoría de la civilización puesto que Norteamérica era una sociedad racialmente fragmentada y que además se opone radicalmente a la unión, además, a diferencia de Europa, los sindicatos no tuvieron la fuerza para crear una clase obrera solidaria que indirectamente contribuyera a suprimir la violencia individual[12]. Monkkonen matizaba la diferencia de tasas entre Inglaterra y Estados Unidos afirmando que la tendencia de ambas naciones era similar pero se diferenciaba en grado y velocidad, de esta manera, la violencia estaba decreciendo pero las tasas permanecían siendo más altas que las de Inglaterra y además disminuían a un ritmo más lento. En el estudio que hizo de la ciudad de Nueva York esta tendencia se debería a dos causas: “modest punishment and an increase in gun usage […] in conjuction with the [New York] enormous immigration and population growth.[13]

Roth es sin duda el continuador de la obra de Monkkonen. Juntos trabajaron sustentando la incidencia de posesión de armas en las altas tasas de homicidio en Estados Unidos[14], e incluso se vio envuelto en una pequeña polémica por una conferencia que dio en el campus de la OSU al ser publicado el video donde el profesor explicaba por qué la posesión de armas era la mayor causa de muertes entre los estadounidenses[15]. En su último artículo, publicado de manera póstuma, Monkkonen elogiaba el trabajo que estaban realizando Roth y sus colegas con la Historical Violence Database, al respecto decía Monkkonen: “In the United States, there are far fewer scholars at work on the tedious business of reconstructing rates, but the project initiated at Ohio State University by Randolph Roth, Cornelia Hughes Dayton, and Douglas Eckberg promises not only to help in providing cumulative and consistent historic homicide data, but also to stimulate new research projects[16]. Por su parte, Roth dedicó un corto texto a la memoria de Monkkonen en el que lo califica como “one of the greatest historians ever to write on the history of crime.[17]

American Homicide es el resultado de un intensivo trabajo de recolección de datos relacionados con los cuales se pretende explicar por qué los estadounidenses son los ciudadanos del primer mundo con mayor riesgo de ser asesinados[18]. La hipótesis de Roth rechaza de plano las explicaciones precedentes del homicidio en Estados Unidos, en especial la teoría de la civilización; en cambio, va a recurrir al modelo planteado por el criminólogo Gary LaFree[19] quien confirma la importancia de las emociones y creencias en el incremento o decrecimiento de las tasas de homicidio. LaFree considera que entre mayor sea la creencia de los ciudadanos de que su gobierno es estable y sus instituciones son lo suficientemente sólidas para proteger sus vidas y propiedades, así como la confianza en los funcionario del gobierno, el patriotismo, la empatía y la solidaridad que trascienda lo racial, religioso y político; menor será entonces la tasa de homicidio. Roth lo resume de esta manera: “when nearly all citizens believe that their government is stable and legitimate, when they feel a strong bond with their fellow citizens, and when they believe that their society’s social hierarchy is just and violence is not necessary  for respect, homicides rates can fal bellow 2 per 100,000 adults per year.[20]

En primer lugar, Roth presenta una serie de datos para Inglaterra del siglo XVI al XVIII que refutarían los presentados por Gurr dos décadas atrás. Si los datos de este último presentaban una caída permanente, los de Roth muestran un ciclo que se incrementó desde la década de1620 hasta llegar a un pico de 8 homicidios por cada 100.000 habitantes al final de la década de 1740. Estas tasas se habrían importado a las colonias norteamericanas y se reflejaban en altas tasas de homicidio que fueron mayores que ninguna en Europa. Miles de colonos habrían muerto por causa de luchas contra los nativos y en manos de otros colonos europeos que se disputaban las tierras ocupadas. En palabras de Roth, “the ultimate causes of high homicide rates on the frontier were political instability and the absence of unity among settlers.[21]” Es decir, en los primeros años de colonización las altas cifras de violencia entre colonos habrían sido causadas por la inexistencia de un fuerte estado centralizado. Para mediados del siglo XVII hubo un refuerzo de las leyes locales, se crearon county courts, se aplicó la pena de muerte y hubo una mejora de la economía; sin embargo las tasas de homicidio no decrecieron significativamente a causa de que los colonos traían consigo sus tendencias violentas desde Inglaterra.

Para finales del siglo XVIII la tasa de homicidios cayó rápidamente, casi el doble entre 1675 y 1693, siendo momentos claves el periodo posterior a la Rebelión de Bacon (1675) y la Guerra del Rey Felipe (1675-1676) y nuevamente a finales de 1680 e inicios de 1690 en la coyuntura de la Revolución Gloriosa en Inglaterra. Esta baja en la tasa se mantendría hasta la crisis revolucionaria de las décadas de 1760 y 1770. Este descenso es explicado por Roth como el resultado del impacto causado por el incremento en las solidaridades políticas, religiosas y raciales, manifestadas en la estabilidad política de las colonias y del imperio. Los homicidios políticos desaparecieron y los asesinatos por robos o asaltos sexuales disminuyeron significativamente. También fue significativa la reducción de asesinatos de negros por parte de los blancos, lo cual podría sugerir que los colonos tenían más confianza en que los esclavos no escaparían ni se rebelarían en tanto se fortalecía la institución esclavista. Al contrario, los asesinatos de blancos a manos de los negros empezó a incrementarse desde la década de 1720, lo cual representó la decisión política de una pequeña parte de los esclavos para iniciar una rebelión contra el esclavismo. Por su parte, los indígenas aumentaron la tendencia a asesinarse entre ellos, aunque la baja población no representaría una afectación significativa en las tasas de homicidio. Según Roth, esta tendencia sería una respuesta desesperada a la pérdida de sus tierras y libertad, por lo que recurrieron a “traditional ways of winning the respect of their peers unleashed the hostile and defensive emotions that led to murder.[22]

Roth dedica un capítulo específico para analizar los homicidios intrafamiliares y entre conocidos antes de 1800. Nuevamente divide sus grupos de análisis entre europeos-americanos, afroamericanos y nativos americanos, y su interés se centra en demostrar que la familia, como institución, fue la responsable de limitar la cantidad de asesinatos en su interior tanto en las colonias norteamericanas como en Inglaterra. La naturaleza del matrimonio entre los angloamericanos impediría que las tensiones al interior de la familia conllevaran a reacciones letales para alguno de los esposos. La violencia doméstica, que se manifestaba en golpes y otro tipo de agresiones no letales, mantuvo un balance de poder particular entre los esposos por la manera en que marido y mujer dependían el uno del otro, así como la vigilancia e intromisión de amigos, vecinos y autoridades al interior de la familia que intervenía en la resolución de la mayoría de los conflictos intrafamiliares. Al mismo tiempo, los eventos en los que se presentaban asesinatos al interior de las familias se debían sobre todo a factores como el consumo de alcohol, dificultades monetarias, exceso de trabajo o problemas entre padres e hijos; además considera que muchos homicidios intrafamiliares eran causados por la prohibición del divorcio y la mayoría de las veces era el resultado de un homicidio no intencional. Para finales del siglo XVIII las leyes de protección de las mujeres contra los abusos así como modificaciones en los procedimientos de divorcio redundaron en una baja de las muertes de esposas, especialmente en Nueva Inglaterra después de la revolución cuando hubo un mayor acceso al divorcio bajo la justificación de crueldad del marido, una tasa creciente de alfabetización femenina y el escarnio público a los maridos abusadores. Respecto a los afroamericanos Roth sólo encontró dos casos de asesinato al interior de sus familias, lo cual puede evidenciar no tanto una característica social sino la ausencia de registro de las causas de asesinato entre la población negra. Cuestión diferente fue la de los nativos americanos quienes representaron una alta tasa de homicidios maritales durante el periodo colonial, aunque los datos se limitan a Nueva Inglaterra, único lugar donde los datos son confiables, pero aclara que muchos de los informes están basados en los prejuicios de los angloamericanos con respecto a la familia tradicional indígena. Finalmente, aclara que el “homicidio romántico”, causado en contra de amantes o rivales románticos en Nueva Inglaterra fueron aún más raros que los intrafamiliares. En efecto, la prensa y la literatura influenciada por el romanticismo prestaban gran atención a este tipo de asesinatos, pero en realidad representaban la menor parte de la totalidad de asesinatos en las colonias y en Inglaterra.

En los cuatro capítulos que dedica al siglo XIX pretende sustentar que durante la era de la revolución los países europeos y Norteamérica tuvieron un auge en las tasas de homicidio debido a la confluencia de la inestabilidad política, pérdida de legitimidad de los gobiernos, y una reducción en la simpatía entre los ciudadanos; lo cual resultó en un aumento en los sentimientos de ira, alienación e impotencia. Durante la revolución de independencia hubo un aumento generalizado en la tasa de homicidios que permaneció en ese nivel aún después de las acciones militares, esto por la dificultad que tuvieron los revolucionarios para unificar sus gobiernos y establecer su autoridad. La revolución habría desatado los sentimientos de autocontrol que estaban limitados por los gobiernos coloniales, no sólo en los sectores populares sino además en las élites, quienes vieron en el duelo una manera de resolver sus diferencias y a la vez de demostrar su honor. Después de la revolución, los colonos que avanzaban hacia el Oeste se sintieron huérfanos de gobierno y decidieron tomar la ley en sus manos lo cual resultó en un aumento de los asesinatos causados contra individuos que invadían propiedades o las dañaban de alguna manera, e incluso por factores como la respuesta a un insulto o la intimidación a sus conciudadanos.

En el periodo posrevolucionario, que va de inicios hasta mediados del siglo XIX, las tasas de homicidio van a diferenciarse regionalmente. El norte el estado de Nueva York verá decrecer sus tasas de homicidio desde 1812, en tanto Nueva Inglaterra, Pennsylvania y los demás estados norteños presenciaron el descenso de sus homicidios desde finales de la década de 1780. Esto habría sido el efecto de la ratificación de la Constitución y el surgimiento de un gobierno nacional fuerte. Las  mayores tasas de homicidio se verían en las regiones con mayor desempleo, pobreza y presencia de inmigración escocesa e irlandesa como Boston, la ciudad de Nueva York y Filadelfia. Las tasas volverían a subir durante la guerra contra México y se mantendrían en ese nivel hasta el fin de la guerra de secesión para volver a bajar rápidamente hasta la década de 1880. En el sur la situación fue diferente, por un lado los condados en las regiones montañosas vieron descender sus tasas de homicidio al mínimo durante las primeras décadas del XIX, en buena medida debido a la desaparición del riego de ataques indígenas; en oposición la amplia región esclavista vería un incremento de los asesinatos convirtiéndose en la zona más violenta del país. Los homicidios en el sur habrían estado motivados en buena medida por el avance de la política antiesclavista, las consecuencias de la guerra de secesión y un importante incremento en el sentimiento de ilegitimidad del gobierno. La situación en la nueva frontera con México sería incluso más crítica que en el sur esclavista. Según Roth, los territorios ocupados por Estados Unidos heredaron el sentimiento de honor hispano y con ello una mayor tendencia a la agresividad y la resolución violenta de los conflictos.

La tendencia en los homicidios intrafamiliares aumentaría durante el siglo XIX, sobre todo en las décadas postrevolucionarias, sin que significara una proporción significativa en la totalidad de los asesinatos del país. Siguiendo la tendencia nacional, la mayoría de los asesinatos entre esposos y conocidos se presentaron en el suroeste, especialmente en California, al contrario, en el norte estaría a punto de desaparecer en Nueva Inglaterra aunque se incrementaron ligeramente en New Hampshire, Vermont y al final del siglo en las regiones rurales de Ohio, Illinois, así como en las ciudades de Nueva York, Filadelfia, Cleveland y Chicago. Roth sin embargo llama la atención que este aumento en los homicidios entre parientes no respondía a las mismas causas que los cometidos entre desconocidos, al parecer la tendencia se derivaría de una actitud más violenta ante las infidelidades y un auge del amor romántico, acompañado de una mayor independencia económica de las jóvenes mujeres.

Para finalizar el estudio del siglo XIX, Roth plantea la que será su hipótesis central: “America became homicidal in the mid-nineteenth century because it was the only major Western country that failed at nation-building.[23]” Este es el problema que planteó en primer lugar Monkkonen ¿por qué si en Europa la tasa de homicidios descendió significativamente desde mediados del siglo XIX en Estados Unidos se mantuvo una tasa de homicidios superior a la de cualquier nación civilizada? En este sentido hay dos hipótesis enfrentadas, una, propuesta por Pieter Spierenburg desde 2006 según la cual la excepcionalidad estadounidense radica en que la democracia fue implantada de manera radical en las colonias americanas en tanto en Europa la democracia fue construida en un proceso de varios siglos que construyó un individuo con alto nivel de autocoacción y capacidad de acción política; los estadounidenses carecerían de dicho proceso, por ende predominaron los sentimientos individualistas y de rechazo a un poder centralizado[24]. La hipótesis de Roth, contraria a la idea de un proceso civilizatorio, consiste en que la disparidad de Estados Unidos se debe a que los estadounidenses fueron incapaces de unirse en torno a una nación, en palabras del autor: “The rise in homicide coincided with a nationwide decline in patriotism and with a loss of faith in government and in a moderate, mainstream political parties.[25]

La eliminación de la esclavitud, la inmigración, el declive del auto-empleo y la guerra con México habrían creado las condiciones para la pérdida del sentimiento nacional y la empatía, confianza y buena voluntad, que sólo se recuperaría en momentos como la Segunda Guerra Mundial o la Guerra Fría. Para el final del siglo XIX y las primeras décadas del XX la tasa de homicidios en los estados del norte tendería a bajar por el cambio en el clima político después de la Guerra de Secesión, y la expansión de la idea de que la mayoría de los estadounidenses deberían trabajar en conjunto. El ligero incremento de la tendencia en algunas ciudades se debería en especial a los inmigrantes, quienes traerían consigo una cultura de la violencia que eclosionaría con mayor fuerza en las urbes norteñas. En el suroeste la tendencia fue igualmente decreciente y en general en el sur de Estados Unidos, hubo una disminución de los asesinatos políticos y raciales, aunque en los estados segregacionistas el linchamiento fue una práctica común.

Desde el fin de la Primera Guerra Mundial hasta mediados de 1960 la tasa de homicidios descendió en todo el país al igual que en Europa, si bien Estados Unidos seguía siendo el país industrializado más violento del mundo, la tendencia fue de -0.6 homicidios por cada cien mil habitantes (hpcmh) por año desde 1934 hasta 1937 y llegó a estar en menos de 3 hpcmh a comienzos de 1960 entre la población blanca y casi 25 hpcmh entre la población negra. Entre 1964 y 1975 la tasa creció al doble llegando nuevamente a la tasa de 9 hpcmh permaneciendo así hasta inicios de 1990. La tasa de homicidios durante la administración de George H. W. Bush y los primeros años de la presidencia de Clinton alcanzó los 10 hpcmh a la vez que la confianza en el gobierno descendió a un 21 %. La confianza en el gobierno se habría mejorado con la llegada de los republicanos al poder nuevamente en 1994 y en seis años la tasa de homicidios descendió hasta 6 hpcmh, tendencia que se habría revertido en los primeros años del siglo XX.

¿Cómo logra Roth llegar a esta visión panorámica de casis cinco siglos de homicidios en Estados Unidos? En primer lugar el autor utilizó una gran variedad de fuentes, algo que ya había planteado en 2001 para Inglaterra: “all available sources on homicide should be consulted.[26]” En efecto, para la realización de su libro Roth recolectó todos los datos sobre homicidio disponibles en periódicos, artículos, diarios, cartas, historias locales, informes forenses, estadísticas vitales, documentos gubernamentales, registros judiciales y expedientes criminales. Uno de los aspectos más elogiados del trabajo de Roth fue el método de captura de datos cuantitativos: utiliza una técnica que ya había sido utilizada por Eric Monkkonen en su investigación sobre el homicidio en Nueva York conocida como de captura-recaptura o método Chandra Sekar-Deming, el cual permite dar una cuenta aproximada de los homicidios faltantes o, para decirlo de otra manera, reducir la cifra negra y contar con datos más fiables. Roth entonces realizó dos listas, una con los datos provenientes de fuentes oficiales (pesquisas, expedientes, libros de inventario de expedientes, libros de actas y registros de prisiones) y otra con los provenientes de fuentes no oficiales (periódicos, diarios, tradición oral registrada en las crónicas de los pueblos, etc.) Ambas listas son contrastadas y del resultado es la cifra de homicidios de ambas listas (C), el de las fuentes oficiales (NL) y el de las no oficiales (NN-L), lo cual permite determinar la cantidad de muertes faltantes en ambas listas (X) aplicando la siguiente fórmula:

X= (NL* NN-L) / C

Esto permite además hacer estimaciones relacionadas con el número de homicidios reconocidos públicamente (N) y con este resultado se puede determinar el error estándar para dar una mayor exactitud a los datos recolectados[27].

El método, a pesar de ser robusto, ha recibido serias críticas por parte de autores como Pieter Spierenburg para quien la distinción entre fuentes oficiales y no oficiales no permite utilizar el método Chandra Sekar-Deming, ya que la recolección de datos no se hace de la misma manera en cada caso[28]. En efecto, uno de los problemas con la crítica de fuentes realizada por Roth es que si bien captura todas las fuentes disponibles, no hay una fórmula que sopese la calidad, intención o veracidad de las mismas; incluso la procedencia queda tergiversada cuando se agrupa en dos columnas arbitrarias que dan el mismo valor a grupos de datos que son muy disímiles, como es el caso de las fuentes no oficiales. Roth defendió su método afirmando que “la experiencia” ha demostrado que las fuentes oficiales y no oficiales son estadísticamente independientes, además un homicidio que aparece en un periódico, diario o en una crónica no garantiza que aparezca en el registro legal y viceversa[29]. El debate finalmente queda matizado con la respuesta de Spierenburg: no cuestiona el método de captura-recaptura sino el hecho de que éste no puede ser aplicado a muchas de las fuentes europeas, por ejemplo los periódicos del siglo XVII y XVIII que estaban más enfocados en reportar la llegada de barcos mercantes que en presentar informaciones locales[30], lo cual pone en cuestión las conclusiones a las que Roth llega para Europa mas no las tendencias presentadas para Estados Unidos.

La explicación de Roth ha sido fuertemente criticada por su apego a la tesis de Gary LaFree según la cual hay una relación inversamente proporcional entre confianza en el gobierno y tasa de homicidios. Afirma que en realidad él le dio más peso a la construcción del Estado-Nación, la cual requiere un gobierno legítimo, la comunidad entre las élites, instituciones fuertes, seguridad, liderazgos y un sentido de comunidad que trascienda las diferencias raciales, de clase, religiosas, de género, étnicas, etc[31]. En efecto, Roth está continuamente poniendo a prueba el peso de cada una de estas variables en los ciclos de crecimiento y decrecimientos regionales del homicidio con lo cual surgen los conflictos étnicos, raciales y de género que afectan de diversa manera las tasas de homicidio.

La estructura del libro responde igualmente a esta perspectiva. Sus nueve capítulos comprenden tres grandes bloques explicativos: el periodo colonial, el largo siglo XIX y el siglo XX y XXI. El que se trata de una manera más escueta es el siglo XX, ante todo porque Roth afirma no tener el mismo tipo de información que para los siglos anteriores, donde los oficiales no permiten determinar tasas de homicidios discriminando si estos fueron maritales o por causa de un robo, ni tampoco se da información sobre grupos demográficos específicos como los hispanos o irlandeses. Para los ciclos precedentes, dedica un capítulo en específico a las diferencias de género (familia), además presenta apartados específicos para el análisis de los asesinatos por raza (angloamericanos, afroamericanos y nativos americanos), así como a las diferencias regionales (norte, sur y suroeste). Lo que busca el autor con esto es presentar los cambios en cada una de estas variables y relacionarlos directamente con el incremento o decrecimiento de las tasas de homicidio.

A pesar de que el libro está basado en una importante cantidad de información cuantitativa, el libro no está atiborrado de fórmulas ni tablas, de hecho sólo presenta 32 figuras que además han sido “suavizadas” presentando tendencias por décadas haciendo más sencilla su lectura. Si bien es un libro dirigido al público amplio, por ello su escritura sencilla y con la menor cantidad de cifras posibles, Roth tuvo la precaución de crear un volumen complementario (American Homicide Supplemental Volume) en el que presenta la información metodológica y los datos duros con el fin de ser contrastados por los especialistas.

Finalmente ¿Qué utilidad puede tener American Homicide para la investigación sobre la historia del crimen en América Latina? Al igual que la historia del crimen en Estados Unidos antes de la década de 1980, América Latina carece de estudios nacionales y regionales con información cuantitativa que permita hacer interpretaciones de larga duración. Si bien existen estudios cuantitativos como los realizados por Pablo Piccato para la ciudad de México[32], no existen estudios que permitan observar tendencias como las presentadas por Randolph Roth. Los estudios aún están limitados a ámbitos espaciales muy limitados y a periodos de tiempo cortos que no superan un siglo, enfocados especialmente en los años posteriores a la independencia. Un estudio como American Homicide puede ser de utilidad para considerar los métodos posibles con los que se puede abordar la historia del crimen con una perspectiva de larga duración y además comparar con la dinámica de la criminalidad estadounidense y poder hacer así comparaciones entre las tendencias nacionales latinoamericanas con las norteamericanas.

_________

Notas

[1] Ira M. Leonard y Christopher C. Leonard, “The Historiography of American Violence,” Homicide Studies 7, no. 2 (2003): 99–153, doi:10.1177/1088767902250951.

[2] Barbara A. Hanawalt, “Violent Death in Fourteenth- and Early Fifteenth-Century England,” Comparative Studies in Society and History 18, no. 3 (1976): 297–320.

[3] Roger Lane, Violent Death in the City: Suicide, Accident, and Murder in Nineteenth-Century Philadelphia (Cambridge: Harvard University Press, 1979).

[4] James Buchanan Given, Society and Homicide in Thirteenth-Century England (Standford: Stanford University Press, 1977).

[5] Carl I. Hammer Jr., “Patterns of Homicide in a Medieval University Town: Fourteenth-Century Oxford,” Past & Present, no. 78 (1978): 3–23.

[6] Eric Monkkonen, “Homicide: Explaining America’s Exceptionalism,” The American Historical Review 111, no. 1 (2006): 82, doi:10.1086/ahr.111.1.76; Véase también Leonard and Leonard, “The Historiography of American Violence.”

[7] Ted Robert Gurr, “Historical Trends in Violent Crime: A Critical Review of the Evidence,” Crime and Justice 3 (1981): 340; La teoría de Elias considera que los hombres de occidente han restringido su agresividad a través de un proceso que transformó las reglas explícitas en autocoacciones. A su modo de ver “la agresividad se ha transformado, ‘refinado’, ‘civilizado’, como todas las demás formas de placer”. El sentido del proceso intuido por Elias era que los hombres de la Edad Media eran mucho más agresivos que los hombres de hoy en día, y esto se debería a un proceso de control de las emociones que habría empezado en el siglo XIV y se hizo más fuerte en la sociedad cortesana de los siglos XVII y XVIII. Norbert Elias, El Proceso de la Civilización: Investigaciones Sociogenéticas y Psicogenéticas, 2. ed (México: Fondo de Cultura Económica, 2001), 230–231.

[8] Gurr, “Historical Trends in Violent Crime,” 324–326 y 330.

[9] Pieter Spierenburg, “Long-Term Trends in Homicide: Theoretical Reflections and Dutch Evidence, Fifteenth to Twentieth Centuries,” en The Civilization of Crime: Violence in Town and Country since the Middle Ages, ed. Eric A. Johnson y Eric Monkkonen (Urbana: University of Illinois Press, 1996), 63–105.

[10] Manuel Eisner, “Long-Term Historical Trends in Violent Crime,” Crime and Justice 30 (2003): 83–142.

[11] Robert Muchembled, Une histoire de la violence: De la fin du Moyen Âge à nos jours (Paris: Seuil, 2008).

[12] Monkkonen, “Homicide,” 84.

[13] Eric Monkkonen, “Diverging Homicide Rates: England and the United States, 1850-1875,” en Violence in America: The History of Crime, ed. Ted Robert Gurr (Newbury Park: SAGE, 1989), 94.

[14] Randolph A. Roth, “Counting Guns: What Social Science Historians Know and Could Learn about Gun Ownership, Gun Culture, and Gun Violence in the United States,” Social Science History 26, no. 4 (2002): 699–708.

[15] College Fix Staff, “Professor’s Crazy Rant Caught on Video,” The College Fix, February 12, 2013, http://www.thecollegefix.com/post/12632/.

[16] Monkkonen, “Homicide,” 94.

[17] Randolph Roth, “Eric Monkkonen (1942-2005),” Crime, Histoire & Sociétés / Crime, History & Societies 9, no. 2 (2005): 157–58.

[18] Randolph Roth, American Homicide (Cambridge: Belknap Press of Harvard University Press, 2009), 3.

[19] Gary LaFree, Losing Legitimacy: Street Crime and the Decline of Social Institutions (Boulder: Westview Press, 1998).

[20] Roth, American Homicide, 18.

[21] Roth, American Homicide, 37.

[22] Roth, American Homicide, 106.

[23] Roth, American Homicide, 384.

[24] Pieter Spierenburg, “Democracy Came Too Early: A Tentative Explanation for the Problem of American Homicide,” The American Historical Review 111, no. 1 (2006): 104–14, doi:10.1086/ahr.111.1.104.

[25] Roth, American Homicide, 301.

[26] Randolph Roth, “Homicide in Early Modern England 1549-1800 : The Need for a Quantitative Synthesis,” Crime, Histoire & Sociétés / Crime, History & Societies 5, no. 2 (2001): 52, doi:10.4000/chs.737.

[27] Los datos duros pueden ser consultados en “Homicide Estimates” Randolph Roth, “American Homicide Supplemental Volume (AHSV),” Criminal Justice Research Center, 2010, http://cjrc.osu.edu/research/interdisciplinary/hvd/ahsv.

[28] Pieter Spierenburg, “American Homicide. What Does the Evidence Mean for Theories of Violence and Society?,” Crime, Histoire & Sociétés / Crime, History & Societies 15, no. 2 (2011): 124, doi:10.4000/chs.1295.

[29] Randolph Roth, “Yes We Can: Working Together toward a History of Homicide That Is Empirically, Mathematically, and Theoretically Sound,” Crime, Histoire & Sociétés / Crime, History & Societies 15, no. 2 (December 1, 2011): 136, doi:10.4000/chs.1296.

[30] Pieter Spierenburg, “Questions That Remain: Pieter Spierenburg’s Reply to Randolph Roth,” Crime, Histoire & Sociétés / Crime, History & Societies 15, no. 2 (2011): 148, doi:10.4000/chs.1297.

[31] Véase “Maybe It Was My Fault: Responses to Misunderstandings by Reviewers of American Homicide” en Roth, “AHSV.”

[32] Pablo. Piccato, City of Suspects Crime in Mexico City, 1900-1931 (Durham: Duke University Press, 2001).

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "La historia del crimen en Estados Unidos: American Homicide de Randolph Roth," en Historia, crimen y justicia, 05/11/2015, https://hccj.hypotheses.org/54.


Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Miguel dice:

    Quisiera tener pdf de la bibliografía u obras de historiadores del crimen

    • Jairo Antonio Melo Flórez dice:

      Hola Miguel, en la sección biliografía tengo un listado de referencias bibliográficas sobre la historia del crimen que podría ser de utilidad. También sería interesante que consultara la revista Crime, History and Societies, allí hay muy buenos trabajos de historiadores del crimen (aunque tiene un embargo de tres años). Algunos de los autores y títulos de la bibliografía están disponible en formato Ebook (PDF, EPUB o KiNDLE), por ejemplo, Ricardo D.Salvatore, Carlos Aguirre, & Gilbert Joseph. Crime and Punishment in Latin America, por lo que no sería difícil acceder a la lectura de trabajos acerca de la historia del crimen a un costo no tan alto (entre 17 y 20 USD en la mayoría de los casos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *