“El indulto general” de Calderón de la Barca

Pedro Calderón de la Barca publicó en 1680, con motivo de la festividad del Corpus, su auto sacramental El indulto general en el cual representó alegóricamente el perdón concedido por Carlos II el año anterior con motivo de su boda con la reina María Ana de Neoburgo[1]. En este se representaba al Mundo como la prisión de la humanidad, condenada tras el pecado original, y la Culpa como “parte querellante” siempre presta al rigor, temerosa de la exculpación cristiana de todos los hombres, incapaces de seguir la ley natural basada en el precepto de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo[2]. La alegoría central del auto relaciona el indulto con la redención de la humanidad dada por Cristo, explicando cómo antes del sacrificio del Mesías las alianzas con Dios habían sido quebrantadas[3]. El cuadro alegórico le permite a Calderón representar en “el príncipe” tanto a Carlos II como a Jesucristo y en “la esposa” a la reina María, la Iglesia y la Virgen María, con lo cual se mostraba los esponsales simbólicos que daban sentido a la monarquía que reconciliara el cielo y la tierra. Finalmente, tras alegatos esgrimidos por los personajes de la Misericordia y la Justicia, sumados los clamores de la esposa, un coro que representa la humanidad canta: “¡Misericordia, Señor! / ¡Señor, duélanle las ansias / de los que en tristes calabozos claman… / en fe de la palabra / del prometido bien de su esperanza![4]” Esta aclamación en conjunto, mueve el ánimo del príncipe quien decide promulgar el indulto:

 

Llamarte basta
María, para que seas
intercesora en la gracia.
Justicia y Misericordia,
pues sois los polos entrambas
de la nueva monarquía
que en hombros descansa,
publicad un general
indulto, que quiero se haga
a honra y gloria de la esposa,
de todas aquellas causas
que no tengan parte, y luego,
las dos, en pública sala,
iréis a hacer la visita
en mi nombre. (vv. 1237-1251)

Este acto da paso al colofón del acto en el cual la Justicia y la Misericordia pasan revista a los reos: Adán, preso por deudas recibe un empréstito del monte de piedad ordenado por la Misericordia con la condición de ser restituido; se le niega el indulto a Caín por ser culpable del homicidio de su hermano; el rey David logra el perdón de parte por adulterio y homicidio y se hace acreedor del perdón; Salomón sale libre pues está incompleta y suspensa su acusación por idolatría; finalmente, Dimas, el ladrón arrepentido, obtiene el indulto en tanto Gestas es condenado por su obstinación.

El acto alegórico habría sido representado, como fue su propósito, en la fiesta del Corpus de 1680 según la costumbre madrileña. Varios manuscritos y tres ediciones impresas (1717, 1718 y 1759) incluyeron El indulto general dentro de los volúmenes de Autos sacramentales que circularon en el siglo XVIII. Los versos de Calderón llaman la atención por la conjunción simbólica entre los elementos místicos y jurídicos involucrados en la tradición del indulto general español. No sólo escenificó el origen divino de la institución del perdón tras el sacrificio de Cristo, transmitido a los príncipes al ser estos vicarios de él en lo temporal; también representó los aspectos generales del proceso judicial asociado a la petición y concesión de los indultos como la visita de cárcel, la revisión de la causa, la petición del reo, la restitución de las deudas, el perdón de parte, entre otros. La Justicia y la Misericordia representaban los “polos de la monarquía”, el rigor y la clemencia, con ellos la prudencia del juez que escucha a los reos; añade también al Ángel como procurador de pobres para defender la causa de los culpados (vv. 1269-1271). Al posicionarse para juzgar, los tres personajes mencionados debían salir cada uno portando una espada, una rama de olivo y una cruz respectivamente, tomando así la forma de “las armas de la Inquisición” (v. 1636)

El cuadro alegórico presentado por Calderón es una síntesis de la imagen de la institución del indulto que tenía como propósito hacer comprender al espectador el sentido místico y moral del acto del perdón real[5]. Del mismo modo otros símbolos de la época trataron de representar la unión entre justicia y clemencia, dentro de los cuales se destacan los emblemas[6] y los rituales asociados al Viernes Santo[7], los primeros para los hombres cultos los segundos para el vulgo. En este último lugar deben ubicarse los autos sacramentales que, como señaló Julio Rodríguez-Puértolas, tenían la misma forma de presentación que las comedias aunque su tema estuviese en el espectro de lo sacro[8]. La complicidad entre las compañías y el público llegó a tal nivel que para 1765 los autos sacramentales fueron prohibidos de la festividad del Corpus, sin embargo, El indulto general no gozó de la popularidad de otras obras del mismo tipo de Calderón como Lo que va del hombre a Dios, El pleito matrimonial o Tu prójimo como a ti[9]. Esto no quiere decir que el tema del perdón hubiese sido exclusivo del Indulto general; en Lo que va del hombre a Dios el tema hace parte de varias escenas, en particular aquella en la que el Príncipe reclama al Hombre por su incapacidad para perdonar sentenciando según principio divino “que el que no perdona / no merece ser perdonado” (vv. 2024-2025)[10].

Es posible intuir que el tema del perdón formase parte de lo que se comprendía como la lógica del poder de la monarquía y de la moral de los vasallos. Aún en la actualidad el verso de la oración que reza “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a nuestros deudores” es familiar al católico, no necesariamente exclusiva del practicante. Incluso el indulto de Semana Santa persiste en España como una tradición en la cual el Poder Ejecutivo libera presos por delitos menores a petición de las cofradías[11]. No es demasiado arriesgado suponer que el espectador del Indulto general lo comprendiera como un mensaje místico de un ritual que había visto periódicamente en el cual se liberaban unos cuantos presos, como decían las Partidas, “por amor de nuestro señor Iesu christo”[12]; aunque era muy probable que supiera o intuyera que muchos de estos perdones se habían logrado a cambio de un pago[13] y no solo gracias a la munificencia del monarca.

Referencias

[1] Pedro Calderón de la Barca, El indulto general. Edición crítica, ed. Ignacio Arellano y Juan Manuel Escudero, Autos sacramentales completos de Calderón 9 (Pamplona, Kassel: Universidad de Navarra, Reichenberger, 1996), 9–10.

[2] Calderón de la Barca, vv. 190–197. Mc 12, 28-34 (Reina-Valera Antigua).

[3] Calderón de la Barca, 16.

[4] Calderón de la Barca, vv. 1199–1203.

[5] Calderón de la Barca, 107.

[6] Sarissa Carneiro, “La clemencia del príncipe: su representación alegórica en emblemas y empresas de España y América colonial”, Revista Chilena de Literatura, núm. 85 (2013): 75–100.

[7] Rudy Chaulet, “La violence en Castille au XVIIe siècle à travers les Indultos de Viernes Santo (1623-1699)”, Crime, Histoire & Sociétés / Crime, History & Societies 1, núm. 2 (1997): 5–27, https://doi.org/10.4000/chs.1007.

[8] Julio Rodríguez-Puértolas, “La transposición de la realidad en los autos sacramentales de Lope de Vega”, Bulletin hispanique 72, núm. 1 (1970): 96–97, https://doi.org/10.3406/hispa.1970.4008.

[9] Víctor García Ruíz, “Los autos sacramentales en el XVIII: Un panorama documental y otras cuestiones”, Revista Canadiense de Estudios Hispánicos 19, núm. 1 (1994): 66–67.

[10] El pasaje completo: Pedro Calderón de la Barca, Lo que va del hombre a Dios, ed. María Luisa Lobato, Autos sacramentales completos de Calderón 54 (Pamplona, Kassel: Universidad de Navarra, Reichenberger, 2005), vv. 1995–2060.

[11] Carlos del Castillo, “Indultos de Semana Santa: cuando las cofradías ‘marcan el paso’ al Gobierno”, Público, el 11 de abril de 2017, sec. Actualidad, http://www.publico.es/actualidad/indultos-semana-santa-cofradias-marcan.html.

[12] Partida 7, tít. XXXII, ley I.

[13] Rudy Chaulet, Crimes, rixes et bruits d’épées: homicides pardonnés en Castille au siècle d’or, Espagne médiévale et moderne 11 (Montpellier: Presses Universitaires de la Méditerranée, 2007), 375–376.

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "“El indulto general” de Calderón de la Barca," en Historia, crimen y justicia, 09/05/2018, https://hccj.hypotheses.org/329.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *