Aperitivo documental: primeras páginas de un expediente judicial del Archivo Histórico Nacional de Madrid

Desde el inicio de mi investigación he estado intrigado por la sección “Sala de Justicia” del fondo Consejo de Indias del Archivo Histórico Nacional. En mi persecución personal por expedientes judiciales este me ha parecido un fondo interesante para explorar, aunque tras algunas consultas con diferentes historiadores mucho más conocedores de los vericuetos de este Archivo la emoción inicial se fue desvaneciendo. Gracias a una beca de investigación otorgada por la Casa de Velázquez tengo la oportunidad de explorar por fin esta sección, específicamente en la división Virreinato de Nueva Granada, que desde el otro lado del Atlántico es poco menos que nebulosa. La descripción del archivo no presenta mayores indicaciones de qué podemos encontrar, aunque es posible deducir que alberga algunos expedientes judiciales que pasaron por las Audiencias de Santa Fe, Quito, Panamá y las gobernaciones de Santa Marta, Popayán, Nueva Andalucía (isla Margarita y Cumaná) y Caracas [link a pares]. Como se observa en el Portal PARES no existe un índice de los documentos, como sí lo tiene el virreinato del Perú, aunque para ser justos tampoco lo tiene el virreinato de Nueva España. Afortunadamente el archivo conserva los libros de matrículas de esta sección bajo las signaturas CONSEJOS,L.3174 y CONSEJOS,L.3173, con lo cual es posible agilizar el proceso de identificación de expedientes y evitar así la búsqueda infructuosa legajo por legajo. En este momento me encuentro transcribiendo algunos apartados del libro 3174 y espero poder compartir esa información, así sea parcial, al término de la siguiente semana. Para aquellos que deseen explorar este fondo les recomiendo consulten previamente el artículo “La documentación del Consejo de Indias en el Archivo Histórico Nacional, Madrid” de Vicenta Cortés Alonso (Revista de Indias, vol. XLVII, núm. 179, 1987, pp. 13-37), el cual lastimosamente no se encuentra digitalizado, pero es posible en todo caso ubicarlo en las ya polvorientas colecciones hemerográficas de muchas bibliotecas hispanoamericanas.

Como muestra de algunos documentos que son posible encontrar en el fondo está el que quiero presentar hoy. Éste fue hallado bajo la signatura CONSEJOS,20485, y representa un caso interesante en primer lugar por los posibles análisis desde una perspectiva de la vida cotidiana de un poblado de la gobernación de Cartagena a mediados del siglo XVIII, así como desde un estudio de la justicia local, en particular de los pleitos entre autoridades y personas con privilegio de miserables.

El título del documento: “Testimonio de los autos seguidos  ante el Señor Governador de esta Plaza y Provincia [de Cartagena] por Prudencia de Moya, como madre, de Salvador Joseph de Lahoz [sic: de la Hoz], contra don Miguel Borras[*], por el castigo que como Alcalde Pedaneo, executó, en este, de haverlo sacado publicamente por las calles de Soledad con una gallina colgada al pesqueso. Dado por Gaspar de Aguilar, escribano de Su Majestad y Rezidencia.”

Fecha de inicio. 1756
Fecha final. 1762.

La petición del procurador a nombre de Prudencia Moya, que funge como cabeza de proceso, es como sigue:

“[f. 1r] +

Señor Alcalde Ordinario.

Prudencia de Moya, recidente en esta villa de Santa Cruz de San Joseph, ante vuestra merced parezco en el devida forma y digo: que haviendo salido de esta Villa mi hijo Joseph Salvador de la Hoz de edad de quince años el dia veinte y tres proximo pasado que fué Lunes por la mañana, aconducir en su Barq[ue]ta de Misionero P[adr]e Fray Buena Ventura, cura y vicc[ari]o de esta dicha villa, le recomendó Juan de la Cruz dos gallinas para que se las llevase al referido sitio de la soledad, para que se las entregara en el dicho sitio a mi para que por mi mano las entregase a Dominga de Moya muger de dicho Cruz por tener dos hijos enfermos de viruelas, y la misma tarde la dicha Dominga le mandó vender una de las dos gallinas para con su importe comprar ásucar para remedios de dichos enfermos[**] y haviendosela llegado a vender en cassa del señor Alc[alde] pe[dáneo] Don Miguel Borras, que es de aquel sitio, este le dixo al dicho mi hijo que aquella gallina era hurtada, y que era un Ladro[n] de Gallinas, y sin mas justificazion lo mando prender y por la mañana dia martes lo sacó por todas las calles pu[bli]cas a son de caja, y con la gallina colgada en el pescueso, y dessia el pregon, que aquel por ladron de gallinas era castigado quedando yo, y todo mi linage con este castigo afrentados [***]. Por todo lo que se ha de servir vuestra merced de tomar juramento a continuazion de esto, al dicho Juan de la Cruz, si es cierto que le entregó al dicho mi hijo las dos gallinas, enesta villa, y a Apolinario Sanchez si es cierto que las tubo en su cassa el Dom[ingo] en la Noche para llevarselas el Lunes, y se ha de servir vuestra merced de requerir al dicho padre fray Buena [f. 1v] Ventura de Murcia para que certifique si es cierto que llevó las dos gallinas en la barqueta con dicho mi hijo y estando para venir a esta villa la dicha Dominga de Moya se ha de servir vuestra merced de tomarle la declarazion si es cierto que le dio la gallina, para que se la vendiese, y si lo vió como llevo dicho por las calles pueblicas de la Soledad, y al Reverendo Padre de la misma suerte si lo vió passear. Y fecho que sea todo se ha de servir vuestra merced de devolverme esta informazion original para los efectos que me convengan. Por todo lo que
A Vuestra Merced pido y suplico se sirva de proveer como llevo pedido en que receviré bien y merced, y juro lo necessario y costas &a.
Por Prudencia de Moya
Juan Francisco Badillo.”

En la declaración que presentó Prudencia ante el gobernador y comandante general de Cartagena diría que el único motivo por el cual su hijo fue castigado radicaba en el “antojo, y el odio, y encono” que tenía el alcalde contra Francisco Badillo, a quien iba a ver Salvador.

El alcalde por su parte justificó su acción en el siguiente tenor:

[f. 7r] […] haviendome anoche como a las diez de ella retiradome a la cassa de mimorada en conjunto del Sargento Gregorio Romero y el cavo de esquadra Rapahel Camargo del sitio de la Barranqu[ill]a, viniendo de rondar ese sitio ára su quietud y sosiego, encontré a la dicha hora a la puerta de la referida mi cassa a Salvador Joseph de la Hoz, pardo libre natibo de este sitio, vendiendo una gallina, para cuia compra a mi llegada me requirió y preguntandole quanto quería por ella me respondió que Real y medio, á cuias razones le respondí, que no la compraba, y haviendo á esta sason reconocido Doña Antonia de Flores, mi legitima muger al espresado mozo le dijo que de donde sacaba tantas gallinas pues todas las noches las venia vendiendo, á cuia pregunta se quedó el referido mozo inmovil, y asustado y haziendo memoria, sobre que de noche ler hurtan las gallinas de sus gallineros, y la mala fama, que de estos hechos tiene el referido sugeto le pregunté que de donde era aquella gallina y quien se la havia dado a vender, respondió [f. 7v]no era suya sino de un vezino llamado Manuel Castro, que se la havia dado para vender con cuia razon mandé al referido sargento Romero fuese a preguntar á dicho Castro si era verdad lo que por aquel Moso se referia, a lo que expresado Salvador promp[tamen]te respondió que no mandasse porque no era el, ni de su cassa, sino de la de Manuel Dominguez otro vezino de este sitio, y repitiendole por mi parte la misma orden al mmencionado sargento promptamente se atajó por el referido moso la diligencia diziendo que tanpoco era de ayá constandose nuevamente sobre que dijera de donde ó de quien era, respondió se la havian trahido de Pueblo Nuevo para que con su producto mandase un Real de Tabacos, y reconociendo de lo mentiroso y falzo de su relato la culpa que le acusaba y que distando el referido sitio de Pueblo Nuevo jurisdiccion de este partido Seis Leguas de este Sitio en todo era imberosimil su dicho; para mayor comprovazion de nuebo recombine al referido Salvador y le pregunté si éra de este Sitio, a lo que me respondió [f. 8r] que no, que solo estava aqui consertado; y buelto a preguntar, que quien havia visto traher la referida Gallina de Pueblo Nuebo, o quien se la havia entregado y adonde, me respondió que en cassa de su madre, a lo que le recombine, de que como teniendo aqui su madre, casa y viviendo enn este sitio, él no era de aquí, a lo que no tubo que responder. Y siendo constante esta falcedad, por ser a todos notorio su domicilio y vencindario en este sitio, lo mandé poner reso, a cuia orden suplicó el referido Salvador diciendo que me quedase con la gallina, y lo soltara que lo havia hecho por necesidad y que no lo haria mas, con cuia voluntaria confesion, mandé se executase su pricion, y al mismo tiempo llegó a la referidad mi casa don Francisco Carmona maiordomo del Capitan Don Francisco Haeda, y enterado del asumpto que se trataba sijo: que aquel mozo le havia vendido varias gallinas y que hasta tarde de la noche, y por la madrugada le havia hido a tocar la puerta, y á inquietar para el efecto de venderlas; y hallandose tambien en la referida mi cassa Don Juan Cordiel igualmente testificó haverle en aquellos dias comprado algunas gallinas a Real á cuio dicho Joseph de Llanos, hombre blanco Español, que la misma sason alli se hallaba, declara igualmente haverle comprado otras siendo repetidas las que en mi cassa a la [f. 8v] referida Doña Antonia mi legitima muger le havia vendido. Y resultando de todo comprovado más y mas el hurto, y su frequencia de las repetidas gallinas que se vendían por él, siendo por su summa miseria y conocida notoria pobreza de su cassa el que pudiesen ser de ella, no obstante todo lo expuesto deseando el proceder con la maior justificacion mandé al referido sargento fuese a llamar a Prudencia Moya, madre del referido Salvador y haviendo venido en presencia del referido sargento Romero, del mencionado Cavo de esquadra Raphael Camargo, de Antonio de Betancur, de Joseph de Llanos, Joseph Duran y Juan Antonio de Flores, preguntada en presencia de los referidos si era verdad que le havia dado una gallina para vender a su hijjo, repondió que si por que se hallava con necesidad de un rreal para una cha[n]gua que tenia que hacer, y recombenida de que color era la gallina y de si en propria mano se le havia entregado a su hijio, para vender dixo: que en su propria mano se le havia dado y que era toda de color mui blanca, y la unica que tenia, y haviendole hecho cargo de que como faltaba a la verdad, quando la gallina era toda colorada, como estaba a la vistta [f. 9r] y por todos los presenciales se havia reconosido respondio que queria que hiciera si era su hijo, pidiendome lo soltara y ofreciendo que ella haria a sus tíos, le castigasen sus picardias, y dengandome a su pedimento y mandadno executar la prevenida pricion, siendo ya como media noche retirandose las nominadas personas a sus casas, me retiré al sosiego de la mía, y resultado de los referidos hechos, y pasajes, penisimamente comprovado el hurto hecho de la referida gallina por el mencionado Salvador Joseph de la Hoz como acredita lo irregular de la hora de su venta, la testificazion y prompta negazion a su aberiguazion de ser ya de Manuel de Castro, ya de Dominguez, ya traida de Pueblo Nuebo, ya de cassa de su madre con la propria confecion de que le havia hecho por necesidad y su corroborazion que todo resulta de lo que queda espresado dicho por su misma madre resultado igualmente comprovados los referidos actos de latrocinio executados por el dicho Salvador Joseph de la Hoz con las muchas gallinas que en el mismo acto de su haveriguacion se justufico haver vendido assi en mi casa como en la de Francisco CArmona, Don Juan Cordiel y joseph de Llano comprovado con lo noturno clandestino, y totalmente irregular, de las horas de sus ventas agregandose el mal concepto que todos los presenciales manifestaren tener echo del mencionado Salvador Joseph de la Hoz sobre este asumpto y el comun clamor y quexa que por estos hurtos [f. 9v] de este vecindario se oie. Devienndo en fuerza de la Justizia que administro poner el correspondiente remedio a tal desorden como la nesecidad lo pide por el comun alivio de estos pobres vecinos el criar sus gallinas para con ellas y sus productos socorrer sus frequentes necesidades y devia de mandar y mande que en la mañan de este dia con asistencia del referido sargento Gregorio Romero y Cabos de esquadra Vizente de Alva y Servando de Castro se saque por las calles acostumbradas al referido Salvador Joseph de la Hoz con la gallina colgada al pescueso, y que mediante al ningun concurso que ay en las calles para que llegue a noticia de todos se toque la Caxa y pregone su delito para que sirviendole de castigo, de otros sea tambien de contencion y exemplo […]

Tras algunos testimonios a favor y en contra de la acusación de la madre de Salvador, ésta alegó el exabrupto con el cual había actuado el alcalde, muestra probable de que su actuación fue movida por la ira y no por la prudencia, cuya mayor evidencia habría sido el no haberle dado lugar a la defensa. Al respecto dijo:

[f. 16r] Pues quando fuera cierto, que no és, quanto en sus diligencian se expresa aun todavia havia procedido con manifiesto exarrupto, porque no dio lugar a la defensa del muchcaho, ni le dio tiempo, ni traslado para poder disculpar, cosa tan ajena de todo derecho que aun en los delictos notorios no se permite semejante tropelia, y assi Dios Supremo juez y a quien toda la verdad es manifiesta, é infalible, no quizo condenar á Adán sin citarlo primero y oyrle sus defensas, cuio exceso se agrava por ser el muchacho hijo de familia, menor de hedad, que apenas tendria dies y seis años y no haverle constituido curados, ni ciatado á quien por el pudiera defender como es indispensable resoluzion de derecho […]

Por lo tanto, la petición de Prudencia Moya consistía en reponer el agravio, esto es, restituir la fama del hijo y su familia, y que el alcalde solventara las costas del proceso. [ff. 16v-17r]

Como se deducirá, este caso no culmina ni mucho menos en esta acción. Todo esto deriva en un juicio de residencia en el cual se cuestiona la falta de prudencia del alcalde pedáneo y por su parte se cuestiona la legitimidad de la demanda, que en principio busca la restitutio famae de la familia de Moya y de la Hoz, pero posteriormente se comienza a exigir no sólo el pago de costas sino además de reparaciones a la madre e hijo por los días que éste y ella no pudieron trabajar. La labor del apoderado del alcalde sería por una  parte desvirtuar la inocencia del supuesto ladrón de gallinas además de recalcar la “imbecilidad” de la madre, arguyendo que su interés ya no era la restitución de la injuria sino el aprovechamiento de la causa para obtener rédito de ella.

Claramente, un examen de las dos piezas del proceso que suman por lo menos unos 400 folios brindaría una mejor perspectiva del hecho y un análisis detenido y contextualizado de seguro le darían una mayor dimensión al pleito. Por lo pronto, sólo lo presento como un aperitivo, en caso de que alguien se encuentre por Madrid y quiera visitar el Archivo Histórico Nacional.

Notas

[*] En la década de 1820 se menciona al coronel del ejército republicano y luego prefecto de Maracaibo Miguel Borras. Dudo mucho que se trate del mismo personaje de esta historia. Por ser un  personaje menor es poca la información documental que se encuentra acerca de él, por lo menos en el Archivo General de la Nación de Bogotá. Hugues Sánchez lo menciona en un artículo y por mi parte hallé un expediente en el cual denuncia, ya como vecino de Barranquilla, un intento de asesinato. Sánchez Mejía, Hugues R. “De esclavos a campesinos, de la ‘roza’ al mercado: tierra y producción agropecuaria de los ‘libres de todos los colores’ en la gobernación de Santa Marta (1740-1810)”. Historia Crítica, núm. 43 (2011): 130–55. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Juicios criminales, vol. 193, ff. 1r-175v.

[**] El uso del azúcar, mieles, carne, pasas, entre otros alimentos como método para evitar el contagio y controlar la viruela tenía un importante arraigo en la cultura médica desde por lo menos el siglo XVI. Véase por ejemplo: Cook, Noble David. “El impacto de las enfermedades en el mundo andino del siglo XVI.” Histórica 23.2 (1999): 356. Flores, Josef Felipe. “Instrucción sobre el modo de practicar la inoculación de las viruelas, y método para curar esta enfermedad acomodado a la naturaleza y modo de vivir de los Indios de Guatemala.” [1794] http://iris.paho.org/xmlui/bitstream/handle/123456789/15228/v70n6p501.pdf?sequence=1.

[***] Aunque el delito de hurto justificaba la pena corporal de azotes en la mayoría de los casos de robo simple, la pena habría sido temperada por el hecho de ser el acusado un menor de edad, en caso tal se conmutaba por la de vergüenza pública. Para un panorama general de las penas asociadas a los hurtos véase Antonio Xavier Pérez López, Teatro de la legislación, tomo XVI, (Madrid: imprenta de don Antonio Espinoza, 1797), “Hurtos”.


Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.