La rebelión de León contra la compañía Guipuzcoana y su perdón

Este apartado hace parte de los avances de investigación de mi tesis doctoral, agradezco en particular los comentarios de Daniel Gutiérrez Ardila y Víctor Gayol para modificar algunos aspectos del texto. En este mismo sentido, cualquier comentario será sumamente apreciado.


La rebelión de Juan Francisco de León en Caracas de 1749 es una posibilidad interesante para revisar el ejercicio del perdón en una provincia recientemente integrada a la autoridad virreinal pero cuyo ejercicio jurisdiccional era de por sí bastante independiente del virrey. Caracas no sólo era una gobernación que compartía muchas similitudes con Panamá en términos de su disociación con Santa Fe, en primer lugar porque dependía de la jurisdicción de la Audiencia de Santo Domingo y en segundo lugar porque desde 1741 las provincias venezolanas serían independientes del virrey del Nuevo Reino de Granada, un proceso que haría ganar cada vez mayor fortaleza jurisdiccional hasta ganar el título de Capitanía General en 1777 y sede de Real Audiencia una década después. Aunado a esta independencia jurisdiccional, la provincia de Caracas sería campo de experimentación para las compañías de comercio, específicamente en la distribución del cacao, con la creación de la compañía Guipuzcoana[1] y sería contra este monopolio que se realizarían los dos levantamientos de León y sus compañeros.

Siguiendo la hipótesis de Robert J. Ferry, esta rebelión se desató por una creciente tensión entre la compañía y los pequeños productores de cacao de origen canario asentados en el valle del Tuy[2], quienes se veían impedidos para exportar el fruto a precios diferentes a los impuestos desde la compañía, que desde 1745 se encontraban en picada. Además, la persecución al comercio ilícito por la costa de La Guaira obligaba a estos productores a vender sus cosechas en Caracas, lo cual significaba un aumento significativo en el costo de transporte del grano, aunque en la práctica esto significó que los canarios comenzaran a buscar alternativas en el contrabando que anteriormente no habían contemplado[3]. Lo anterior, aunado a la creciente animadversión entre vizcaínos y canarios, suscitó una rebelión que si bien no fue de grandes dimensiones aunque lo suficientemente fuerte como para suspender el ejercicio de la compañía guipuzcoana por unos cuantos años. Como en otras rebeliones, la Corona sospecha de la intervención de las élites locales, sin embargo ni León ni los demás cabecillas harían claridad sobre su nivel de participación o si éstas habían impulsado el levantamiento. Lo indudable fue quiénes participaron en la marcha de abril de 1749 hacia Caracas: cultivadores humildes de rango medio y bajo dentro de la sociedad rural de la provincia[4].

No es el propósito de este apartado hacer un recuento detallado de los eventos de la rebelión (toda vez que Robert J. Ferry ya lo hizo y Kuethe y Andrien por su parte realizaron una excelente síntesis de su relato[5]) sino profundizar en la ambigüedad de las acciones de los oficiales de la Corona que variaron entre la negociación, el perdón y el castigo, cada uno desde la perspectiva de gobierno de un oficial. Cuatro oficiales intervinieron directamente para finalizar la rebelión: el gobernador de Caracas Luis Francisco de Castellanos, el comisionado de la Audiencia de Santo Domingo Francisco Galindo, el gobernador Julián de Arriaga y el gobernador Felipe Ricardos.

La primera negociación fue asumida por el cabildo en pleno, eclesiásticos de la ciudad y el gobernador Castellanos, sin que se lograra otra cosa que intentar que los alzados no entrasen a Caracas con toda su fuerza. En efecto, León y el pequeño grupo que lo acompañaba se dirigieron al gobernador y le pidieron permanecer en Caracas, expulsar a los vizcaínos, y perdón para todos los comprometidos, solicitudes que fueron debidamente aprobadas[6]. Dos semanas después, Castellanos huyó y se refugió en La Guaira, lo cual hizo que cambiara el tono de la protesta y se convirtiera en insurrección. La ciudad, que veía con simpatía la rebelión de estos humildes cacaoteros, se tornó contra ellos cuando descubrió que León podía ser acusado de crimen de Lesa Majestad y en precaución denunciaron su comportamiento y manifestaron su lealtad al rey[7]. Para agravar las cosas, corrió el rumor entre los vecinos de Caracas que se fraguaba una revuelta de negros lo que generó un estado de conmoción tal, que el gobernador tuvo que escribirle al marqués de la Ensenada diciendo que este cotilleo había sido generado por el teniente de Gobernador, Domingo de Aguirre, y el brigadier, gobernador y capitán general de Nueva Andalucía, Cumaná y Cumanagoto, Gregorio Espinosa de los Monteros; quienes habrían tramado este desorden para luego pretender impetrar el perdón del rey sustentado en el mérito de haber sosegado y sujetado a los esclavos[8].

Ante el evidente descontrol surgido tras la huida del gobernador Castellanos, se pusieron en marcha dos planes de contingencia. Por una parte desde la audiencia de Santo Domingo se enviaron tres barcos con tropa comandados por el oidor Francisco Galindo Quiñones y Barrientos. La acción del magistrado en Caracas fue corta y sin mayores resultados, ya que su estrategia consistió básicamente en asegurar la pacificación de la provincia y dejar que la Corona decidiera el camino en adelante[9]. Ya desde Santo Domingo le escribiría a la corte resaltando su actuación para mantener la paz, especialmente conciliando con el teniente de gobernador Aguirre para evitar que los rebeldes atacaran a Castellanos. El oidor también manifestó que fue gracias a su pronta actuación que se logró contener el levantamiento de los negros quienes se habrían organizado en cuadrillas e incluso consiguieron interceptar unas cartas para el gobernador, todo esto sin más acción que la aplicación ordinaria de la justicia[10].

En noviembre, ocho meses después de iniciado el levantamiento, las tropas de Julián de Arriaga provenientes de Cádiz desembarcaron en La Guaira. Tras el arribo de los soldados del rey el pánico cundió por la ciudad de Caracas, temían que la represión alcanzara no sólo a los sublevados sino a todos sus habitantes; sin embargo, la confianza de Arriaga era tal que con un pequeño grupo de tropa avanzó hasta Caracas donde entró sin problemas, luego envío con un escribano el ofrecimiento de perdón con la condición de que se retirase él y todos los sublevados a sus casas en menos de 24 horas[11]. En el traslado de esta comunicación el escribano se encontró con León entrando a la parroquia de la Candelaria de Caracas donde fue amenazado por la tropa con hacer fuego, deteniendo la orden los oficiales debido a que los amotinados gritaban “viva el Rey” y León solicitó permiso para hablar con el gobernador, el cual se le concedió con la condición de que fuese únicamente para pedir perdón y someterse. Arriaga le comunicó al Consejo de Indias que “Leon paso solo y despues mucho numero de los suyos, y que incados de rodillas, pidieron perdon, que les concedió en nombre de SM, con lo qual se fue Leon á su casa y los demas de dentro y fuera de la ciudad á las suyas”[12]. Tres años después, el presbítero José Martínez de Porras, para librarse de las acusaciones que entonces hizo el gobernador Felipe Ricardos en su contra, indicó que el hecho que León y los suyos fuesen gritando “Viva el Rey Nuestro Señor Don Fernando” fue gracias a que él lo había aconsejado, además hizo una descripción de la misma escena del arrepentimiento de León:

Vine a la plaza y el señor governador dió una carta al señor Arcediano para que la leyese á aquel vulgo tumulturado prometiendoles perdonarles en nombre de SM si se rindiesen en el termino de media ora, porque de no pasado este corto termino havia dado orden de que hiciesen fuego. Leida la carta me abrazé yó con Leon persuadiendole a que depusiese el deprabado intento que traía, porque de no deponerlo se perdía él y nos perdía á todos. Concurrió el Serño Arcediano con la misma eficacia que yó y logramos que se rindiera Leon, y lo presentamos en la plaza al señor Governador y media ora que duró la publicacion del vando del perdon general que se voceó en las quatro esquinas de dicha plaza estubo Leon incado de rodillas a los pies de dicho Señor Arriaga[13].

El interés por este pasaje del presbítero no se enmarca en su precisión, comprometida por el tiempo y la intención de la súplica, sino por la imagen que representan, tanto ésta como el testimonio de Arriaga, de un Juan Francisco León arrodillado ante la autoridad que transmite el perdón del monarca, la cual es una imagen que recuerda la narración pictórica de la recuperación de Bahía de Todos los Santos del pastranense Juan Bautista Maíno, realizada entre 1634 y 1635. En la escena se presenta a don Fadrique de Toledo al lado de un retrato de Felipe IV coronado por Minerva, diosa de la guerra, y su valido el conde-duque de Olivares. Postrada, la guarnición holandesa solicita el perdón, pero no es don Fadrique quien lo otorga, es el rey, quien por boca del Capitán General, brinda su misericordia a los vencidos.

Arriaga no presentó el retrato de Fernando VI, pero a través de su persona y de la facultad de la cual está investido transmite la piedad del monarca hasta estos vasallos, encabezados por el mentado León. Tal forma de recibir el perdón en el que los sublevados demuestran su arrepentimiento y sumisión hincados de rodillas sólo se verá nuevamente en la rebelión de Quito de 1765 (al igual que la procesión por la ciudad), lo cual podría indicar una entrada en desuso del elemento ritual asociado a la petición y concesión del perdón[14].

La actitud moderada de Arriaga fue de hecho recomendada por una cédula reservada que le concedía absoluta facultad para usar “á vuestro arbitrio y segun los casos y accidentes de la providencia suaves del perdon e indulto, ó de las de la justicia, ó las de las armas segun combenga”, añadiendo que cualquier decisión que tomase sería bien vista por el rey “aunque os excedais de los que prescriben las leyes, ó os altereis en el uso y orden de los tramites y reglas con que hán de instruirse los procesos”[15], básicamente confiando en la prudencia de la persona del futuro gobernador. Adjunta a esa cédula reservada se enviaba desde la corte la prevención de que se usaran de preferencia “los medios mas suaves o menos biolentos que puedan adaptarse ó disponerse” teniendo en cuenta que con la cédula antedicha se le daba al gobernador la absoluta y amplia facultad de castigar, indultar o disimular; dejando a arbitrio de Arriaga si podía dejar libres a Juan Francisco León y sus colaboradores[16].

Esto no implicó que Arriaga simplemente llegara con la rama de olivo, la ofreció porque pudo imponer las condiciones de la rendición de León y sus seguidores. De hecho hizo manifiesta su jurisdicción al comunicar un bando por el cual se amenazaba con castigar a muerte a aquellos que difundieran rumores como el difundido sobre la falsa rebelión de esclavos[17]. También, el primero de enero de 1750, puso un ultimátum a León para que disolviera la sublevación y todos los participantes fuesen a sus casas en menos de 24 horas, en caso contrario simplemente declararía sin efecto el perdón y se actuaría contra ellos “por todos los terminos de justicia y rigor de las armas”[18], como efectivamente cumplieron[19].

Tras conceder estos perdones Arriaga comunicó a la corte que estos indultos recaían sobre el “poblacho”, pero que dejaban el campo abierto para investigar a la nobleza, de la cual sospechaba estaba tras el complot para eliminar la compañía[20]. Esta misma idea se la planteó al marqués de la Ensenada manifestándole que “Dicen todos que la falta de presente castigo deja esto en posesion de nuebos alborotos, y es en parte assi, pero quitado el velo al maldito sobreescripto de causa comun, no tan facilmente se unira otra semejante oposicion”, dejando claro que su mayor sospecha era que el interés de la protesta radicaba en fomentar el ilícito comercio, pero recomendaba esperar a que se calmasen los ánimos antes de emprender cualquier castigo con el fin de evitar que se encendieran “un fuego comun”[21]. Finalmente, el rey aprobó los “medios de suavidad” utilizados por el gobernador y estuvo de acuerdo con suspender las averiguaciones criminales sobre los sospechosos[22].

A pesar de la aparente pacificación de la provincia y de la aprobación de las medidas de clemencia por parte del rey, el marqués de la Ensenada consideraba que era necesario aplicar mayor rigor respecto a los participantes de la sublevación. Aunque algunos de sus consejeros le recomendaban continuar las medidas de suavidad, tres voces específicas promovieron el uso del rigor para sofocar de raíz la posible insurrección que se daría al reinstituir la compañía Guipuzcoana a la normalidad. Por un lado estaba quien fuera gobernador de Venezuela entre 1737 y 1743, Gabriel Zuloaga, el cual sentía evidente aversión frente a los isleños, además de haber sido uno de los principales promotores de la separación jurisdiccional de las provincias caraqueñas del virreinato del Nuevo Reino. Por otra parte estaba Sebastián de Eslava, quien consideraba que era necesaria una muestra de la fuerza del rey en Caracas y consideraba, muy a tono con el gobernador Arriaga, que la élite caraqueña debía ser castigada. Finalmente, el consejero Antonio José Álvarez y Abreo, marqués de la Regalía, uno de los más doctos consejeros de la Península, era de la idea de que ninguna insurrección en la historia había sido sofocada por medio de la suavidad[23].

El marqués de la Ensenada ordenó reemplazar al moderado Arriaga con el gobernador Felipe Ricardos, quien reinició las averiguaciones contra los participantes de la rebelión (incluido el presbítero Martínez de Porras mencionado previamente) afirmando que manejaba en este sentido una política de equilibrio entre rigor y la piedad:

Hé tenido por combeneinte mi conducta de juntar el rigor con la equidad y el respeto con la suavidad, porque el tono absoluto y prolixo de lo primero dava margen para que faltasen carzeles á los delincuentes y papel en que procesar hasta los más remotos yndiciados, y el segundo haria yluzoria á a Real voluntad, y en cuios extremos, la proporcion mas ajuztada me inclino á un medio, en cuio metodo espero lograr caval ejecucion de mis encargos, con entero restablezimiento y firme seguridad de la compañía[24].

Este sentido del gobierno que equilibra el rigor y la suavidad, de cierta manera invierte el sentido del ofrecimiento preferente del perdón para comprender que en primer lugar se debería demostrar la fuerza y luego, ya rendidos y sometidos los desleales, ofrecer la mano misericordiosa del monarca. También en este tipo de estrategia se determinaba que para evitar el uso imprudente del rigor, se debía aplicar solamente en los cabecillas de la rebelión, aunque en este caso se conmutó la pena de muerte a Juan Francisco León y su hijo Nicolás, entre otros, quienes se entregaron al gobernador y clamaron por la piedad, por lo cual se remitieron a la península para que se definieran sus destinos[25]. En cambio, la totalidad del rigor fue aplicada a José Morillo, fusilado sumariamente tras su captura, así como al mulato Juan “Muchingo”, el zambo Raimundo Romero y el canario Andrés Rodríguez Betancourt, los dos primeros ahorcados y decapitados, en tanto el tercero arcabuceado en la plaza pública de Caracas. Días después ordenó ahorcar a Francisco Rodríguez Lemus, alias el Charrero, José Antonio Figueira y José Ignacio Gil, alias Manzaneda.

El gobernador Ricardos informó a Ensenada que usó también de la suavidad, representada en haber liberado a algunos presos en recompensa por servicios o donaciones recibidas durante la persecución de León; también con Pedro Blanco de Ponte, a quien liberó en fiado y de quien dice que se había comportado tan bien, que incluso pensaba en otorgarle completa libertad. Justificaba estos medios de suavidad por ser una buena estrategia para atraer la confianza de los principales de la ciudad, algunos de los cuales incluso se habían acercado a él para pedir la certificación de su actuación y con ello solicitar algunas gracias al monarca[26]. La respuesta del rey a estas medidas de Ricardos sería la de que se cesaran los procesos y, dependiendo de la culpabilidad de los reos, se les perdonara, conmutara la pena o se desterrara de la provincia[27].

Para mayo de 1753 Juan Francisco León y Matías Ovalle habían fallecido en la cárcel de Cádiz, quedaban presos Gaspar y José Lorenzo de Córdoba, Pablo Cazorla[28], Nicolás de León y Francisco de León, estos últimos hijos de Juan Francisco. En consulta a la sala de justicia del Consejo de Indias consideraron que todos los mencionados eran culpables de delito de lesa majestad en segundo grado, castigado con la pena capital, sin embargo “la piedad de Su Majestad se há querido señalar con una tan alta indulgencia” que conmutó la condena de muerte a todos ellos para enviarlos a Orán y Ceuta con el fin que sirviesen a los regimientos del rey en esos presidios[29].

Las acciones “equilibradas” de Ricardos constituyeron el colofón de la rebelión de León, la cual tuvo un importante impacto en la relación de la compañía guipuzcoana con la provincia. No debe pasarse por alto que esta sería una de las rebeliones que representarían los patriotas caraqueños durante la revolución de independencia para reconstruir la memoria y demostrar las iniquidades de la corona española en sus provincias[30]. En particular, la desconfianza del perdón, ratificado por el rey pero revocado de facto por su ministro. También es de destacar la independencia completa del gobernador y capitán general de Caracas en estas acciones, como juez, cabeza del gobierno y militar, abrigado de plenas facultades para el rigor o el perdón según su arbitrio, aunque tal autoridad estuviese mediada en buen término por la cédula y ordenes reservadas a Arriaga o las instrucciones dadas a Ricardos por el marqués de la Ensenada. A pesar de todo, el “rey prudente” hizo honor a su título y permitió que los asuntos de Caracas fueran resueltos en el campo por oficiales españoles, con una importante desconfianza de los principales de la ciudad e incluso cierta comprensión ante los posibles excesos de la compañía.

Ocho años más tarde, Nicolás de León, hijo del líder rebelde, demostraría su servicio a la Corona desde el presidio de Orán y solicitaría el indulto, contando con la mediación del comandante del regimiento fijo de esa plaza y de Ricardo Wall, ministro de Estado y de la Guerra, quien a su vez acudió a Julián de Arriaga, ahora en la posición de secretario del despacho universal de indias, para elevar su petición al rey, quien finalmente aceptó que León pasara de servir como presidiario a voluntario[31] donde esperaba obtener el perdón completo al servir en Cantabria durante la guerra de los Siete Años, que lastimosamente para León llegó a su fin antes que pudiera entrar en combate[32], por lo cual tuvo que impetrar indulto completo media década después (tiempo que había sido marcado como el de servicio antes de otorgársele libertad) que no tuvo curso[33]. Finalmente, tras una década de servicio, se le concedió licencia para ir con su esposa e hijos a Caracas[34] después de haber ofrecido el cultivar de cacao el valle del Guapo, que según León estaba dominado por indios “bravos” después del destierro de su padre y sus hermanos[35]. De esta manera, después de 24 años de ocurrida la rebelión, Nicolás de León pudo restituirse a la gracia del monarca bajo la promesa de retornar al servicio real bajo las condiciones originales de la concesión dada a su familia antes de la rebelión: producir, poblar y proteger una parte de los dominios de Indias para Su Majestad.

Notas

[1] Stanley J. Stein y Barbara H. Stein, Silver, trade, and war: Spain and America in the making of early modern Europe (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2000), 202.

[2] 10.113611°, -66.781389°

[3] Robert J. Ferry, The colonial elite of early Caracas: formation & crisis, 1567-1767 (Berkeley: University of California Press, 1989), 144; Kuethe y Andrien, The Spanish Atlantic World in the Eighteenth Century, 162–63.

[4] “Many were isleños, other were free blacks, a few were runaway slaves, and yet other Indians” Ferry, The colonial elite of early Caracas, 145.

[5] Ibid., 139–76; Kuethe y Andrien, The Spanish Atlantic World in the Eighteenth Century, 162–65.

[6] Kuethe y Andrien, The Spanish Atlantic World in the Eighteenth Century, 163.

[7] Ferry, The colonial elite of early Caracas, 146–52.

[8] Luis Francisco Castellanos al marqués de la Ensenada. La Guaira, 20 de junio de 1749. AGI, Caracas, 418.

[9] Ferry, The colonial elite of early Caracas, 153.

[10] Dijo el oidor en su carta que “antes que pudiesse tomar cuerpo el desorden, formé sumaria, comminé á los ilseños, impedi con qualquier pretexto sus rondas al theniente governador pudiendose executar por oficiales de justicia con alguna gente de la compañia de los pardos; recogi y remití las cartas interceptadas al vuestro Governador, pero que no se havian avierto, y entendido de ello por mi carta, en respuesta de seis de Noviembre me dice quedar satizfecho con lo que assi calmaron los sustos del Pueblo y se evitó por esta via que andubiesse en quadrillas armados los isleños.” Informe de la comisión enviada por el capitán general de Santo Domingo para la pacificación de la provincia de Venezuela. Santo Domingo, 26 de enero de 1750. AGI, Caracas, 418.

[11] Ferry, The colonial elite of early Caracas, 154.

[12] Dictamente de José Cornejo enviado al Marqués de la Ensenada. Madrid, 19 de julio de 1750. AGI, Caracas, 418.

[13] Representación de José Martínez de Porras. Caracas, 25 de septiembre de 1752. AGI, Caracas, 421.

[14] Un ejemplo de esta ritualidad asociada a la misericordia real para el siglo XVI en Paulina López Pita, “Nobleza y perdón regio: Noticias sobre el otorgado a Pedro Girón en el contexto del movimiento comunero”, Cuadernos de historia de España 81 (2007): 75.

[15] Cédula reservada para don Julián de Arriaga concediéndole la absoluta facultad de disponer a su arbitrio cuanto conduzca a la pacificación de la provincia de Venezuela. Buen Retiro, 15 de septiembre de 1749. AGI, Caracas, 418.

[16] De la Corte a Arriaga. Se le dan plenas facultades para castigar o indultar. Que sea por los medios más suaves. Madrid, 15 de septiembre de 1749. AGI, Caracas, 418.

[17] Bando de 1° de diciembre de 1749 a los habitantes de Caracas. AGI, Caracas, 418.

[18] Auto enviado a notificar a Juan Francisco León. Caracas, 1 de enero de 1750. AGI, Caracas, 418.

[19] Ferry, The colonial elite of early Caracas, 155.

[20] Arriaga a la corte, sobre perdones concedidos. Caracas, 14 de enero de 1750. AGI, Caracas, 418.

[21] Carta de Arriaga a Ensenada dando noticias del estado de pacificación de la provincia. Caracas, 14 de enero de 1750. AGI, Caracas, 418.

[22] El Rey a Julián de Arriaga, sobre deserción en la provincia. Madrid, 18 de marzo de 1750. AGI, Caracas, 418.

[23] Ferry, The colonial elite of early Caracas, 159–64.

[24] Felipe Ricardos a Ensenada. Caracas, 11 de septiembre de 1751. AGI, Caracas, 421.

[25] La rendición de León y los demás se da después de seis meses de encontrarse huyendo, perdiendo gradualmente el apoyo de sus aliados y cercado por la persecución de las autoridades reales del Nuevo Reino y de Venezuela. Ferry, The colonial elite of early Caracas, 167. La persecución en el Nuevo Reino puede evidenciarse por la carta del gobernador de Neiva que le comunica al gobernador Ricardos haber quedado notificado de la persecución al “perverso” León, familia y cómplices. Santiago de Mier Sousa y Arredondo a Ricardos. La Plata, 11 de febrero de 1731. AGNC, SC Colonia, F. Juicios Criminales, leg. 106, ff. 218-219.

[26] Ricardos al rey. Caracas, 30 de abril de 1752. AGI, Caracas, 421

[27] El rey a Ricardos. Sin fecha. AGI, Caracas, 421.

[28] Cazorla participó en las primeras acciones del levantamiento que fueron perdonadas por Julián de Arriaga. Felipe Ricardos a Ensenada, Caracas, 30 de abril de 1752. AGI, Caracas, 421.

[29] Conmutación de las penas de los capturados con Juan Francisco León. Madrid, 17 de mayo de 1753. AGI, Caracas, 421.

[30] Ferry, The colonial elite of early Caracas, 174–76.

[31] Expediente sobre la petición de perdón de Nicolás de León. AGI, Caracas, 421.

[32] Nicolás León solicita a SM que le libere del servicio de las armas. Orán, 4 de agosto de 1772. AGI, Caracas, 421.

[33] Nicolás de León, hijo de Juan Francisco de León, impetra indulto. Orán, 28 de agosto de 1767. AGI, Caracas, 421.

[34] El gobernador de Caracas comunica que se presentó Nicolás León con real indulto. Caracas, 16 de julio de 1773. AGI, Caracas, 82. Certificaciones anexas al expediente de Nicolás de León. Cartagena, 1 de enero de 1773. AGI, Caracas, 421.

[35] “El exponente, señor! rinde á los reales pies de vuestra magestad sus cortos meritos con el mas humilde y fiel deseo de continuarlos en quanto sea en credito de su fidelidad, que anziosamente apeteze acreditarlo á beneficio de la Real Hazienda, pues concediéndole vuestra magestad la propiedad del expresado valle del Guapo y tierras que descubra, con el grado de capitán (sin sueldo alguno) ofrece subyugar á su costa todos los yndios bravos que le ocupan, y formar ally poblacion para vuestra magestad en donde dentro breve tiempo podrá rendir á vuestro real herario sumas de conciderazion por las crecidas arboledas de cacao y otros frutos que pueden en el criarse, y conquistados los yndios podrá asímismo apoderarse de diferentes minerales de plata y oro, que posehen oy  ellos sin provecho alguno de vuestra magestad.” Nicolás de León solicita que Su Majestad lo restituya a la honra que perdió. San Lorenzo, 15 de noviembre de 1773. AGI, Caracas, 421.

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "La rebelión de León contra la compañía Guipuzcoana y su perdón," en Historia, crimen y justicia, 16/10/2017, https://hccj.hypotheses.org/267.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública.
Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *