El Gran Caribe entre la paz de Utrecht y la guerra de la Cuádruple Alianza (1713-1721)

El coronel Sir Graham Bower, oficial colonial del imperio británico, dijo en 1917: “Utrecht is a landmark in history. So far as it is possible to find a boundary or a dividing line in the life history of the nations, the war of 1701-1712 and the peace which terminated that war, form the boundary that separates the era of dynastic and religious wars from the era of commercial wars – that is to say, the wars for commercial supremacy.[1]” Podría ser discutible marcar un parteaguas tan radical como propuso hace casi un siglo, a pocos meses de silenciarse los fusiles en Europa, el coronel Bower, pero es evidente que el equilibrio de poder en el Atlántico cambiaría radicalmente después de la Guerra de Sucesión Española o de Queen Anne como se conoce en Gran Bretaña[2]. Gracias a la inserción de la casa francesa de los Borbón en España el reino galo mutaría de enemigo acérrimo a principal aliado de los hispanos, en cambio, los ingleses, fortalecidos militar y comercialmente durante el siglo XVII, elevaron su impulso imperial e interés por dominar ya no política sino comercialmente el Atlántico.

En este tenor, el Gran Caribe, entendido como un espacio “interimperial” de circulación de personas e información[3], se convertiría en el escenario predominante de un conflicto entre el imperio español, francés, británico y la república holandesa por el control marítimo y el intercambio comercial en el gran mercado americano en un proceso que inicia, por lo menos, desde la segunda mitad del siglo XVI. Siguiendo a Tomás Mantecón es posible afirmar que “En las primeras décadas del siglo XVIII […] el Caribe se fue definiendo como un espacio privilegiado de confrontación e interacción. En La Habana – como era antes ya en Caracas, México, varias ciudades novohispanas y Lima –, la guerra ya había alineado a las facciones urbanas, alentadas por las potencias beligerantes en la guerra de sucesión. Las tensiones sociales afectaban negativamente al control del contrabando ejercido por las autoridades, por lo que se crearon condiciones que aprovecharon las potencias europeas emergentes para fortalecer sus posiciones en la zona.[4]

En este escenario, el comercio jugó un papel particular por la necesidad de intercambiar entre diferentes espacios insulares y continentales dependientes de severos imperios con igual cantidad de jurisdicciones que a la vez que proponían el libre comercio hacia el exterior buscaban proteger el ingreso de mercancías a sus colonias. Lo anterior hacía que en un mismo espacio marítimo se contrapusieran los derechos propio de cada imperio, de tal manera que para un comerciante de la época el tratar con un puerto particular pudiera ser legal para su reino pero ilegal para el comprador[5].

Este trabajo aborda, desde una perspectiva general y superficial, las estrategias que asumieron los habitantes del Gran Caribe y los gobiernos imperiales frente a sus colonias caribeñas después de Utrecht. Para ello abordo tres aspectos claves para comprender el contexto de la época en clave caribeña, en primer lugar el comercio y contrabando, tal vez los temas más tratados por la historiografía caribeña toda vez que Utrecht significó la concesión del asiento de esclavos para la Corona inglesa y con ello una puerta abierta al contrabando. En segundo lugar se aborda el sistema productivo, un tema que en cambio se relaciona menos con la coyuntura de Utrecht y así se refleja en la historiografía, sin embargo, el mismo asiento inglés intensifica el tráfico de esclavos a todos los puntos del Caribe y con ello se intensifica el sistema de plantaciones y con éste las tensiones étnicas entre afrodescendientes y europeos, matizando que en los dominios españoles, a pesar de un incremento de los esclavos que ingresaron principalmente por Cartagena y Buenos Aires, las tensiones entre esclavos y cimarrones no escalaron al nivel que llegaron en las regiones insulares y continentales de los dominios imperiales sustentados en la economía de plantación. Finalmente se hace una revisión de algunos proyectos de fortificación del Caribe en un contexto de desconfianza mutua, el argumento que guía este apartado consiste en presentar que a pesar del temor de los colonos y las solicitudes de apoyo para aumentar la defensa tuvieron que esperar hasta la segunda mitad del siglo XVIII para ver fortalecidas sus defensas.

Debe aclararse que la pretensión de este trabajo consiste en brindar una panorámica que aprovecha una pequeña parte de la documentación disponible en línea[6], así como de la bibliografía que al respecto se ha producido en los últimos años. Al respecto es importante resaltar la relativamente escasa producción historiográfica desde el ámbito hispanoamericano que se dedica a analizar las consecuencias de la guerra de Sucesión española y de los tratados de Utrecht en el continente americano[7], aunque afortunadamente se han construido notables argumentaciones historiográficas desde la escuelas anglosajonas como aquellas producidas por Stanley y Barbara Stein, Geoffrey Walker, Allan Kuethe y Kenneth Andrien, así como los trabajos compilados por Francisco Eissa-Barroso y Ainara Vázquez[8]. Desde el ámbito hispanoamericano se observa un reciente interés por comprender las consecuencias de la guerra de sucesión y los tratados de Utrecht en la generalidad del ámbito imperial español; destacan los trabajos colectivos Europa en torno a Utrecht de la Universidad de Cantabria, El declive de la monarquía y del imperio español dirigido por Joaquim Albareda Salvadó y Resonancias imperiales del Instituto Mora y la UNAM[9].

Frente a la relativamente escasa producción historiográfica acerca del impacto de Utrecht en América contrasta la abundante producción historiográfica asociada al ámbito del Gran Caribe, Circuncaribe o Golfo-Caribe durante el siglo XVIII, particularmente su segunda mitad. Es de especial importancia el trabajo de Johanna von Grafenstein quien retoma el concepto de circuncaribe acuñado por Paul Kirchhoff en la década de 1930[10]. Como se explicará más adelante, esta área geográfica es asimilada al mediterráneo europeo y como tal comprende “una zona geográfica, económica y cultural específica”[11], conectada a través de puertos, con un sistema de producción particular sustentado en la explotación maderera, la agricultura comercial y en menor medida la ganadería extensiva, con una importante presencia de mano de obra de origen africano que reemplazó a la población indígena diezmada por la expansión colonial europea en la región. Con 25 países en la actualidad y colonias insulares de Estados Unidos, Francia, Países Bajos y Reino Unidos, es apenas evidente que la producción historiográfica de la región sea abundante y políglota, por ende dispersa en una serie de historias que nacionalizan el caribe (destaca en este sentido la historiografía del caribe colombiano que ha buscado abrirse paso como un área de investigación en contraposición a la historia nacional producida desde el área andina del país[12]) y hace un tanto más complejo al investigador comprender el panorama general. Afortunadamente en los últimos años se han publicado algunas obras de síntesis que contribuyen a tener una visión panorámica del complejo mundo caribeño y que como tal sirvieron de punto de partida para este trabajo[13].

El Gran Caribe después de Utrecht

Desde el punto de vista de la geografía física el Gran Caribe comprende una región biogeográfica que se extiende desde las islas Bermudas al norte hasta el litoral central brasilero al sur, así como la región austral de la provincia carolineana (desde Carolina del Sur hasta la porción norteña del golfo de México[14], es decir, la fachada atlántica central del continente americano, incluidas tanto las islas como la zona continental (véase Mapa 1). Es posible dividirla en tres subregiones (o provincias), una norte que comprende desde Carolina del Sur hasta la península de Yucatán (cerca de la división costera entre ese Estado y Quintana Roo), la provincia central que incluye la costa caribe de Centro América y las Antillas, menores y mayores, y una provincia sur, que agrupa la costa caribe colombiana, venezolana y guyanesa, así como las islas de Trinidad, Tobago, Margarita y las demás dependencias federales venezolanas (Estado de Nueva Esparta).

Johanna von Grafenstein ha problematizado el Caribe como región, en un primer momento lo denomina como “circuncaribe” y más recientemente se ha nominado como “Golfo-Caribe” de manera que pueda comprenderse al Caribe como una región amplia que involucra el golfo de México, la región antillana y la franja marítima centroamericana más el septentrión sudamericano[15]. En este sentido la idea de un “Gran Caribe” (greater Caribbean) como la ha tratado la literatura norteamericana[16] parece coincidir con la regionalización de Grafenstein, aunque ella lo hace con un interés de asimilación al mediterráneo braudeliano[17] en tanto la historiografía norteamericana toma prestado el término de la geografía y la ciencia política[18].

Esta región es predominante en la ocupación española del continente, fue el lugar de las primeras exploraciones colombinas y puesto de avanzada hacia la conquista de Tierra Firme y Mesoamérica, pero a la vez un territorio agreste, plagado de pequeñas islas, algunas inhabitadas, dominadas por los mosquitos transmisores de malaria y golpeadas periódicamente por huracanes y erupciones volcánicas. Las grandes islas, Cuba, La Española, Puerto Rico y Jamaica fueron el bastión hispano para la avanzada hispana en el XVI y para la resistencia ante los intereses coloniales franceses, ingleses y holandeses del siglo XVII y XVIII. En 1655 William Penn y Robert Venables toman Jamaica, después de más de medio siglo de ataques, y en 1697 después del tratado de Ryswick Francia y España se dividen La Española[19], sin embargo, Cuba, Puerto Rico y Santo Domingo pervivieron como dominios españoles en el caribe hasta 1898 cuando los cubanos y portorriqueños fueron anexados a Estados Unidos y con ello finaliza la historia imperial española en el continente americano.

Mapa 1. Delimitación biogeográfica del Gran Caribe

Fuente: Robertson y Van Tassell, “Shorefishes of the Greater Caribbean: online information system”.

 

El escenario “interimperial” es particularmente visible desde la perspectiva de las Antillas menores, este espacio disputado al imperio español con especial fuerza durante el siglo XVII se configuró como una región de dominio variopinto, cambiante, de fronteras porosas, en una cadena de islas que se llamaron de Barlovento por los hispanos y Windward por los británicos, plagadas de contrabandistas y piratas al punto de ser necesaria la creación de una armada especial en 1548, llamada las galeras de Cartagena, que en 1641 fue reemplazada con la armada de Barlovento la cual, sin mayor efecto, se dedicó a perseguir los furtivos comerciantes armados de las otras Coronas navegantes europeas. Como se puede observar en el Mapa 2, después de Utrecht el dominio de la región de Barlovento estaba en buena parte del lado francés, sin embargo este panorama cambiará en los siguientes años y para 1763 las islas de San Vicente y las Granadinas, Grenada y Dominica pasarían al lado inglés como resultado de los tratados de París, tras los cuales también Francia recuperó Guadalupe y Martinica, ocupadas por los ingleses durante la guerra de los Siete Años[20].

Mapa 2. Dominios imperiales en las Antillas menores y la región de Bahamas después de la paz de Utrecht

Fuente: Elaboración propia con información de Naranjo Orovio, Historia mínima de las Antillas hispanas y británicas. Woodard, The republic of pirates. Figueredo y Argote-Freyre, A Brief History of the Caribbean. Israel, The Dutch Republic. Black, The Atlantic Slave Trade in World History.

 

El control militar del caribe hispano se fundamentó en el fortalecimiento y defensa de las “llaves” del Caribe (mapa 3), una serie de áreas de plazas que resguardaban las rutas trasatlánticas y fungían como punto de seguridad para garantizar los intercambios de mercancías e impedir la presencia de naciones enemigas. Como lo explica José Manuel Serrano, durante todo el siglo XVII estas llaves fueron objeto de ataques periódicos, además, las Antillas menores se convirtieron en fácil blanco para la colonización extranjera y base para los ataques de pillaje sobre el monopolio comercial español. Aunque tras los tratados de Utrecht la Corona española no cedió territorios americanos ya había perdido en manos inglesas a Belice (1630), Jamaica (1655) y las Bahamas (1670), así mismo la isla de Nueva Providencia estuvo sin gobernador desde 1703 tornándose en una “república pirata” que caería bajo control británico desde 1718; los franceses tenían bajo su control la isla de Martinica (1635) y el puerto de Saint-Domingue en La Española (1697)[21]; mientras los holandeses se hicieron fuertes en Aruba y Curaçao (1634)[22].

Mapa 3. “Llaves” defensivas del Caribe a inicios del siglo XVIII

Fuente: Juan Manuel Zapatero, La guerra en el Caribe en el siglo XVIII reproducido en Serrano Álvarez, Fortificaciones y tropas, 52.

La frágil paz

 Para el espectro europeo es ampliamente conocida la ambivalente recepción de la paz de Utrecht, por un lado la esperanzadora alegoría de Europa apresando nuevamente a Jano (ver ilustración 1), incluso la positiva visión de una paix perpétuelle, como la proyectó Castel de Saint-Pierre en 1713, precursor de una percepción ilustrada del progreso humano en clave pacificadora (basta recordar el esbozo filosófico kantiano Zum ewigen Frieden de 1795), y por otro lado el sentimiento de humillación hispana después de ceder territorios y entregar una ventaja comercial a los ingleses con el asiento de negros[23], tanto así que casi tan rápido como se firmó la paz el nuevo monarca se dedicó a trabajar para superar esta humillación a su Corona.

Ilustración 1. Medalla conmemorativa de la paz de Utrecht. Daniel Drappentier, 1713.

Fuente: Colección digital del Museo del Prado. URL 

El sentimiento español después de Utrecht no sería de celebración por haber finalizado la guerra, en cambio había un estremecimiento por la decadencia del imperio, por lo menos así se observa en las sátiras y folletos que circularon hacia 1714, uno de ellos decía:

España está pereciendo,
Nuestro rey la está mirando
Los españoles llorando,
La reina se está muriendo;
Los grandes acoquinados.
Los consejos aturdidos,
Los franceses asistidos,
Los soldados mal pagados[24].

Lo anterior no quiere indicar que en el bando ganador, los ingleses, el sentimiento fuera de completo entusiasmo. El sector de los whigs en el parlamento británico veía serios inconvenientes en las tarifas arancelarias que debían cumplir los comerciantes británicos para tratar con los mercados americanos. Si bien se concedió a los británicos una importante ventaja comercial también es de aclarar que la Corona española trató de aprovechar las prerrogativas inglesas aumentando los aranceles del 10% a un 17%. La renegociación del comercio en América continuó durante varios años, en 1715 el tratado de Madrid o de Doddington corrigió el desbalance arancelario y estableció que “los vasallos ingleses no estarán obligados a pagar mayores ú otros derechos por las mercaderías que introducen y estraen de diferentes puertos de su Majestad católica, que los que pagaban por las mismas en tiempo del rey Carlos II”[25]. Un año después George Bubb de la mano con Alberoni lograron consolidar las ferias anuales en América con una ventaja para la Corona inglesa, lo cual quedó estipulado de la siguiente manera:

Queriendo su Majestad católica dar nuevas señales de su amistad al rey de la Gran Bretaña y afirmar la unión y la correspondencia entre las dos naciones ha declarado y declara, que se hará regularmente la feria cada año en el Perú ó en la Nueva España, y que se dará aviso á la corte de Inglaterra del tiempo preciso en que la flota ó galeones partirán para las Indias á fin de que la compañía pueda hacer partir al mismo tiempo el bajel concedido por su Majestad católica; y  en caso que la flota y galeones no hubieren partido de Cadiz en todo el mes de junio, será permitido á la compañía hacer partir su bajel, dando aviso de la partida á la corte de Madrid ó al ministro del rey católico que estuviere en Londres; y en habiendo llegado á uno de los tres puertos de Cartajena, Portobelo ó la Veracruz estará obligado á aguardar allí á la flota ó á los galeones cuatro meses, que empezarán desde el dia del arribo del dicho bajel; y espirando este término será permitido á la compañía vender sus mercaderías sin obstáculo alguno; bien entendido, que en caso que este bajes de la compañía vaya al Perú, debe ir en derechura á Cartajena y á Portobelo, sin que pueda tocar en la mar del Sur[26].

Según los Stein este acuerdo era un claro testimonio de la débil posición negociadora de Madrid con Londres, y en sí se convertirían en la semilla que daría paso a la guerra del asiento y con ella la finalización del sistema de galeones y de la feria de Portobelo[27]. Además, según Albareda Salvadó, “los tratados situaron al contrabando británico en los puertos caribeños y en Buenos Aires” [28], esto por el menor valor de los productos ingleses ya libres de impuestos que se vendían en los puertos hispanos. Como se verá en los siguientes apartados, los tratados de Utrecht no representaron necesariamente un nuevo equilibrio como una reconfiguración del poder y de las alianzas que se hicieron palpables en el escenario colonial caribeño.

Reacomodos en el comercio-contrabando después de 1713

La posición hispana en el Caribe continuó siendo preponderante después de 1713, pero no por esto contaba con la fuerza para asumir una posición dominante ante las naciones extranjeras apostadas en unas pequeñas islas de Barlovento y en posiciones firmes en el continente como Belice o los enclaves británicos en la costa de Los Mosquitos[29]. La estrategia consistiría en intentar fortalecer las llaves del Caribe, en particular la costa desde la mencionada región de Mosquitos hasta los fuertes guayaneses españoles, para lo cual fue fundamental la creación del puesto de virrey del Nuevo Reino de Granada con el objetivo explícito de proteger los antemurales de América, resolver los conflictos entre los oficiales del rey en el Nuevo Reino de Granada y evitar el ilícito comercio en su jurisdicción[30].

Lo que la literatura hispana tiende a pasar por alto fue la persecución a las embarcaciones extranjeras que surcaban aguas caribeñas las cuales sostenían un comercio informal que tenía como base las colonias ya existentes en el Gran Caribe. Colin Woodard al respecto dice: “Peace did not bring safety to those English sailors who found work in the West Indies. Spanish coast guard vessels, the guardacostas, continued to seize English vessels passing to and from Jamaica, declaring them smugglers if so much as a single Spanish coin were found aboard. They always found the ‘illicit’ coins because they were the de facto currency of all of England’s Caribbean colonies.[31]

En ese tenor, el Caribe era un espacio de comercio y desconfianza. Comercio entre las redes interimperiales construidas a lo largo del tiempo que se sostenían con el contrabando, empero desconfianza de cada colonia que sentía podía ser atacada e invadida por la otra. Valga recordar que la guerra del Asiento tuvo como pretexto para su declaración el decomiso y castigo en 1731 por parte de los guardacostas españoles a Robert Jenkins, el humilde comandante del bergantín Rebecca que tal vez habría sido un personaje prácticamente desconocido de no ser por la guerra que sería bautizada en su nombre, aunque declarada ocho años después de su denuncia ante el parlamento. The Genttlemans Magazine de Londres daba cuenta de ello de la siguiente manera:

The Rebecca, Capt. Jenkins, was taken in her Passage from Jamaica, by a Spanish Guarde Costa, who put her People to torture; part of which was, that they hang’d up the Capt. three times, once with the Cabin-boy at his feet; they then cut one of his Ears, took away his Candles and Instruments, and detain’d him a whole day. Being then dismiss’d, the Capt. bare away from the Havana, which the Spaniards perceiving stood after her, and declar’d, that if he did not immediately go for the Gulph [of Mexico], they would set the Ship on fire; to which they were forced to submit, and after many Hardships and Perils arrived in the River Thames, June 11. The Capt. has since been at Court and laid his case before his Majesty[32].

Además de Jenkins y su tripulación se mencionaba que los guardacostas españoles habían capturado al capitán Stevens del bergantín Bacchus junto a su tripulación a los cuales habrían amenazado de muerte si no entregaban el dinero que tenían supuestamente en su poder, el mismo día habrían torturado a los tripulantes del Runlet Sloop capitaneado por el capitán Brin de Rhode Island con la misma exigencia. Como se puede intuir, en este contexto interimperial en el que las redes comerciales se entrecruzan con pasiones “nacionales” (de ningún modo nacionalistas) la representación del enemigo es bastante fuerte, por ello se describe el abuso de la fuerza y no es extraño que se use como excusa para las declaraciones de guerra el que una u otra Corona haya violado el derecho de gentes, los tratados de paz y los acuerdos comerciales.

Existía entonces una persecución significativa contra algunos contrabandistas ingleses. Woodard calcula que los dos primeros años tras la paz de Utrecht fueron capturados 38 barcos de contrabandistas por los guardacostas con lo cual se logró el decomiso de cerca de 76.000 libras en dinero y mercancías[33]. A pesar de lo anterior el comercio ilegal se mantuvo fuerte porque no todo el contrabando era perseguido, de hecho buena parte de las mercancías llevadas por los ingleses a territorio americano se vendían debido a contratos que sorteaban las exigencias de la Corona y primordialmente gracias a una extensiva y bien estructurada red de sobornos que incluía no sólo a América sino también a los comerciantes en la Península. A lo anterior hay que sumar una legítima preocupación por parte de algunos oficiales tanto de España como de Inglaterra que deseaban erradicar el contrabando con el fin de mantener una relación de entendimiento entre ambas Coronas y además garantizar el asiento de negros para Gran Bretaña. Paradójicamente el mayor flujo de contrabando iba cargado en los buques que transportaban a los negros esclavos dentro de los cuáles se ocultaban las mercancías, con lo cual podían pasar por alto inclusive la estricta vigilancia de los guardacostas, por lo cual, la mayor persecución la recibían los bergantines que zarpaban desde Rhode Island y Jamaica que no lograban escapar de los guardacostas[34].

En este escenario también los habitantes de la América española fueron víctimas de los traficantes ingleses. Es harto conocido el hecho de que los contrabandistas solían llevarse presos a los españoles, indios y esclavos que adquirían deudas con ellos y no podían pagar, pero también ejercían su papel de piratería y captura de naves españolas en el Caribe. Un ejemplo de ello se evidencia en una cédula real de 23 de agosto de 1721 en la cual se solicita a los virreyes de Nueva España y Perú la restitución de los indios que apresaron los comerciantes de Jamaica: “Por cuanto hallándome enterado de que los ingleses de Jamaica han hecho diferentes presas de embarcaciones de tráfico de unos a otros puertos de ambos reinos de Nueva España y Perú dando a los españoles prisioneros muy mal tratamiento y poniendo en venta a los indios que apresan”[35].

También es importante señalar aquí el hecho de que la concesión del asiento de negros a los ingleses y la consecuente oportunidad brindada a los comerciantes británicos para insertarse en las redes de contrabando implicó un serio revés para los intereses franceses y de sus aliados comerciales en América. Eissa-Barroso, por ejemplo, ha mostrado como el ataque al contrabando inglés desde el final de la guerra del asiento en las gobernaciones de Cartagena y Santa Marta del Nuevo Reino de Granada se debió más a la vinculación del presidente de la audiencia, Francisco Meneses, con la red de comercio francés que a un legítimo deseo por oponerse a la corrupción de los oficiales cartageneros y samarios[36]. En ese sentido, el tratado de Utrecht “no se trató sólo de que perdiera importancia el comercio con Francia, sino que surgieron nuevas oportunidades para aquellos grupos dispuestos a explotar las vías de contrabando ofrecidas por los nuevos asentistas.[37]” Por ello el ataque o tolerancia del contrabando bien puede explicarse a través de estos intereses de redes comerciales que se constituyen para el beneficio de ciertos grupos, de tal modo que el reacomodo de las redes de contrabando generó nuevos conflictos al interior mismo de las provincias hispánicas asociadas con el Caribe[38].

Hay que tener en cuenta que, como lo señaló en su momento Horst Pietschmann, “la trasgresión de normas y leyes no se ciñó solamente a la burocracia, sino que se extendió al público en general que requirió los servicios de la burocracia.[39]” En este sentido, la “omnipresencia del contrabando” se constituye en evidencia del arraigo del ilícito comercio en la economía, ya no de las poderosas redes de oficiales del reino, sino de las mismas familias e individuos “huidos” a los montes y selvas desde las cuales extraían maderas y oro para intercambiar por mercancías introducidas por extranjeros, ya fuera para uso personal, para ser intercambiadas al interior de las provincias o transferidas al siguiente eslabón de la cadena de distribución del contrabando al interior del continente.

Existieron entonces dos tipos de redes, particularmente visibles en las costas de las provincias del Nuevo Reino de Granada, una ubicada en los puertos principales, en las “llaves”, en las cuales la participación de los oficiales era fundamental para, como lo apuntaron en la década de 1740 Jorge Juan y Antonio de Ulloa, contar con el apoyo de los jueces que ocultaran el ilícito intercambio, ya fuera modificando las guías o disimulando su acción contra el contrabando decomisando algunas mercancías a enemigos o cuando era imposible ocultar la ilegalidad de las mercaderías[40]. Las otras redes, que no estaban necesariamente disociadas, las conformaban puertos más pequeños o clandestinos en zonas costeras de difícil control, por ejemplo la península de la Guajira al norte del Nuevo Reino, al respecto dice Eduardo Barrera que “los españoles no hubieran podido realizar sus actividades de contrabando sin el apoyo y colaboración de los habitantes indígenas de la península, ya que estos tenían el control del territorio con sus caminos y rutas, indispensables para sacar los productos que iban a comerciar”[41]. Qué tanto se modificó esta interrelación entre comerciantes ingleses, franceses y holandeses con los indígenas sin pacificar es una deuda historiográfica que aún está pendiente por resolver.

La producción caribeña: plantación, “contraplantación” y esclavos

Una de las tempranas acciones reformistas de la corte de Felipe V en Indias fue el proyecto de establecer el estanco de tabaco en Cuba, el cual fue ordenado según real instrucción de 11 de abril de 1717. El establecimiento de tal estanco no fue bien recibido por lo vegueros quienes reaccionaron de manera violenta al que se puede considerar el primer levantamiento anti-reformista del siglo XVIII[42]. Los levantamientos estuvieron justificados en buena medida por el interés de los cubanos por incrementar la oferta de tabaco a los ingleses, más después de la paz cuando sería un importante comprador legal después de Francia y, obviamente, la península. La estrategia de la casa borbónica para controlar el comercio de tabaco comenzó con el interés por comprar de manera preferencial la mayor cantidad posible del producto en la isla y luego revenderlo en Europa. Progresivamente los gobernadores de la Habana se esforzaron por incrementar la producción y con ello las ventas a la Corona, un negocio que beneficiaba de cierta manera a los vegueros pero perjudicaba seriamente a los comerciantes isleños quienes perdían la capacidad de negociar con compradores particulares y extranjeros. El punto de quiebre sería el establecimiento de la factoría de tabaco en La Habana, hecho que aprovecharon los comerciantes para convencer a los vegueros del daño que esta medida traería para todos. Los levantamientos, la represión y la política conciliatoria de Felipe V retrasaron la implementación completa del estanco de tabaco en la isla por lo menos hasta la década de 1730[43].

Durante el siglo XVII el gran Caribe fue una región cuyo modelo de producción dominante era la plantación esclavista de azúcar, desarrollada en especial por los colonos franceses e ingleses, un fenómeno que se ha denominado como sugar revolution[44]. La producción azucarera se acompañaba de cultivos de tabaco, algodón, cacao y la explotación de maderas finas y de tinte, así como una cultura de autosubsistencia en la que los plátanos, el ganado salvaje (particularmente el jabalí), los cocos, la yuca, el maíz y el sorgo constituyeron la base alimenticia fundamental para el campesino caribeño[45]. Si se observa el panorama del gran Caribe se puede corroborar el dominio de esta economía de plantación, pero también se pueden matizar sus excepcionalidades, por ejemplo, su ausencia en amplias regiones continentales que hoy se anexan como espacios caribeños.

El ensayista y novelista cubano Antonio Benítez Rojo hablaba en ese sentido de una dinámica de “contraplantación”, la cual incluiría la economía campesina de palenques, rochelas y contrabandistas, de la cual pueden encontrarse ejemplos en Puerto Rico y Cuba. Según este autor, el carácter del caribeño podría hallarse anclado en las extremas condiciones del sistema de plantación esclavista, pero también es posible encontrar la raíz de importantes revueltas anticoloniales en aquellos que se rebelaron contra el trabajo en las plantaciones[46]. Sin embargo, debe entenderse que el caribe español desarrolló tardíamente su revolución azucarera, por lo cual importantes regiones continentales ya contaban con un sistema productivo mayoritariamente enfocado en la ganadería, como región caribe del Nuevo Reino, en la cual el uso de mano de obra esclava estaba destinada principalmente al servicio doméstico[47].

Esta dicotomía entre el sistema de plantación antillano y la producción agrícola continental no fue un fenómeno exclusivo de los dominios hispanos en Indias, para el caso británico la situación no era diferente. Como señala Trevor Burnard, no fue sino hasta las primeras décadas del siglo XVIII que el sistema de plantación comenzó a desarrollarse en Carolina del Sur y con ello se incrementó la demanda de fuerza de trabajo esclava aunque no alcanzó el nivel de las colonias antillanas. Aunado a lo anterior, el desarrollo de la economía de plantación en Carolina del Sur permitió una mayor producción con menor costo en términos del valor de la mano de obra africana. Mientras una plantación azucarera de nivel medio en Jamaica tendría 146 esclavos a un costo de 149 libras por esclavo en 1775, en Carolina del Sur una plantación de arroz tendría a lo sumo medio centenar de esclavos con un valor de 62.50 libras por cada uno. En 1710, pleno periodo de incremento de la producción arrocera, una plantación de mil acres (404 hectáreas) con 40 esclavos tenía un valor estimado de 1000 libras y 25 libras por esclavo. La economía de plantación de las Antillas, a pesar de su importancia, estaría limitada por el acceso a tierra, y a menor dimensión de la isla mayor sería el costo de la tierra[48].

Otro contraste entre la producción de plantación antillana y la continental en el caribe constituía en la dinámica de los esclavos cimarrones. Linda Rupert señala como los esclavos de la isla de Curaçao escapaban de las plantaciones por mar encontrando como destino continental las costas de Venezuela, “a sólo 40 millas por aguas tranquilas, virtualmente sin tiburones y fácilmente alcanzable en el bote más simple”[49]. Además, los esclavos de dicha isla podían hallar su libertad en tierras hispanas e incluso convertirse en proveedores de contrabando para sus antiguos dueños, sin embargo, como lo indica la misma Rupert, aún falta explorar la relación intercolonial de la población afrocaribeña[50].

En términos de rebelión la población esclava en dominios continentales españoles no se levantó de manera significativa, por lo menos no de la manera como lo hicieron en Surinam en 1763 contra los colonos holandeses o en Haití durante la famosa y temida revolución contra los franceses. En el Nuevo Reino de Granada, como indica Aline Helg, las rebeliones de esclavos no alcanzaron un nivel que pudiera alterar el orden colonial como sucedió con la Revolución Comunera de 1781. Al respecto, la explicación de David Geggus consiste en que “la existencia de refugios para esclavos fugitivos en zonas de frontera, algo muy característico de la Nueva Granada [sic] caribeña, contribuyó a reducir la probabilidad de una rebelión.[51]” Por otra parte, aunque hubo una presencia efectiva de poblados de negros huidos o palenques hay que valorar no sólo la dificultad para capturarlos ya internados en las selvas, es necesario también considerar la política conciliatoria que, sobre todo durante los reinados de Felipe V y Fernando VI, fue exigida para el tratamiento de las rebeliones por parte de los gobernadores. Un ejemplo fue la citada rebelión de vegueros de Cuba que no sólo llevo a la Corona a retrasar la imposición del estanco de tabaco sino además a perdonar a los participantes de la rebelión e incluso amonestar al gobernador cuando se consideró que hubo un exceso en el castigo de los rebeldes[52].

Durante los años posteriores a la paz de Utrecht el Nuevo Reino presenció una fuerte persecución a los palenques de negros cimarrones que preocupaban a los dueños de esclavos por la imposibilidad de recuperarlos una vez se hacían fuertes en los montes. Algunos de los esclavos lograban hacerse fuertes y negociar con los oficiales reales, sobre todo gracias a la mediación de los frailes, un ejemplo de ello fue la negociación entre los palenqueros de San Miguel Arcángel, hoy mejor conocido como San Basilio de Palenque, y el gobernador de la provincia de Cartagena, don Jerónimo Badillo, que contó con la mediación del obispo Antonio María Cassiani, quien provenía precisamente de la orden de San Basilio. Las negociaciones iniciaron por iniciativa de los mismos cimarrones quienes abordaron al obispo en diciembre de 1713, según se da cuenta en el expediente construido por el gobernador de la provincia, con la promesa de vivir cristianamente y en el dominio de su majestad. La capitulación, firmada el 20 de enero de 1714 comprometía al pueblo de San Miguel a contribuir con la manutención del cura, construir y mantener una iglesia, al cultivo de parcelas comunitarias cuyo producto sería entregado al obispo con el fin de pagar progresivamente a los propietarios de esclavos en el término de cuatro años con la opción de entregar más producto para alcanzar más rápido la libertad, así mismo, debieron comprometerse a no recibir más negros huidos y para ello el capitán del pueblo, Nicolás de Santa Rosa, debería tener una lista de los vecinos del palenque así como de su avalúo y de aquellos que lograron comprar su libertad[53].

Durante la primera mitad del siglo XVIII hubo una tensa calma entre los colonos y los esclavos, especialmente aquellos que se establecieron al margen del sistema de plantaciones. No parece ser una mera coincidencia que la mayoría de rebeliones negras se presenten en las Indias españolas al mismo tiempo que la agricultura de plantación se incrementa en dichos dominios. El Nuevo Reino, más que rebeliones, presenció escaramuzas y en buena medida fueron más los temores de los agricultores españoles ante una posible rebelión indígena o esclava que un verdadero interés de los cimarrones por quebrantar el dominio hispano en la región. De cierta manera el sistema jurídico castellano permitía al esclavo obtener su libertad con mayor facilidad que el sistema británico, holandés o francés, ya que los negros podían recurrir a la “autocompra, la manumisión por servicios leales o favores sexuales, la denuncia contra su amo por maltrato y la compra de la libertad pagando a su dueño su precio estimado.[54]

El contraste con las colonias británicas es evidente. En abril de 1712 veinticinco esclavos de Nueva York se rebelaron y asesinaron nueve blancos e hirieron a otros doce, en una emboscada en la cual usaron rifles, cuchillos, palos, espadas y hachas[55]. En 1725 en la isla de Nevis los colonos encarcelaron y ajusticiaron a un grupo de esclavos que se consideraba estaban planeando un complot para asesinar a sus amos. Como señala Natalie Zacek, es difícil saber si el complot realmente se estaba llevando a cabo, más cuando no existe una sola confesión por parte de los detenidos y ajusticiados, pero lo que sí es evidente es la tensión étnica que se vivía en las islas de Barlovento, específicamente en Nevis donde habitaban 6000 negros en su mayoría atados a 1500 amos blancos en un espacio de apenas 93 kilómetros cuadrados, sufriendo por la tensión ecológica a la que habían sometido a la isla durante el incremento de las plantaciones azucareras que trajeron como consecuencia la deforestación y la escasez de agua potable[56]. Obviamente el temor de los colonos blancos no estuvo del todo infundado, ya en la isla de Barbados y en Jamaica se presentaron importantes levantamientos a finales del siglo XVII, además las islas incrementaban cada vez más la población de origen africano en tanto la europea decrecía, tanto así que muchos trabajadores no remunerados (indentured servants) venían desde Inglaterra para transformarse rápidamente en marinos[57].

El asiento de negros no representó para los dominios españoles en América un cambio significativo en la población esclava que entró por sus puertos. En realidad los mayores “beneficiarios” de la mano de obra esclava, como puede observarse en la gráfica 1, fueron los ingleses y holandeses cuyas importaciones de esclavos se incrementaron desde el final de la guerra de sucesión hasta por lo menos el final de la guerra de los siete años[58]. El aumento de la población esclava en las colonias españolas fue concomitante con el desarrollo del sistema de plantación, aunque para el inicio del siglo XVIII se abrió la frontera del Chocó para la explotación minera de oro y con ello aumentó la demanda de esclavos importados desde Cartagena[59]. Tanto por Cartagena como por Buenos Aires ingresaron cerca de 75000 esclavos durante el asiento inglés los cuales se repartían a las minas del Nuevo Reino y del Potosí, en tanto los esclavos holandeses, ingleses y franceses fueron usados para incrementar la producción de las plantaciones, de hecho gracias al incremento en la trata de esclavos Saint-Domingue pudo desarrollar un rápido crecimiento en la producción de azúcar hasta lograr convertirse en la potencia productiva del Caribe a mediados de siglo[60].

Gráfica 1. Movimiento de esclavos hacia puertos americanos españoles, brasileros e ingleses entre 1651 y 1750

Fuente: Herbert S. Klein, The Atlantic Slave Trade, 23

El refuerzo militar: la defensa ante la inminente ruptura

Aunque los tratados de Utrecht reflejaron en el Caribe las tensiones interimperiales europeas, las medidas de fortalecimiento militar fueron no fueron inmediatas, como se podría esperar de un grupo de imperios recién enfrentados en una larga confrontación y con un serio desfalco económico como consecuencia de la guerra. Para el lado español la alianza con Francia sería una innovación pero no necesariamente una ventaja militar, pero para Inglaterra y Holanda sí sería un motivo de preocupación la poderosa unión de fuerzas borbónica.

Los holandeses, por su parte, llegaron a Utrecht con un poderío naval eclipsado por el inglés y el francés, las verdaderas potencias marítimas de Europa. Antes de la guerra de sucesión los mercaderes holandeses de las indias occidentales (Nederlandse West-Indiëvaarders) eran escoltados por el colegio del Almirantazgo de Amsterdam (admiraliteitscollege van Amsterdam), durante la guerra esta protección se hizo extensiva a los comerciantes apostados en Curazao, sin embargo, después de la paz de Utrecht la protección fue suspendida. Esta desprotección tuvo como consecuencia que hacia la década de 1730 los guardacostas españoles capturaran un importante número de botes mercantes de bandera holandesa, ante lo cual no se hizo esperar la demanda de protección a los mercaderes quienes tuvieron, por lo menos durante las guerras de la Oreja de Jenkins y de los Siete Años, nuevamente la protección del almirantazgo de la República.

Esta debilidad de los holandeses en el Caribe se debía en buena medida a su modelo de colonización en América, sustentado por la iniciativa de las compañías, ante lo cual fue constante la tensión entre los colonos que exigían al gobierno holandés la protección de los puertos, especialmente la necesidad de construir un fuerte en Nieuw-Amsterdam, en la confluencia de los ríos Surinam y Commewijne, después del ataque de los bucaneros franceses comandados por Jacques Cassard a Surinam el 9 de octubre de 1712[61]. El gobierno, en cambio, insistía que la construcción debía ser realizada por los mismos colonos, aunque estos solicitaron permanentemente la necesidad de fortificar y proteger los puertos, plantaciones y buques de esclavos que estarían destinados a la producción azucarera de la provincia. En 1713, por ejemplo, el director de la Sociedad de Suriname (Societeit van Suriname) comunica al alto consejo de los estados generales de los Países Bajos (Staten-Generaal van de Nederlanden) la necesidad de fortificar por la posibilidad de ataques externos pero en especial por los levantamientos de negros huidos, ante lo cual decía que “los insultos de los negros huidos (weggeloopen Negers) han escalado tan alto, que las plantaciones comenzaron siendo robadas, incendiadas, hasta ser arrasadas, aniquiladas, etc., lo cual podría ser, y así puede ser deducido, por la debilidad de las guarniciones”, añade que sería inútil tratar de proveer con soldados guardianes en cada una de las plantaciones para contener la llegada de los negros huidos[62].

La construcción del fuerte no se inició hasta 1734 y culminó en 1747, convirtiéndose así en el puesto de avanzada para la defensa surinamesa. Otros planes de defensa fueron pensados para Berbice y Essequibo, este último sería un bastión para la defensa de la frontera con los dominios españoles al oeste de la Guyana holandesa como habían quedado signados por el tratado de Münster de 1648. Sólo Berbice reemplazó su fortaleza de madera por una de piedra, la cual no fue lo suficientemente fuerte como para resistir la revuelta de esclavos que tanto temían los colonos y que en 1763 que por poco destruye la colonia[63].

En el caso español la toma de decisiones para el fortalecimiento militar del Caribe fue lenta, no es coincidencia que el inicio de las reformas borbónicas se tienda a establecer para 1762 después de la toma de la Habana cuando se inició el más importante esfuerzo de fortalecimiento militar del Caribe, iniciando por la reorganización del ejército del virreinato del Nuevo Reino de Granada[64]. La paradoja española consistió en la necesidad de fortalecer las llaves del Caribe ante la amenaza inglesa y a la vez la casi bancarrota colonial después de la Guerra de Sucesión, por lo menos así queda plasmado en la reducción del gasto destinado a defensa por parte del virreinato del Perú que incluyó no sólo a las fortificaciones sino incluyó así mismo a los sueldos de los militares[65].

La reacción militar de Felipe V y su ministro Alberoni estuvo volcada hacia la recuperación de los dominios perdidos en Europa, con lo cual las medidas que se tomaron para el Caribe serían insuficientes. Incluso se excluyó a la armada de Barlovento de la unificación de las flotas españolas en la creación de la Armada Real por Real Cédula de 14 de febrero de 1714[66]. Así mismo, como refleja la gráfica 2, el gasto en fortificaciones en regiones como el ámbito de la audiencia de Guatemala decreció durante las primeras dos décadas del siglo XVIII y sólo aumenta de manera significativa después de 1750[67].

Gráfica 2. Variación en los costes de las fortificaciones de la Audiencia de Guatemala entre 1705 y 1800 (porcentaje de disminución o aumento con respecto al quinquenio anterior)

Fuente: Claro Delgado, Ejército y sociedad en Centroamérica en el siglo XVIII, 164-165.

 Lo anterior no implicó la ausencia de medidas que intentaron paliar las falencias en el Caribe, por ejemplo, mediante cédula real de cuatro de diciembre de 1714 se ordenó a la Audiencia de Santa Fe el envío de 200 infantes para la dotación del presidio de Maracaibo, los cuales deberían cubrir la defensa del golfo homónimo, la entrada a la provincia de Pamplona por la región del Zulia y la península de la Guajira. La cédula advertía además: “os ordeno y mando a vos y a los que os sucedieren en ese Gobierno celeis y tengais especial cuidado en que por ningún motivo se minore ni desminore el número que se prefine para la expresada dotación para que ésta se halle siempre completa y ese presidio y sus fortalezas preservada de cualquiera invasión en inteligencia de que cualquiera omisión o descuido que haya en contrario será mi real desagrado y que se procederá contra Vos o vuestros sucesores o los que lo motivaren”[68]. Al parecer la medida fue efectivamente cumplida, por lo menos así parece reflejarse en una relación de oficiales del presidio de Maracaibo de 1720 que sumaba cuatro compañías con un total de 244 oficiales[69].

A modo de cierre

Es evidente que aunque se pretendió abordar solamente unos cuantos años de la historia caribeña su misma complejidad hace que los vacíos sean mayores a los aportes. Tal vez como cierre sea posible traer a colación un documento que, paradójicamente, fue el que motivó la realización de este trabajo. En 1718, es decir tan sólo dos años después del último ajuste al tratado de Utrecht, el gobernador de la provincia de Antioquia en el Nuevo Reino de Granada recibió una cédula fechada en 14 de septiembre que ordenaba tomar represalias contra los súbditos ingleses que se encontraran en su jurisdicción. El texto de la cédula decía:

Por quanto con motivo de aver contravenido la Corona de Inglaterra al tratado de la pax ultimamente ajustada con esta de España atacando a mi armada Naval y embarasando con la suya los progresos que sin perjuicio suyo y por justas causas mías iban facilitando mis esquadras en las costas de Cicilia ha llegado el caso de rompimiento con aquella y esta Corona por tanto he resuelto dar los ordenes convenientes por despachos de este dias a los Governadores de Panama, Cartagena, Santa Martha y de los demas presidios y puertos de Barlovento y al Governador de Buenos Ayres para que luego que los resivan pasen a hazer represalia y confiscazion de todo genero de bienes, haziendas y efectos, que se hallaren allí y pertenesieren en qualquier manera a los yngleses que huviere en aquellos parajes o fuera de ellos prosediendo en esto con la diligencia y cautelas que conviene para que  no puedan reservar cosa alguna…[70]

No era extraño que se hicieran represalias contra los súbditos de la Corona de Inglaterra y Francia, de hecho desde la segunda mitad del siglo XVII y durante la primera mitad del XVIII la “Junta de guerra y represalias de franceses e ingleses” fue una institución casi permanente para la guerra económica contra los comerciantes de tales imperios, sustentada bajo la lógica del derecho medieval según la cual un soberano podía causar daño al estado con el cual estaba en guerra y otorgar la regalía a particulares, en este caso los gobernadores, para recuperar los bienes que compensaran el daño causado[71].

Esta represalia sería la excusa para quebrantar Utrecht y retomar el control del comercio que se había cedido a Inglaterra, lo cual generó un clima de temor entre los comerciantes europeos, incluso los franceses, como se evidencia en la cédula que por vía reservada se expidió a favor de los comerciantes franceses el 9 de noviembre de 1718. La cédula mencionaba que al parecer los franceses reaccionaron ante las represalias contra los ingleses asegurando sus efectos, “cuya novedad persuade a que por parte de algunos mal intencionados y más atentos a fines particulares que al bien público, se pretende dirigir las cosas aun rompimiento con España con el pernicioso intento de perturbar la tranquilidad pública y disolver los vínculos de las dos Coronas”. El rey aseguraba que de ninguna manera se confiscarían los bienes de los franceses, “y que en el caso de que con el curso del tiempo me hallare precisado a semejante resolución (lo que espero no suceda) empeño mi Real palabra de conceder a todos los comerciantes franceses que se hallaren en mis dominios un año de tiempo para retirar y asegurar sus respectivos efectos” [72].

No tengo datos acerca de una posible represalia a los franceses después de que éstos integraron la Cuádruple Alianza contra España como respuesta ante la ruptura del statu quo de Utrecht impulsado por Alberoni y su deseo de gloria para reconquistar los dominios perdidos de Italia[73]. La derrota de España y una nueva negociación con las potencias europeas hicieron que Alberonia cayera y con él algunas de las reformas que se implementaron en Indias, la más resonante sin duda fue la desaparición del puesto de virrey del Nuevo Reino de Granada el 5 de noviembre de 1723 pues no se habría cumplido su objetivo de impedir el ilícito comercio y ordenar el gobierno de su jurisdicción[74].

Cuatro años después Inglaterra intenta tomar Portobelo y esto conlleva una nueva orden de represalia en 1728[75]. El siguiente año se firmaba una nueva paz: “habrá desde ahora y para siempre una paz sólida, una unión estrecha y una amistad sincera y constante entre el serenísimo rey católico, el serenísimo rey cristianísimo y el serenísimo rey de la Gran Bretaña […] Habrá igualmente olvido de todo lo pasado; y todos los tratados y convenciones precedentes de paz, de amistad y de comercio concluidos entre las potencias contratantes respectivamente serán, como en efecto lo son, renovados y confirmados en todos sus puntos.[76]” Todo parecía seguir según lo acordado en Utrecht, como tal el espacio interimperial continuaría su marcha hasta una nueva confrontación importante cuyo escenario principal sería el Gran Caribe.

Fuentes primarias

 Accoord met de Staaten van Zeeland aangegaan, wegens de koop en overneminge van de Colonie van Suriname. Amsterdam: Herederos de J. Lescaije en la imprenta de D. Rank, 1713.

Archivo General de Indias, Sevilla, Audiencia de Guatemala, 665; Santa Fe, 436; Indiferente General, 1600, 1601 y 1602.

Archivo General de la Nación de Colombia, Sección Colonia, Fondo Negocios Exteriores, Tomo 3, ff. 436-454; Sección Colonia, Milicias y marina, tomo 22, ff. 527r-527v.

Archivos Nacionales de Holanda, La Haya, Colección de Mapas Extranjeros Leupe.

Berigt de directeuren van de Societeit van Suriname, 1733.

Cantillo, Alejandro del. Tratados, convenios y declaraciones de paz y de comercio: que han hecho con las potencias estranjeras los monarcas españoles de la casa de Borbon : desde el año de 1700 hasta el dia. Alegria y Charlain, 1843.

Juan, Jorge, y Antonio de Ulloa. Noticias secretas de América sobre el estado naval, militar, y político de los reynos del Perú, y provincias de Quito, costas de Nueva Granada y Chile. Londres: En la Imprenta de R. Taylor, 1826.

Muro Orejón, Antonio, ed. Cedulario Americano del siglo XVIII. Vol. II. II vols. Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla, 1969.

Savary des Bruslons, Jacques. Dictionnaire universel de commerce … /. Nouvelle edition. Vol. I. III vols. Paris: Estienne et Fils, 1748. http://hdl.handle.net/2027/ucm.5317968141.

Sewel, William. A Compleat Dictionary English and Dutch. Vol. II. II vols. Amsterdam: Kornelis de Veer, 1766.

Bibliografía

Abello Vives, Alberto, ed. Un Caribe sin plantación. Memorias de la Cátedra del Caribe colombiano. San Andrés, Col: Universidad Nacional de Colombia, Observatorio del Caribe Colombiano, 2006.

Albareda Salvadó, Joaquim, ed. El declive de la monarquía y del imperio español: los tratados de Utrecht (1713-1714). Libros de historia. Barcelona: Crítica, 2015.

———. La Guerra de Sucesión de España (1700-1714). Serie mayor. Barcelona: Crítica, 2012.

———. “Proyectos de paz, proyectos para Europa en torno a 1713”. En Europa en torno a Utrecht, editado por Marina Torres Arce y Susana Truchuelo García, 389–410. Colección manuales 48. Santander: Universidad de Cantabria, 2014.

Alloza Aparicio, Ángel. “Guerra económica y comercio europeo en España, 1624-1674. Las grandes represalias y la lucha contra el contrabando”. Hispania 65, núm. 219 (2005): 227–79.

Barrera Monroy, Eduardo. Mestizaje, comercio y resistencia: La Guajira durante la segunda mitad del siglo XVIII. Colección Cuadernos de historia colonial, título 6. Bogotá: Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 2000.

Bassi, Ernesto. An aqueous territory: sailor geographies and New Granada’s transimperial greater Caribbean world. Durham: Duke University Press, 2017.

Benítez Rojo, Antonio. “La isla que se repite: para una reinterpretación de la cultura caribeña”. Cuadernos Americanos, núm. 429 (1986): 115–30.

Bower, Graham. “Treaties of Peace”. Problems of the War 3 (1917): 1–21.

Briceño-Ruiz, José. “The Caribbean: Regional Unity in a Context of Diversity”. En Resilience of Regionalism in Latin America and the Caribbean: Development and Autonomy, editado por Andrés Rivarola Puntigliano y José Briceño-Ruiz, 81–120. Springer, 2013.

Burnard, Trevor. Planters, Merchants, and Slaves: Plantation Societies in British America, 1650-1820. University of Chicago Press, 2015.

Campbell, Leon G. “Cambios en la estructura racial y administrativa en el Perú colonial a fines del siglo XVIII”. En Soldados del Rey. El ejército borbónico en América colonial en vísperas de la independencia, editado por Allan J. Kuethe y Juan Marchena Fernández, 233–51. Castelló de la Plana: Universitat Jaume I, 2015.

Claro Delgado, Manuel. Ejército y sociedad en Centroamérica en el siglo XVIII. Madrid: Ministerio de Defensa, 2010.

Dahlgren, Barbro. “El área circuncaribe: antecedentes”. En II Coloquio Paul Kirchhoff, editado por Andrés Medina, 38–39. México: UNAM, 1996.

Eissa-Barroso, Francisco A. “La Nueva Granada en el sistema de Utrecht: condiciones locales, contexto internacional, y reforma institucional”. En Resonancias imperiales: América y el tratado de Utrecht de 1713, editado por Iván Escamilla González, Matilde Souto Mantecón, y Guadalupe Pinzón Ríos, 47–78. México: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, Universidad Nacional Autónoma de México, 2015.

———. The Spanish Monarchy and the Creation of the Viceroyalty of New Granada (1717-1739): The Politics of Early Bourbon Reform in Spain and Spanish America. Leiden, Boston: Brill, 2016.

Eissa-Barroso, Francisco A., y Ainara Vázquez Varela, eds. Early Bourbon Spanish America: politics and society in a forgotten era (1700-1759). Early American history series: the American colonies, 1500-1830 1. Leiden: Brill, 2013.

Enthoven, Victor, Henk den Heijer, y Han Jordaan. “De Nederlandse Atlantische wereld in militaire context, 1585-1800”. En Geweld in de West: een militaire geschiedenis van de Nederlandse Atlantische wereld, 1600-1800, editado por Victor Enthoven, Henk den Heijer, y Han Jordaan. Caribbean series, volume 33. Leiden: Brill, 2013.

Escamilla González, Francisco Iván, Matilde Souto Mantecón, y Guadalupe Pinzón Ríos. “Introducción”. En Resonancias imperiales: América y el Tratado de Utrecht de 1713, editado por Francisco Iván Escamilla González, Matilde Souto Mantecón, y Guadalupe Pinzón Ríos, 7–20. Historia económica. México, D.F: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, Universidad Nacional Autónoma de México, 2015.

———. , eds. Resonancias imperiales: América y el Tratado de Utrecht de 1713. Historia económica. México, D.F: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, Universidad Nacional Autónoma de México, 2015.

Faucquez, Anne-Claire. “‘A Bloody Conspiracy’: Race, Power and Religion in New York’s 1712 Slave Insurrection”. En Fear and the Shaping of Early American Societies, editado por Louis Roper y Lauric Henneton, 204–25. Leiden, Boston: Brill, 2016.

Figueredo, D. H, y Frank Argote-Freyre. A Brief History of the Caribbean. New York: Facts on File, 2008.

Grafenstein, Johanna von. Haití. México, D.F.: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, 1988.

———. “Introducción”. En El Golfo-Caribe y sus puertos, editado por Johanna von Grafenstein, I:7–42. Historia internacional. México, D.F: Instituto Mora, 2006.

———. Nueva España en el Circuncaribe, 1779-1808: revolución, competencia imperial y vínculos intercoloniales. México: UNAM, 1997.

Helg, Aline. Libertad e igualdad en el Caribe colombiano 1770-1835. Traducido por Germán González Correa. Medellín: Universidad EAFIT, 2010.

Hernández Ospina, Mónica Patricia. “Formas de territorialidad española en la Gobernación del Chocó durante el siglo XVIII”. Historia crítica, núm. 32 (2006): 13–38.

Israel, Jonathan I. The Dutch Republic: its rise, greatness and fall, 1477-1806. The Oxford history of early modern Europe. Oxford: Clarendon Press, 1995.

Jiménez Meneses, Orián. El Chocó, un paraíso del demonio: Nóvita, Citará y el Baudó, siglo XVIII. Medellín: Universidad de Antioquia, Universidad Nacional de Colombia, 2004.

Kamen, Henry. Felipe V: el rey que reinó dos veces. Madrid: Temas de Hoy, 2010.

Klein, Herbert S. The Atlantic slave trade. 2a ed. New approaches to the Americas. Cambridge, New York: Cambridge University Press, 2010.

Kuethe, Allan J. Military reform and society in New Granada, 1773-1808. A University of Florida Book 22. Gainesville: University Press of Florida, 1978.

Kuethe, Allan J., y Kenneth J. Andrien. The Spanish Atlantic World in the Eighteenth Century: War and the Bourbon Reforms, 1713–1796. Cambridge University Press, 2014.

Mantecón Movellán, Tomás A. “España después de Utrecht: las fronteras del imperio”. En Europa en torno a Utrecht, editado por Marina Torres Arce y Susana Truchuelo García, 113–48. Colección manuales 48. Santander: Universidad de Cantabria, 2014.

Meisel Roca, Adolfo. “¿Situado o contrabando? La base económica de Cartagena de Indias a fines del siglo de las luces”. En El Golfo-Caribe y sus puertos, editado por Johanna von Grafenstein, I:43–90. Historia internacional. México, D.F: Instituto Mora, 2006.

Meléndez, Santiago de Luxán, y Lia de Luxán Hernández. “Cuba: Comercio de esclavos y tabaco 1696-1739”. Coloquios de Historia Canario Americana XXI, núm. 28 (2014): 1–15.

Mendoza Ramos, César. “La historia económica y social del caribe colombiano ¿una ruptura con la historiografía tradicional?” Revista Historia Caribe 2, núm. 3 (1998). http://investigaciones.uniatlantico.edu.co/revistas/index.php/Historia_Caribe/article/view/698.

Naranjo Orovio, Consuelo. Historia mínima de las Antillas hispanas y británicas. México, D.F: El Colegio de México, 2014.

Navarrete, María Cristina. “El tratado de paz que legitimó a San Miguel Arcángel por María Cristina Navarrete”. Blog. Los Reinos de las Indias, el 29 de septiembre de 2016. https://losreinosdelasindias.hypotheses.org/1148.

Nelson, George H. “Contraband Trade under the Asiento, 1730-1739”. The American Historical Review 51, núm. 1 (1945): 55–67. doi:10.2307/1843076.

Ortíz Cassiani, Javier. “Antonio Benítez Rojo: la cultura del Caribe como poética salvadora”. Memorias. Revista Digital de Historia y Arqueología desde el Caribe, 2009. http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=85511597014.

Pearce, Adrian J. “Las repercusiones comerciales del Tratado de Utrecht en Hispanomérica”. En Resonancias imperiales: América y el Tratado de Utrecht de 1713, editado por Francisco Iván Escamilla González, Matilde Souto Mantecón, y Guadalupe Pinzón Ríos, 221–46. Historia económica. México, D.F: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, Universidad Nacional Autónoma de México, 2015.

Pietschmann, Horst. Acomodos políticos, mentalidades y vías de cambio. México en el marco de la monarquía hispana. Colección Antologías. México: El Colegio de México, 2016.

Polo Acuña, José. “Contrabando y pacificación indígena en la frontera colombo-venezolana de la Guajira (1750-1820)”. América Latina en la historia económica, núm. 24 (diciembre de 2005): 87–130.

Polo Acuña, José, y Sergio Paolo Solano, eds. Historia social del Caribe colombiano: territorios, indígenas, trabajadores, cultura, memoria e historia. La carreta histórica. Medellín: La Carreta Editores, Universidad de Cartagena, 2011.

Robertson, D. R., y J. Van Tassell. “Shorefishes of the Greater Caribbean: online information system”. Smithsonian Tropical Research Institute, 2015. http://biogeodb.stri.si.edu/caribbean/es/pages/generalinfo.

Rodríguez Piña, Javier. Cuba. América Latina. México, Guadalajara: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, Universidad de Guadalajara, Alianza Editorial Mexicana, 1988.

Ruiz Torres, Pedro. Historia de España. Editado por Josep Fontana i Làzaro y Ramón Villares. Vol. 5 Reformismo e ilustración. 12 vols. Barcelona, Madrid: Crítica, Marcial Pons, 2007.

Rupert, Linda M. “Curazao: ¿Entrepôt neerlandés o puerto caribeño?” En El Golfo-Caribe y sus puertos, editado por Johanna von Grafenstein, I:91–126. Historia internacional. México, D.F: Instituto Mora, 2006.

Salazar Vallejo, Sergio I. “Lista de especies y bibliografía de poliquetos (Polychaeta) del Gran Caribe”. Anales del Instituto de Biología serie Zoología 67, núm. 1 (el 10 de mayo de 2009). http://revistas.unam.mx/index.php/zoo/article/view/7149.

Segovia Salas, Rodolfo. “El contrabando en el Nuevo Reino de Granada (1700-1739)”. Boletín Cultural y Bibliográfico 39, núm. 61 (2002): 34–55.

Serbin, Andrés. “The Caribbean: Myths and Realities for the 1990s”. Journal of Interamerican Studies and World Affairs 32, núm. 2 (1990): 121–41. doi:10.2307/166011.

Serrano Álvarez, José Manuel. Fortificaciones y tropas: el gasto militar en tierra firme, 1700-1788. Sevilla: Universidad de Sevilla, 2004.

Stein, Stanley J., y Barbara H. Stein. Silver, trade, and war: Spain and America in the making of early modern Europe. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2000.

Suárez, Santiago-Gerardo. Fortificación y defensa. Fuentes para la historia colonial de Venezuela, Biblioteca de la Academia Nacional de la historia 131. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1978.

Torres Arce, Marina, y Susana Truchuelo García, eds. Europa en torno a Utrecht. Colección manuales 48. Santander: Universidad de Cantabria, 2014.

Vázquez Varela, Ainara. “De la primera sangre de este reino”: las élites dirigentes de Santa Fe (1700-1750). Colección Textos de ciencias humanas. Bogotá: Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, 2010.

Walker, Geoffrey J. Spanish Politics and Imperial Trade, 1700-1789. London; Basingstoke: Macmillan, 1979.

Woodard, Colin. The republic of pirates: being the true and surprising story of the Caribbean pirates and the man who brought them down. 1st ed. Orlando: Harcourt, 2007.

Zacek, Natalie. “Reading the rebels: currents of slave resistance in the eighteenth-century British West Indies”. History in Focus, núm. 12 (2007). https://www.history.ac.uk/ihr/Focus/Slavery/articles/zacek.html.

Notas

[1] Bower, “Treaties of Peace”, 5.

[2] Se sigue en este trabajo el argumento de Adrian J. Pearce: “las repercusiones comerciales de Utrecht en Hispanoamérica desde luego fueron significativas, pero menos de lo que se viene suponiendo, de tal manera que el Tratado no se puede mirar como el parteaguas que muchas veces se piensa.” Pearce, “Las repercusiones comerciales del Tratado de Utrecht en Hispanomérica”, 223.

[3] Tomo esta idea de Ernesto Bassi quien considera al “Gran Caribe”, en el contexto de finales del siglo XVIII, como “a transimperial geography that connected Caribbean New Granada with the ‘British’ Caribbean (especially Jamaica), the ‘French’ Caribbean (especially Saint-Domingue or Haiti), the ‘Dutch’ Caribbean (especially Curaçao), and […] ‘Danish’ Saint Thomas and the United States” Bassi, An aqueous territory, 3.

[4] Mantecón Movellán, “España después de Utrecht: las fronteras del imperio”, 129.

[5] Por ejemplo, el comercio holandés que ingresaba a puertos británicos o españoles era considerado contrabando, sin embargo, como bien lo señala Linda Rupert, “es importante recordar que este comercio era completamente legal desde el punto de vista de la compañía [de las indias occidentales], y no rompía ninguna ley neerlandesa”. Rupert, “Curazao: ¿Entrepôt neerlandés o puerto caribeño?”, 97.

[6] A pesar de la aparente abundancia de información digitalizada, muy poca se encuentra disponible para la primera mitad del siglo XVIII, un ejemplo de ello es el catálogo PARES en el cual la mayor cantidad de información digitalizada en línea está disponible para los siglos XVI, XVII e inicios del siglo XIX. Para la elaboración de este trabajo se realizaron consultas en los catálogos Europeana, Gallica, Early Canadian online, Biblioteca Digital Hispánica, el catálogo ArchiDoc del Archivo General de la Nación de Colombia y la colección digital de los Naational Archief de Holanda.

[7] Escamilla González, Souto Mantecón, y Pinzón Ríos, “Introducción”.

[8] Stein y Stein, Silver, trade, and war; Walker, Spanish Politics and Imperial Trade, 1700-1789; Kuethe y Andrien, The Spanish Atlantic World in the Eighteenth Century; Eissa-Barroso y Vázquez Varela, Early Bourbon Spanish America.

[9] Torres Arce y Truchuelo García, Europa en torno a Utrecht; Albareda Salvadó, El declive de la monarquía y del imperio español; Escamilla González, Souto Mantecón, y Pinzón Ríos, Resonancias imperiales.

[10] Dahlgren, “El área circuncaribe: antecedentes”.

[11] Grafenstein, “Introducción”, 9.

[12] Mendoza Ramos, “La historia económica y social del caribe colombiano”; Polo Acuña y Solano, Historia social del Caribe colombiano.

[13] Figueredo y Argote-Freyre, A Brief History of the Caribbean; Naranjo Orovio, Historia mínima de las Antillas hispanas y británicas.

[14] Salazar Vallejo, “Lista de especies y bibliografía de poliquetos (Polychaeta) del Gran Caribe”, 11.

[15] Grafenstein, Nueva España en el Circuncaribe, 1779-1808, 21 y ss. Grafenstein, “Introducción”, 9.

[16] Briceño-Ruiz, “The Caribbean: Regional Unity in a Context of Diversity”.

[17] “Entendemos como Circuncaribe las islas y litorales que circundan el Mediterráneo americano” Grafenstein, Nueva España en el Circuncaribe, 1779-1808, 29.

[18] Serbin, “The Caribbean”.

[19] Figueredo y Argote-Freyre, A Brief History of the Caribbean, 43–44.

[20] Ibid., 268.

[21] Savary des Bruslons, Dictionnaire universel de commerce … /, I:508.

[22] Serrano Álvarez, Fortificaciones y tropas, 34–36.

[23] Al respecto véase Albareda Salvadó, “Proyectos de paz, proyectos para Europa en torno a 1713”.

[24] Kamen, Felipe V, 105.

[25] Cantillo, Tratados, convenios y declaraciones de paz y de comercio, 171–72.

[26] Ibid., 172.

[27] Stein y Stein, Silver, trade, and war, 139–40.

[28] Albareda Salvadó, La Guerra de Sucesión de España (1700-1714), 339.

[29] AGI, Guatemala, 665.

[30] Muro Orejón, Cedulario Americano del siglo XVIII, 644-647, nota 1. Vázquez Varela, De la primera sangre de este reino, 26.

[31] Woodard, The republic of pirates, 81.

[32] Gentleman’s Magazine, Vol. 1, junio de 1731, 265.

[33] Woodard, The republic of pirates, 81.

[34] Nelson, “Contraband Trade under the Asiento, 1730-1739”, 57–59.

[35] Muro Orejón, Cedulario Americano del siglo XVIII, II:604.

[36] Eissa-Barroso, The Spanish Monarchy and the Creation of the Viceroyalty of New Granada (1717-1739), 74–75.

[37] Eissa-Barroso, “La Nueva Granada en el sistema de Utrecht”, 56–57.

[38] Ibid., 58.

[39] Pietschmann, Horst Pietschmann, 257.

[40] Juan y Ulloa, Noticias secretas, 215 y 220.

[41] Barrera Monroy, Mestizaje, comercio y resistencia, 147. En el mismo sentido Polo Acuña, “Contrabando y pacificación indígena en la frontera colombo-venezolana de la Guajira (1750-1820)”; Segovia Salas, “El contrabando en el Nuevo Reino de Granada (1700-1739)”. Una relación similar entre contrabando, indígenas y negros cimarrones fue estudiada en la costa pacífica por Jiménez Meneses, El Chocó, un paraíso del demonio, 47 y ss.

[42] Acerca de este y los levantamientos subsiguientes véase Kuethe y Andrien, The Spanish Atlantic World in the Eighteenth Century, 90–94.

[43] Rodríguez Piña, Cuba, 31–32; Kuethe y Andrien, The Spanish Atlantic World in the Eighteenth Century, 94.

[44] Un trabajo reciente que sintetiza una buena parte de la bibliografía producida acerca de este tema es Burnard, Planters, Merchants, and Slaves.

[45] Grafenstein, Nueva España en el Circuncaribe, 1779-1808, 41–45. Grafenstein, Haití, 56.

[46] Benítez Rojo, “La isla que se repite”; Ortíz Cassiani, “Antonio Benítez Rojo”.

[47] Abello Vives, Un Caribe sin plantación; Helg, Libertad e igualdad en el Caribe colombiano 1770-1835.

[48] Burnard, Planters, Merchants, and Slaves, 14.

[49] Rupert, “Curazao: ¿Entrepôt neerlandés o puerto caribeño?”, 117.

[50] Ibid., 118.

[51] Helg, Libertad e igualdad en el Caribe colombiano 1770-1835, 129–30.

[52] Kuethe y Andrien, The Spanish Atlantic World in the Eighteenth Century, 93–94.

[53] AGI, Santa Fe, 436, ff. 1-20. Tomado de Navarrete, “El tratado de paz que legitimó a San Miguel Arcángel por María Cristina Navarrete”.

[54] Helg, Libertad e igualdad en el Caribe colombiano 1770-1835, 128.

[55] Faucquez, “‘A Bloody Conspiracy’: Race, Power and Religion in New York’s 1712 Slave Insurrection”.

[56] Zacek, “Reading the rebels: currents of slave resistance in the eighteenth-century British West Indies”.

[57] Burnard, Planters, Merchants, and Slaves, 41 y 74-75.

[58] Klein, The Atlantic slave trade, 23–26.

[59] Ibid., 40; Hernández Ospina, “Formas de territorialidad española en la Gobernación del Chocó durante el siglo XVIII”, 18–19; Jiménez Meneses, El Chocó, un paraíso del demonio, 106.

[60] Klein, The Atlantic slave trade, 34.

[61] “Extract uyt het Register der Resolutien van de Hoog Mog[ende] Heeren Staten Generaal der Vereenigde Nederlanden.” 28 de diciembre de 1713, en: Accoord met de Staaten van Zeeland aangegaan, wegens de koop en overneminge van de Colonie van Suriname.

[62] “Dat de inzultes van de weggeloope nnegers zo hoog geklommen zyn, dat zy de plantagien koomen rooven, branden, ende blaaken, vermoorden &c. kan wel waar weezen, mar dat zulx te imputeeren zoude zyn, aan de swakheit van ‘t Guarnizoen, is een absolute onwaarheit, of, men moest willen onderstellen dat Directeuren, ook gehouden waaren op ieder plantagie, continueel te stellen een wagt van Soldaaten, om teegens de aankomst van de weggelo[o]pe Negers te waaken.” Berigt de directeuren van de Societeit van Suriname, 12. Para la traducción me valí de Sewel, A Compleat Dictionary English and Dutch., fundamental para superar las variaciones ortográficas del holandés del siglo XVIII.

[63] Enthoven, Heijer, y Jordaan, “De Nederlandse Atlantische wereld in militaire context, 1585-1800”, 29–30. Proyectos de fortificación similares se planearon para Curazao, específicamente para Porto Mari en 1737. Al respecto véase: Archivos Nacionales de Holanda, La Haya, Colección de Mapas Extranjeros Leupe, número de acceso 4.VEL, número de inventario 622A, en línea: http://cort.as/pUlo

[64] Kuethe, Military reform and society in New Granada, 1773-1808, 7.

[65] Campbell, “Cambios en la estructura racial y administrativa en el Perú colonial a fines del siglo XVIII”, 237–38.

[66] Serrano Álvarez, Fortificaciones y tropas, 71.

[67] Claro Delgado, Ejército y sociedad en Centroamérica en el siglo XVIII, 164–67.

[68] Suárez, Fortificación y defensa, 106.

[69] Archivo General de la Nación de Colombia, Sección Colonia, Milicias y marina, tomo 22, ff. 527r-527v.

[70] Archivo General de la Nación de Colombia, Sección Colonia, Fondo Negocios Exteriores, Tomo 3, f. 438r.

[71] Los documentos de la Junta de represalias se encuentran en AGI, Indiferente, 1600, 1601 y 1602. Acerca del derecho de represalia Alloza Aparicio, “Guerra económica y comercio europeo en España, 1624-1674”

[72] Muro Orejón, Cedulario Americano del siglo XVIII, II:550.

[73] Ruiz Torres, Historia de España, 5 Reformismo e ilustración:184–85.

[74] Muro Orejón, Cedulario Americano del siglo XVIII, II:644–49.

[75] Meléndez y Hernández, “Cuba”, 10.

[76] Cantillo, Tratados, convenios y declaraciones de paz y de comercio, 248.

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "El Gran Caribe entre la paz de Utrecht y la guerra de la Cuádruple Alianza (1713-1721)," en Historia, crimen y justicia, 02/04/2017, https://hccj.hypotheses.org/208.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *