Violencia, narcotráfico y medios de comunicación. Una perspectiva histórica.

[Nota preliminar: El presente texto es un guión de una charla divulgativa presentada a estudiantes de undécimo grado del colegio “Gimnasio la arboleda” de Bogotá al cual fui invitado en el marco de una serie de conferencias que se organizan al finalizar el ciclo escolar. Este post en cierta medida es un palimpsesto que irá cambiando a medida que añada referencias y algunas aclaraciones a un original que fue escrito de corrido, casi de memoria, por lo que cualquier imprecisión evidente que sea señalada será altamente agradecida. Al finalizar se encuentra la presentación que fue utilizada como ayuda audiovisual para la charla, valga decir que es de uso libre 🙂 ]


Fui convocado por mi amigo Julián Ortíz para presentar una charla de alrededor de una hora centrada en tres ejes bastante complejos para este país: la violencia, la narcocultura y los medios de comunicación. Son temas bastante complejos porque, a pesar de lo que pueda parecer, los encargados de realizar la política pública y los ciudadanos del común nos acercamos a estos problemas desde una perspectiva de corto plazo, casi como si fueran “cosas” que aparecieron un buen día por la obra y gracia de unos cuantos sujetos, lo cual ha llevado a consideraciones tan simplistas como creer que si se eliminan a dichos actores el problema habrá finalizado, como dice el antiguo refrán, “muerto el perro, se acaba la rabia”. Pero la violencia y el narcotráfico no son efectos de un “virus” que se contagia a los buenos habitantes del país, de nuevo con un refrán, no podemos entender la violencia en Colombia como “una manzana podrida pudre a las demás”, porque, parece ser, todos tenemos algo podrido en nuestro interior.

Valdría la pena comenzar entonces con la pregunta, ¿Cuál es el “origen” de la violencia? Hay varios mitos acerca del inicio de la violencia en Colombia: El asesinato de Gaitán, el ataque a Marquetalia, el surgimiento de las guerrillas comunistas, Pablo Escobar, incluso la misma guerra de independencia. Sin embargo, los estudiosos más afamados del tema de la historia de la violencia a nivel mundial, entre ellos Pieter Spierenburg, Steven Pinker, Manuel Eisner, Robert Muchembled; coinciden en ubicar la violencia como parte de la misma naturaleza social humana. Claro, ésta no es una idea nueva, antes del auge del humanismo en Europa era una idea generalizada comprender la naturaleza del hombre como violenta, sin embargo la violencia no era algo “bueno” o “malo”, no existía la idea maniquea de que el hombre debía ser pacífico más allá de las fronteras de su comunidad. Lo importante entonces no era ser pacífico, sino vivir en equidad, esto es, en equilibrio, la paz debía ser para con el prójimo, pero los semejantes de un hombre hasta el final de la edad media no traspasaban unas fronteras muy cercanas a su lugar de habitación, y más aún, la humanidad cristiana se comprendía desde una perspectiva simbólica, no geográfica, bien podía existir un príncipe cristiano en China, en los confines de África, en medio de una isla aún desconocida por su pueblo.

Se sabe que la región de los valles interandinos, tanto del valle del Cauca como del Magdalena, la presencia de múltiples cacicazgos hacía de esta una región con alto nivel de violencia. Como lo muestra el trabajo clásico de Hermann Trimborn, “Señorío y barbarie en el valle del Cauca”, los cronistas dejaron plasmado una dinámica de guerra entre los cacicazgos de la región, destrucción de poblaciones y sembradíos, robo de alimentos, bienes y personas; lo que hoy sería entendida como una guerra generalizada entre poblaciones era el vivir cotidiano de esta región. Estudios recientes muestran como las regiones indómitas fueron un peligro constante para los españoles que colonizaron estos territorios, aparte de los asentamientos en espacios controlados por comunidades indígenas complejas, especialmente de tradición chibcha y quechua, que tenía un estilo de vida sedentario y organización política jerarquizada, la inmensa extensión del territorio estaba dominada por indígenas “bárbaros” que atacaban periódicamente a las poblaciones de agricultores, ganaderos y comerciantes.

En este sentido, la violencia no se origina con Tirofijo, de hecho la violencia que ejercen los grupos armados ilegales es incomparable con el estado de incertidumbre e “inseguridad” que vivía una persona en los siglos XVI, XVII y XVIII; entender que la violencia no es una anomalía sino una constante entre los seres humanos nos permite comprender que la paz no es algo que venga con nosotros sino una forma de vida que se construye. La imagen que tenemos es de dos bandos enfrentados, un grupo de blancos que con espadas y cruces masacraban indefensos indígenas, hasta que fueron liberados por un bienaventurado Simón Bolívar, sin embargo la historia de la violencia es más compleja que la lucha entre los buenos y los malos. En una sociedad con altos niveles de agresividad el ser pacífico es una condena a muerte, todos sabemos la historia ficcional del campesino que llega por primera vez a Bogotá y es víctima de ladrones, estafadores y oportunistas, si recuerdan hay una canción de Jorge Velosa en la que incluso su cuchara de palo es hurtada en la capital. En este mismo sentido, los campesinos, blancos, mestizos, negros e indígenas, estaban desarmados y no contaban con entrenamiento militar para enfrentarse a otros blancos, mestizos, negros e indígenas que aprovechaban las ventajas del “dilatado territorio” para atacar impunemente a dichos pobladores.

Los niveles de violencia en la baja edad media eran incluso más altos que los actuales, un joven estaba preparado para matar y morir, en una batalla, en un duelo, por la más vana discusión en medio de la embriaguez. Diferentes factores hicieron que esta dinámica social cambiara, entre ellas la ampliación del comercio y el descubrimiento de América para Europa. Cuando se conoció la existencia de otro grupo de seres humanos la idea del mundo en Europa ya estaba cambiando, Luis Vives, Francisco Vitoria, Luis Mejía, las órdenes reformadas como los Agustinos, Capuchinos, Carmelitas y en especial los Dominicos, llevarían la voz al papa de estos nuevos mundos que debían ser convertidos antes que conquistados.

Es obvio que aquellos encomendados a realizar la labor evangelizadora no siempre cumplieron su tarea pacíficamente, se combatió a los pueblos indígenas de la misma forma como se había realizado la denominada “reconquista” de la península Ibérica, mediante requerimientos que en caso de no ser aceptados darían pie a la guerra. Cortés y Pizarro constituirían las campañas más ambiciosas y con mayores resultados en pérdidas humanas, mientras en el Nuevo Reino de Granada (espacio que hoy comprende Colombia, Panamá y partes de Venezuela, Brasil y Perú) la campaña se llevó de una manera menos ordenada, siendo el resultado de la acción de ciertos adelantados que se adentraron por el sur, por la costa de Maracaibo y por Cartagena, tarea que llevó a muchas alianzas con los indígenas pobladores de estos territorios quienes aprovecharon para combatir a las naciones enemigas con quienes tenían rencillas desde antes de la llegada de los españoles.

Nosotros tenemos la imagen de las ciudades como centros de inseguridad pero, hasta la masificación urbana de la segunda mitad de siglo, éstas eran en realidad un remanso protector para los pobladores honestos. Las ciudades principales eran centros de la burocracia y el comercio, pero no por ello de la abundancia, un rico de la etapa colonial viviría si acaso en las mismas condiciones que un habitante de clase media de hoy en día, pero nunca hubo un ambiente de riqueza blanca como se tiende a pensar, ni siquiera el oro salía por la vía legal hacia las arcas de la Real Hacienda, el contrabando, tanto de minerales preciosos como de otros bienes era uno de los males de la sociedad colonial del nuevo reino, grandes regiones del país vivían de este comercio ilícito que salía y entraba desde el Chocó, el Darién, la Guajira, Santa Marta, la serranía del Perijá, el río Zulia hacia Maracaibo. Regiones indómitas donde gobernaba el comercio ilegal y además se enmontaban los grupos más difíciles de controlar. ¿Notan una relación aquí con lo que vivimos hoy en día?

Este ambiente de fragmentación social y la dificultad de centralizar el poder político, incluso después de casi un siglo de crear el cargo de Virrey en el Nuevo Reino con el fin de controlar la región, hicieron que en el momento de “ausentarse” el poder monárquico en 1808, con la toma de la península por los franceses y el inicio del reinado de José I Bonaparte, cada provincia asumiera un proyecto propio. Más de una decena de constituciones, juras de la constitución de Cádiz y algunas declaraciones de independencia muestran este escenario fragmentado del cual la creación de la junta de gobierno de Santafé y la expulsión del virrey de la capital del Nuevo Reino no es más que una parte muy pequeña. La historia santafereña se dedicó a explicar que el hecho de que las provincias no se hubieran unido a Cundinamarca fue la causa de la reconquista, la desunión, la “Patria Boba”, pero en realidad ninguna provincia tenía por qué unirse a Santafé, que además de ser el sinónimo de la opresión centralista era una región pobre y sin importancia estratégica. La guerra que se ha pintado como de los “federalistas” contra los “centralistas” no existió como tal ya que en realidad fue una lucha entre las provincias, Cundinamarca, entre las provincias mismas, con realistas y patriotas, más que una lucha entre dos ideología, que se ve bonito, ordenado, la realidad muestra un enfrentamiento de todos contra todos.

La llegada de Morillo costó una serie importante de bajas, pero no de combates. La acción militar se centró en Cartagena, después de caer fue fácil llegar hasta Santafé con apoyo de la población realista y aquellos que habían formado parte del gobierno revolucionario que temían las represalias por haber participado en el experimento. En este momento se utilizó la misma estrategia de la revolución de los comuneros, castigar de manera ejemplar y expedita a las cabezas del movimiento y ofrecer el indulto para las tropas y mandos medios decididos a jurar lealtad al Rey. Muchos de aquellos que aprovecharon la revolución para ocupar empleos de Alcalde fueron apresados, enviados a Cartagena o a España, a ellos también les fue dado el indulto a cambio de presentarse con las autoridades realistas, pagar una fianza de hasta 3000 pesos o salir desterrados a Europa u otros reinos. Evidentemente esto no implicó que se hubieran apresado todos los patriotas, fue práctica común que entraran grupos armados a los pueblos y se los tomaran, robaran comida, dinero, pertrechos, reclutaran forzadamente a los presos y otros hombres, o llevaran a cabo juicios sumarios que terminaban en la ejecución inmediata del sindicado, y ¡estos eran grupos autónomos! No formaban parte del famoso ejército libertador.

Si se lee detenidamente la historia de la “guerra de independencia” se encuentra uno con un relato muy diferente al de la liberación de un territorio. Muchos pueblos se opusieron a la entrada de las tropas insurgentes, incluso después de haber sido declarada la victoria definitiva de la independencia en 1819 pueblos en Pasto, Santa Marta, Chocó y en poblados menores, se levantaban contra el gobierno republicano, enviaban misivas de adhesión a Fernando VII y se negaban a modificar sus instituciones tradicionales. De hecho, para muchos habitantes del Nuevo Reino la independencia fue una imposición, nunca existió un referendo, una construcción espontánea de gobierno, el acuerdo fue, finalmente, entre los generales provinciales que aceptaron unirse para ser más fuertes ante la posible invasión española, no por un asunto de solidaridad política.

Este origen fragmentado de la nación colombiana, no sólo por la separación de Ecuador, Venezuela y luego Panamá (después de seis intentos durante todo el siglo XIX), sería el caldo de cultivo para el desarrollo de una dinámica de guerras civiles durante todo el siglo XIX. Una parte se explica por los deseos autonomistas de las regiones, que dieron al traste con el proyecto centralista en 1853 al formarse la Confederación Granadina. Otra parte está dada por la radicalidad ideológica que se empieza a vivir desde el siglo XIX, en la que la filiación e identidad se daba a partir de ideología totalizantes como el liberalismo o el socialismo, y también de la defensa a ultranza de los valores tradicionales de la sociedad, lo que se denominó como conservadurismo. Una tercera motivación de las guerras era ocupar puestos, ya que los procesos meritocráticos son una invención demasiado reciente, en el siglo XIX cada partido nombraba sus partidarios en los puestos de gobierno, algo que ayudó a construir el clientelismo político en el que una persona apoya a un candidato político a cambio de un puesto en el gobierno, lo cual además dio una nueva forma a algo que ya se venía presentando desde la colonia: la empleomanía. De esta manera, un caudillo militar podía llevar a sus partidarios a tomar las armas bajo la promesa de conseguir puestos políticos y con ello una pequeña fortuna a costa del erario público. Finalmente estaba el honor militar, estos caudillos contaban con un sentimiento guerrero muy arraigado, la mayoría familiares de veteranos de la guerra de independencia, criados en la carrera militar, que no separaban el ejercicio de la política con el uso de las armas. Hay que tener en cuenta que durante el siglo XIX la política no se hacía mediante “campañas políticas”, los diferentes líderes políticos ganaban adhesiones por su candidato al cual era probable que no vieran en su vida[1].

Que la Guerra de los Mil Días haya sido la última guerra civil de Colombia no es casualidad, ni tampoco que haya fracasado en su intento de derrocar la Constitución de 1886. Si bien el liberalismo y el conservadurismo conservan una fuerte radicalidad ideológica, hace su aparición un enemigo común: el socialismo europeo. Por otra parte los conservadores dan paso a una política que permite compartir el poder, dejar unos puestos políticos para los liberales que con el tiempo van a lograr aumentarlos. Otra razón de suma importancia es que los caudillos de la guerra de los mil días no eran militares sino abogados, médicos e ingenieros, quienes consideraban que llevar la política por medio de las armas era incivilizado y por lo tanto condenaba al país a no alcanzar a las naciones avanzadas.

Es importante entender que a pesar de esta reducción del conflicto armado aún se presentaban conflictos y violencia en el campo colombiano, está bien documentado el ejercicio de organización de los trabajadores campesinos y la respuesta de los hacendados y de la misma fuerza pública, digno de mención es el levantamiento de los indígenas del Cauca liderados por Quintín Lame en 1915 y las diferentes manifestaciones de obreros en la década de 1920, una de ellas violentamente reprimida y que pasó a la historia como una de las mayores masacres de todos los tiempos: La masacre de las bananeras de 1928 ordenada por el general Carlos Cortés Vargas y permitida por el presidente Miguel Abadía Méndez.

El Bogotazo fue un punto de llegada, no de partida. Para 1948 la situación de violencia en los campos era generalizada, las persecuciones a los campesinos liberales por parte de campesinos conservadores estaban a la orden del día, la mayor parte de ellas asociadas a las regiones cafetaleras. Sin embargo, es probable que la violencia no haya sido causada por el auge cafetalero, sino que este presentó una oportunidad de apropiación de riqueza por parte de los bandoleros. En este sentido se evidencia algo que manifestaron Marco Palacios y Frank Safford: “La Violencia organizada no será fruto de la inequidad ni de la riqueza, será ‘la violencia como negocio’ en la cual las bandas conservadoras comerciaban café robado mientras los liberales se dedicaron al abigeato, para posteriormente pasar a la compraventa de tierras obtenidas mediante la extorsión y el desplazamiento de sus empresarios.[2]

Después de todo lo anterior ya nos acercamos a una historia más reconocible, vivida por abuelos de algunos de ustedes. Con la eliminación y desmovilización de las guerrillas liberales y de los bandoleros la paz parecía ser estable, un gobierno fuerte que controló los partidos y ánimos políticos gracias a la toma del poder por la que entonces era la institución con mayor legitimidad del país: el ejército. Hay que entender que la dictadura de Rojas Pinilla fue, más que la represión contra el pueblo como las dictaduras anticomunistas del Cono Sur, una oportunidad de calmar la violencia política con una propuesta progresista, por eso tantos abuelos guardaban simpatía por Rojas Pinilla, tanto así que incluso cuando éste perdió las elecciones de 1970 terminó justificando el nacimiento de un movimiento guerrillero: el M19.

El surgimiento de las FARC y del ELN es permitido no sólo porque sus líderes quisieran cambiar el mundo, en buena medida fue el desencanto con las élites políticas generada después de la pausa dictatorial, todo esto sumado a una cada vez más acentuada dificultad para acceder a la tierra. Esto también debe comprenderse arraigado en la misma construcción de una autonomía armada en la región del Tolima y el Sumapaz, lugares donde el Partido Comunista logra configurarse como opción política. La opción que brindaba el comunismo a los campesinos era tomar acciones sin necesidad de contar con el poder institucional, alejados de los puestos de gobiernos el clientelismo pierde valor y gana la organización colectiva lo cual les permite tomar tierras y crear “repúblicas independientes”.

La represión a estas organizaciones campesinas facilitó la organización armada, le brindó la base popular necesaria para la operatividad de un grupo pequeño de hombres y mujeres armados que combatían al ejército con muy pocos recursos. Durante las décadas de 1960 y 1970 las opciones de una victoria armada de las guerrillas estaban alejadas de la realidad, más no del pensamiento de las élites y de los habitantes de las ciudades. Se generó una romantización de la lucha guerrillera, de la imagen del guerrillero heroico y el hombre nuevo planteado desde Cuba para América Latina, pero el guerrillero fue más un mártir que cualquier cosa: el Ché Guevara, Camilo Torres y otros tantos fueron incrementando el martirologio de la izquierda colombiana que a pesar de estar presente en todas las noticias no llegaba a ser realmente una amenaza al statu quo.

Lo anterior me da pie para enlazar todo con los medios de comunicación, ya que lo que conocemos hoy como mass media es efecto mismo de la sociedad de consumo, esto no implica que no se generara opinión a través de los medios impresos, de hecho fue un punto fundamental al momento de defender las libertades con la reconquista fernandina en el Nuevo Reino y de los puntos indispensables al momento de crear las constituciones de principios de siglo XIX. Pero esta opinión, de hojas volantes y periódicos de pequeña distribución no se puede comparar con los medios informativos que se producen desde inicios del siglo XX. Para la década de 1920 los periódicos se dedican menos a la opinión política y más a la información noticiosa, y su objetivo primordial ya no era difundir una idea sino vender, y algo que rápidamente se dieron cuenta es que la sangre vende. Los reporteros se aliaron con los policías y jueces con el propósito de obtener las primicias, lo que ahora se conoce coloquialmente como las “chivas”, y una historia de un homicidio podía seguirse desde la misma acción hasta el juicio respectivo del criminal.

Sin embargo los periódicos seguían siendo un fenómeno urbano, la información de las guerrillas liberales y la Violencia campesina era tratada de manera superficial, tanto así que sólo cuando es publicado el libro de Germán Guzmán Campos, Eduardo Umaña Luna y Orlando Fals Borda, “La Violencia en Colombia”, llega a la vista del país urbano la realidad de los campos colombianos. Paradójicamente la nueva población que llegaba a las ciudades conocía qué pasaba en las regiones violentas porque había sido desplazada de sus regiones. A diferencia de Europa donde la urbanización se alimenta de la fábrica que atrae campesinos, en Colombia las ciudades crecen por el desarraigo campesino, por ello las ciudades crecen y con ello el conflicto urbano, la delincuencia y la marginalidad, porque no crecieron bajo el impulso de la atracción sino como consecuencia de la expulsión campesina.

Para la década de los sesenta se había reducido significativamente el desplazamiento campesino, las ciudades seguían creciendo porque las familias optaban por buscar opciones laborales en la ciudad ante un campo cada vez más deprimido. Si recordamos, las regiones que se consideraban como salvajes en la época virreinal lo seguían siendo en la década de los sesenta. Los caminos seguían siendo trochas, el proyecto ferrocarrilero se estancó muy pronto y quedaba solamente la producción cafetalera y ganadera, todo lo demás contaba con un limitado mercado y mucho menos una capacidad exportadora. Sin embargo el país era un hervidero de problemas, la delincuencia en las urbes se incrementaba y el gobierno enfrentaba la amenaza comunista que se materializaba en las guerrillas. Los medios de comunicación aún se limitaban en buena medida a la prensa, aunque la televisión aumentaba sus consumidores que se reunían en grupos para ver la limitada parrilla ofrecida por las programadoras nacionales.

El surgimiento y acción de las guerrillas fue seguido por la prensa nacional y a través de ella se conocían sus acciones, y como la sangre vende los diarios aprovecharon esta nueva fuente noticiosa para incrementar sus ventas. Los reporteros lograban entrevistas con los misteriosos guerrilleros y éstos aprovechaban la publicidad para ganar mayores adeptos y respaldo político.  Además contaban con sus propios medios de comunicación, periódicos partidarios de difusión limitada que circulaban entre los simpatizantes y no pocas veces se llevaban a las fábricas y los barrios. El tema estaba en boca de todos, prácticamente no había un colombiano que no supiera de la existencia de estos misteriosos guerrilleros, pero ése halo de misterio lo tenían precisamente porque no se sabía dónde estaban. Aparte de regiones campesinas muy específicas y en general aisladas, algunas organizaciones barriales y acciones armadas de algún impacto, no eran en realidad una amenaza al orden constitucional, o por lo menos no un cuerpo suficientemente poderoso para enfrentar a la fuerza armada institucionalizada. De hecho una estrategia fundamental de la guerrilla consistía en lograr la deserción masiva de militares para con ello aumentar su tropa, armamento y pertrechos, algo que nunca sucedió.

Y llegamos a la década de 1980, el momento en que toda esta historia se entrecruza para responder a los tres ejes que nos convocan a esta discusión. El narcotráfico se originó con la ampliación del mercado de las drogas hacia Estados Unidos y la apertura de rutas transnacionales que permitían la exportación de mariguana hacia ese país. Las rutas que se utilizaron desde finales de la década de los sesenta eran tradicionales salidas de contrabando por la costa caribe y después las rutas de contrabando por la costa pacífica, regiones en las que el control estatal era poco o fácilmente corruptible, porque hay que aclarar aquí una cosa, desde la colonia el contrabando se pudo conseguir gracias a que las autoridades permitían el tráfico ilegal a cambio de una parte de las ganancias del negocio. El auge del narcotráfico se consigue gracias a que es un negocio ilegal inédito en Colombia con una tasa de ganancia que no se puede comparar con ningún otro negocio ilícito.

En la década de los setentas con la organización de los denominados carteles del narcotráfico el negocio adquiere un nuevo matiz, el dinero es tanto que permite construir un país subterráneo que sustenta un negocio del que todos saben pero que nadie ve. En muchas ocasiones ciertos frentes guerrilleros aprovecharon el poder de las armas para ofertar protección al tráfico ilegal, con esto se pudo aumentar la capacidad armamentística de dichos grupos, pero también les implicaba exigir cada vez más recursos a los narcotraficantes e incluso intentar tomar parte activa en el negocio más allá de la mera colaboración. Para finales de los ochentas el narcotráfico había logrado construir un aparato armado lo suficientemente fuerte para no sólo no depender de la guerrilla sino comenzar a atacarla, y surge entonces el fatídico coctel de guerrillas, paramilitares y narcotráfico. La guerra sucia que desde finales de los setenta había sido monopolio del Estado era ahora compartida y luego delegada a los paramilitares, que se convirtieron en la avanzada de un conflicto en los campos que buscaba ganar tierras controladas por la guerrilla, expulsar campesinos y aprovechar el auge del narcotráfico, una réplica a gran escala de los sufrido durante la violencia de la década de 1940.

El choque más importante fue la capacidad del narcotráfico de atacar a las ciudades y de hacerlo bajo la estrategia del terrorismo, la cual fue una opción tomada en buena medida porque su objetivo no era ganar poder político sino debilitarlo. La década de 1990 fue la más violenta de la historia del país porque prácticamente todo el país estaba enfrentado al auge de los grupos armados, y en ese momento los medios de comunicación se convirtieron en partícipes del conflicto. Ya no sólo había una necesidad de vender información, además los actores armados optaron por silenciar a los periodistas convirtiendo al país en uno de los más peligrosos del mundo para ejercer dicha profesión. Entonces la opción de los medios ya no sólo fue informar, sino tomar una posición militante ante el problema del conflicto, lo cual en buena medida cuestiona su objetividad pero se explica por la necesidad gremial de fortalecerse políticamente gracias a la capacidad que tienen de generar opinión.

Lo que viene es memoria común, años de ataque frontal a las grandes organizaciones de narcotraficantes que finalmente serían debilitadas por el surgimiento de nuevos productores y la nueva dependencia de los cárteles mexicanos para el transporte de la droga a Estados Unidos. La pérdida de la base social de la guerrilla por la acción de los paramilitares que acorraló sus fuerzas hasta ser debilitadas por la acción de las fuerzas armadas. La desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia y la fragmentación de éstas en múltiples grupos, pequeños pero muy poderosos, que controlan regiones específicas del país. Y finalmente los medios de comunicación en una posición ambivalente entre el orden y la paz, entre el ataque irrestricto a las guerrillas y el apoyo a la institucionalidad en su propuesta de paz.

Para finalizar, tal vez lo más importante es mostrar que la violencia es una constante, pero no por ello una anomalía. Sólo con una solución institucional a los fenómenos de violencia que afiance una cultura de paz será posible construir el país pacífico que constituye el deseo común de los colombianos. Ningún pueblo carece de heridas, Europa está marcada por guerras y violencia durante casi toda su historia, recuerden Bosnia, Chechenia, Ucrania, eventos recientes que demuestran que la paz no es algo ganado y mucho menos la propiedad de unos cuantos pueblos. Pero lograr la paz implica sanar las heridas, y conocer el pasado y conservar la memoria ayudan a que las heridas sanen y se asuma un compromiso voluntario para obtener el cese de la violencia. Paradójicamente, somos un país que conoce muy bien de su violencia, pero poco sabe de su paz. Aún no conocemos los resultados de los procesos de perdón en la época colonial, después de las guerras civiles decimonónicas, incluso es poco lo que sabemos de los periodos de paz entre la guerra de los mil días y La Violencia, y mucho menos de los pueblos que no han sufrido durante años de la violencia, donde la gente aún se muere de vieja, porque los hay. Estudiar la violencia nos permite sopesar quiénes somos, ahora es tiempo de estudiar la paz para saber qué podemos ser.


Adjunto

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "Violencia, narcotráfico y medios de comunicación. Una perspectiva histórica.," en Historia, crimen y justicia, 03/06/2016, https://hccj.hypotheses.org/106.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *