Crecimiento y subdesarrollo, paz y guerra durante el auge cafetero en Colombia, 1904-1930

Para las primeras décadas del siglo XX el paisaje cafetero (mapa 1) estaba volcado hacia el occidente del país, en la zona cafetera conformada por los departamentos de Antioquia, Caldas, Cundinamarca, Tolima y Valle; algunos departamentos mantuvieron una producción cafetera que iría perdiendo terreno progresivamente en tanto otros comenzarían a crecer como Huila y Cauca; entre tanto Santander, Norte de Santander y Boyacá tendrían una participación cada vez más reducida en el conjunto nacional, y serían marginales las pequeñas producciones de los departamentos del Cesar, Magdalena, Vichada y Meta.

 

Mapa 1. Áreas de cultivo de café y división política de Colombia hacia 1920

coffee industry

Fuente: David Bushnell, The Making of Modern Colombia. A Nation in Spite of Itself (Berkeley: University of California Press, 1993), 171.

Según Sebastián Mazzuca y James Robinson, este periodo representó la desaparición del patrón de violencia al interior de los partidos y una nueva cultura de intercambio de poderes que se logró mediante acuerdos entre las élites que constituyeron el bipartidismo[1]. El acuerdo entre los partidos consistió en que, en lugar de eliminar en su totalidad la participación de los liberales en el congreso, se aumentó la participación legal de los representantes de ese partido en la legislatura, como afirman Mazzuca y Robinson “El aumento de la representación minoritaria en el Congreso disuadiría a la oposición Liberal de la insurrección” [2]. Estos dos autores se oponen a la hipótesis expresada por Bergquist, Oquist y Henderson, según la cual la guerra de los Mil Días, y de manera consecuencial La Violencia liberal-conservadora de las décadas de 1940 y 1950, sería el producto de los cambios estructurales que se configurarían en un conflicto armado por las crisis fiscales y el descenso del precio del café. Lo que observan Mazzuca y Robinson en cambio es que los argumentos económicos de uno y otro partido son estrategias del discurso político que buscaban legitimar el conflicto antes que ser realmente las causas estructurales del mismo[3].

Desde una perspectiva neoinstitucional, ambos argumentos tienen parte de razón pero no comprenderían la complejidad de la paz y la guerra en su totalidad. Para esta escuela económica el centro del argumento es el control de la violencia partiendo del presupuesto hobbesiano según el cual los seres humanos tienden a la violencia y las sociedades controlan este impulso mediante diferentes estrategias. En esta perspectiva habrían dos tipos de sociedades: abiertas y de “estado natural”, las primeras controlan la violencia mediante el aseguramiento de la participación política y el no limitar las actividades económicas, en cambio, las segundas reprimen la violencia mediante la conformación de una coalición dominante que manipula el acceso a la economía y a la participación política[4]. Esta teoría será tratada con mayor detalle en el apartado final de este trabajo con el fin de analizar desde esta perspectiva La Violencia que se desencadenó en las regiones cafeteras en la década de 1940.

 

El auge cafetero

Después de la Guerra de los Mil Días los gobiernos tuvieron que afrontar la reconstrucción de un país devastado. En los campos de Santander los cafetales estaban abandonados y la infraestructura destruida, los almacenes saqueados y las finanzas públicas casi en ruinas; así mismo fue el momento de enfrentar a Brasil, el mayor productor mundial de grano que abastecía el 70 % del mercado internacional, país que además contaba con el respaldo institucional que amparó el crecimiento de los cultivos a partir de la expansión de la frontera agrícola al norte de Sao Paulo, aunado a un fortalecimiento del federalismo y una cada vez mayor autonomía de los estado ricos para producir, incentivando la movilidad de la mano de obra e incluso la inmigración de obreros europeos que reemplazarían la fuerza de trabajo esclava[5].

Enfrentar estos retos implicó para Colombia una década de reformas administrativas y de política económica que permitieron desarrollar el crecimiento continuado que tuvo la industria cafetera desde la década de 1920 hasta la de 1960. Como se mencionó en la introducción de este trabajo la reforma que permitió superar la exclusión del Partido Liberal de la participación del poder político fue una de las primeras acciones del gobierno después del cese de las acciones de la guerra. Esta transformación, liderada por el presidente Rafael Reyes, permitió el cese de las confrontaciones bipartidistas y con ello la ejecución de las reformas que permitirían recuperar el país. La transformación económica giraría en torno a dos aspectos: la reforma fiscal y el impulso a los ferrocarriles, en una aparente emulación de las políticas de Porfirio Díaz, de quien era un gran admirador[6].

En cuanto a la red de ferrocarriles, Reyes lograría durante su presidencia aumentar de 565 a 901 kilómetros la red ferroviaria nacional, apenas un 6 % de lo que en ese momento tendría México. A pesar de este modesto esfuerzo lograría conectar a Bogotá y otras regiones con el Magdalena, la arteria fluvial navegable que permitía transportar mercancías hasta los puertos de la Costa Atlántica[7]. La región santandereana entre tanto buscaba superar el grave estado en el que quedó el ferrocarril de Puerto Wilches y además concretar el objetivo de conectar con Bogotá desde el Magdalena, sin embargo solo hasta 1941 se terminaría la construcción de la línea con un alto sobrecosto para el gobierno que emitió una gran cantidad de bonos de deuda para financiar esta empresa, lo cual no lograría ser suplido ni siquiera con los recursos provenientes de la indemnización por la pérdida de Panamá[8].

Para 1925, como se observa en el mapa 2, la extensión de ferrocarriles alcanzaría los 2600 kilómetros, cifra que aún era demasiado baja con respecto a los demás países de América Latina. Al momento de presentarse la crisis de 1929 Colombia no había logrado cumplir con sus objetivos infraestructurales en relación con los ferrocarriles y además había adquirido una deuda por la ampliación de la malla férrea que finalmente nunca tendría retorno.

Otra actividad de Reyes a favor de la economía fue la reforma monetaria que incluyó un cambio de denominación, de tal manera que un peso sería equivalente a los devaluados cien pesos que estaban en circulación, logrando así que la moneda aparentara una cercana paridad al dólar norteamericano. Pero tal vez el mayor logro financiero de su gobierno fue reestablecer el crédito externo, lo cual fue un logro que implicó aceptar las demandas de los prestamistas internacionales. Además, desarrolló una política de beneficios tributarios y subsidios para la exportación de bienes agrícolas así como de bienes manufacturados. Todas estas medidas crearon una recuperación económica modesta, pero suficiente para recuperar la confianza en el desarrollo del país que se perdería nuevamente con la separación del Istmo[9].


Mapa 2. Ferrocarriles en Colombia 1925

ferrocarriles 1925.fw

Tomado de: Adolfo Meisel Roca, María Teresa Ramírez, y Juliana Jaramillo, “Muy tarde pero rentables: Los ferrocarriles en Colombia durante el periodo 1920-1950”, Cuadernos de Historia Económica y Empresarial, núm. 34 (2014): 26.

 

Las décadas de mayor auge cafetero estarían enmarcadas en la “danza de los millones”, un momento en el cual la recuperación del crédito y la indemnización por lo invertido en el canal de Panamá conllevó a un derroche de obras de infraestructura a nivel nacional[10]. Este periodo representó un aumento vertiginoso de las exportaciones de café, como se observa en la gráfica 1, en parte gracias a las obras de infraestructura que permitieron disminuir los costos de transacción para la salida del grano, aunque vale la pena recalcar que este incremento benefició en principio a la zona cafetera.

Gráfica 1. Exportación física de café

Kalmanovitz. v9n17a3g2

Tomado de: Salomón Kalmanovitz, “Colombia en las dos fases de globalización” Revista de Economía Institucional. 9.17 (2007):54.

David Bushnell considera que este auge se debe a dos factores, al aumento de los precios internacionales del café desde 1909 con una leve baja en la primera guerra mundial y la rápida recuperación desde el final de la gran guerra. Según datos de Marco Palacios entre 1915 y 1917 la producción anual era de aproximadamente 800 000 sacos de 60 kg, siendo la tasa anual de crecimiento entre 1915/1917 y 1970/1972 de un 4.2 %. Los periodos de mayor crecimiento fueron entre 1915/1917 y 1930/1932, cuando creció un 9.93 % anual, el periodo de mayor auge cafetero de la historia nacional[11].

Bushnell señala que para 1924 el café representaba el 80 % del total de las exportaciones nacionales. El siguiente factor que conllevó al auge cafetero fue la ampliación de la malla ferroviaria que redujo significativamente los costos de transporte, además de poder alcanzar directamente por tren el puerto de Buenaventura que conectó las zonas productivas del Valle del Cauca con el océano Pacífico. La pérdida de Panamá implicó por una parte la pérdida de una oportunidad para construir y manejar un canal interoceánico colombiano, paradójicamente, el que Estados Unidos haya construido el canal permitió que Colombia se beneficiara de la salida de productos desde Buenaventura que podían ser llevados a los mercados mundiales[12].

En términos monetarios la mayor transformación fue la creación del Banco de la República en 1923 el cual tuvo como función principal la conversión del capital al papel moneda. Durante la presidencia de Reyes el Congreso había reforzado el sistema monetario adoptando el patrón oro, además “creó la Junta de Amortización, encargada de fijar periódicamente la tasa de cambio del papel moneda”, y que fue el precedente inmediato del Banco de la República[13]. La motivación para crear un banco central provino después de la crisis económica causada por la Primera Guerra Mundial, pero ante todo fue una manera de reajustar la debilitada fiscalidad del gobierno colombiano, para lo cual se encargó a la Misión Kemmerer el configurar la nueva política monetaria del país. Esta misión, dirigida por economista estadounidense Edwin Walker Kemmerer, acompañado de H. M. Jefferson, Fred Rogers Fairchaild, Thomas Russell Lill y Frederick Bliss Luquiens; en principio esta comisión tuvo un carácter meramente consultivo, pero el Congreso tomaría cada recomendación de Kemmerer y su equipo y la convertiría en ley de la república[14]. En total fueron seis las acciones fundamentales de la misión en Colombia que prácticamente replicaron el modelo norteamericano de administración monetaria:

  1. Ley del Banco de la República, por la cual se organizó el Banco Emisor.
  2. Ley sobre Establecimientos Bancarios, por la cual se creó la Superintendencia Bancaria.
  3. Ley de Timbre, que reorganizó el funcionamiento de las Aduanas y estableció la Recaudación de Rentas Nacionales.
  4. Ley de impuesto sobre la renta, que organizó el recaudo tributario.
  5. Ley de Contraloría, que transformó la antigua Corte de Cuentas en la Contraloría General de la República
  6. Ley sobre fuerza restrictiva del presupuesto, que limitó las facultades del Parlamento para ordenar el gasto público y dejó esta iniciativa en manos del Poder Ejecutivo[15].

Después de la crisis de 1929 el Banco de la República se transformaría sustancialmente, su Junta Directiva fue ampliada para dar cabida a la Federación Nacional de Cafeteros, y las Cámaras de Comercio y Sociedades de Agricultores que ocuparían una única silla. Una de las características de la época fue que “el Banco central les prestó a los caficultores cuando lo requirieron, con tasas subsidiadas de interés, y, con frecuencia, su administración fue encargada a un hombre del gremio.[16]” La participación del sector exportador en la banca central le permitió protegerse ante la tendencia latinoamericana de presionar fiscalmente los ingresos por exportaciones para subsidiar la industrialización[17].

 

Crecimiento desigual

Marco Palacios llama la atención sobre el modelo de crecimiento liberal de la economía cafetera durante los años de auge. Según Palacios la intervención estatal no está orientada en este periodo “a transformar las estructuras que originan la crisis del sistema, sino a paliar sus efectos más traumáticos, crisis que por lo general se originan en la concentración de la propiedad y el ingreso y en el nexo con el mercado mundial.[18]” La macroeconomía estaría siendo dominada por el sector privado y la intervención estatal estaba en función de los requerimientos de aquél.

A pesar del aumento de las exportaciones y de las reformas monetarias, la economía campesina seguía siendo en buena medida de autoconsumo, y las bebidas y vestuario entre otros bienes manufacturados se mantienen a un nivel de consumo bastante bajo. La gran diferencia con el modelo de desarrollo cafetero brasilero fue que “el sector productivo no representa ninguna presión sobre la balanza de pagos y puede permanecer al margen de las oscilaciones de precios internacionales toda vez que ni demanda bienes importados ni exige mucho circulante monetario.[19]” El ingreso per cápita entre 1925 y 1929 era de apenas unos 100 dólares anuales, por lo que la importación de bienes de consumo se destinaba a los grupos de altos ingresos, las clases populares urbanas y semiurbanas consumían productos importados de tipo masivo (medicamentos, productos de aseo personal, alimentos, etc.) y en mucho menor medida lo hacían los campesinos[20].

Además de lo anterior, si bien se presentó un aumento en las exportaciones, los ingresos por las bonanzas en los precios del café y una ampliación de los mercados, “la expansión cafetera de los años veinte se basó en cultivos tradicionales, extensivos, con baja tecnología, pero que mantenían costos de producción muy bajos debido a que el nivel de vida de la mayoría de los campesinos productores bordeaba la subsistencia.[21]” La bonanza cafetera no redundó en una industrialización del país, como muestra la tabla 1; el sector agrícola continuó dominando la economía colombiana durante toda la primera mitad del siglo XX.

 

Tabla 1. Composición de la población económicamente activa

Sectores 1912 1938 1951
Primario 75 62 55
Secundario 13 17 16
Terciario 12 21 29

Tomado de: Marco Palacios, Entre la legitimidad y la violencia: Colombia 1875-1994 (Bogotá: Grupo Editorial Norma, 2003) 94

La población en su mayoría vivía en el área rural, e incluso las zonas urbanas seguían siendo afectadas por los ritmos, valores y limitaciones propios de la vida campesina. Si a esto se le suman los altos índices de analfabetismo, la baja escolaridad y escasa vacunación, es evidente que en lugar de traer beneficios a la sociedad, el auge cafetero estaba ampliando la brecha entre las clases sociales y entre la ciudad y el campo[22]. Por otra parte, la producción agrícola de consumo interno sería insuficiente para satisfacer la creciente demanda causada por el auge económico, esto, en consecuencia, trajo un aumento generalizado de los precios cuyo cenit se alcanzó entre 1926 y 1927, cuando los bienes de consumo básico aumentaron su valor en un 30 %[23].

Irina España y Fabio Sánchez han cuestionado incluso que el desarrollo industrial colombiano haya estado asociado al café. Según estos autores la idea más común es considerar que el auge exportador permitió la acumulación de capitales, el incremento de la capacidad importadora, el fortalecimiento de los ingresos públicos y la ampliación del mercado interno para bienes industriales. La contradicción sería que la misma función fue cumplida por el oro hasta el siglo XIX y el café se desarrolló en primera medida en los Santanderes y Cundinamarca sin que esto hubiese implicado un desarrollo en las estructuras económicas y políticas necesarias para convertir el ingreso cafetero en capital industrial. Tampoco sería correcta la consideración de que una tenencia de tierra más igualitaria en Antioquia habría conllevado un mayor desarrollo, una ética del empresariado diferente a la de los hacendados más arraigados en las costumbres empresariales del siglo XVIII y XIX, sin embargo, queda la duda de por qué no se pudieron desarrollar estas formas igualitarias en otras regiones del país. Para estos autores la verdadera transformación que implicó un efecto industrializador fue la acumulación de capital humano[24].

Que el desarrollo industrial haya sido diferenciado regionalmente se puede considerar producto de una situación en la que las regiones con mejores estructuras sociales y productivas, así como mayores niveles de educación, tuviesen una mayor industrialización, aunque se enfrentara a una zona geográfica difícil, conflictos civiles o tuviese una alta injerencia de la iglesia católica. La tabla 2 muestra como existía una correlación entre los niveles de alfabetización y la ocupación industrial en los diferentes departamentos, que a la vez serían los que lograrían las mayores acumulaciones de capitales más allá de las fluctuaciones en el mercado internacional del café. Según estos autores, mientras una región cafetera tenía un 8 % más de probabilidades de industrialización con respecto a una no cafetera, las regiones educativas implicaban un 21 % más de posibilidades para generar capital industrial[25].

El análisis de España y Sánchez brinda una perspectiva novedosa para entender el desarrollo diferenciado del país en la primera mitad del siglo XX. Aunque el sector cafetero tuvo una influencia relativa en la generación de industria en ciertas regiones, también tuvieron que estar presentes el desarrollo de los mercados y la capacidad de las regiones para absorber nuevas tecnologías, pero ante todo, sería la posibilidad de contar con un capital humano con niveles mínimos de habilidades para recibir instrucciones básicas y realizar cálculos simples en una fábrica[26]. La industrialización no carece de brazos solamente porque estos sean absorbidos por otra actividad económica, sino primordialmente porque su fuerza de trabajo es cualitativamente distinta a la agrícola.

 

Tabla 2. Distribución regional de los ocupados en el sector manufacturero (porcentaje relativo al total del país) y porcentaje de la población que sabe leer

industrialización.fw

Tomado de: Irina Rosa España Eljaiek y Fabio Sánchez Torres, “Industrialización regional, café y capital humano en la primera mitad del siglo XX en Colombia”, Documentos CEDE, núm. 36 (2010): 19–22.

 

De violencias y paradojas. Crecimiento económico y la lógica del Estado natural

Según North, Wallis y Weingast, todas las sociedades enfrentan el problema de la violencia, pero ninguna sociedad resuelve el problema de la violencia eliminándola, a lo sumo, puede ser contenida por los límites impuestos por las instituciones (patrones de interacción que constriñen las relaciones individuales) y las organizaciones (grupos específicos de individuos persiguiendo objetivos comunes mediante acciones medianamente coordinadas)[27]. Según estos autores, las “sociedades de acceso abierto” suelen limitar la violencia mediante las instituciones, en tanto los “Estados naturales” reducen el problema de la violencia endémica a partir de la formación de coaliciones entre aquellos miembros que poseen ciertos privilegios[28]. Las sociedades de acceso abierto son ante todo pacíficas, la lógica de esto se debería a que la economía y la sociedad abierta permiten el acceso de todos los individuos al sistema político. Cuando el sistema político es abierto todas las personas pueden acceder en igualdad de condiciones a los beneficios económicos, a la protección judicial (tanto para la propiedad como para la vida) y mantienen la democracia estable[29].

Es evidente que la apreciación del neoinstitucionalismo está enfocada en las sociedades industrializadas de libre mercado, siendo las demás víctimas del Estado natural en el que una élite puede mantener el orden mediante el ejercicio de la fuerza y la limitación del acceso a la propiedad, los mercados y la política. Las características de una sociedad de acceso abierto, y por ende pacífica, serían un bien consolidado esquema de creencias acerca de la inclusión y la igualdad de todos los ciudadanos; un acceso a las actividades económicas, políticas, religiosas y educativas sin restricciones; que el apoyo para las formas organizacionales en cualquier actividad esté disponible para todos (por ejemplo, la protección de los contratos); que la ley se aplique con el mismo rigor para todos los ciudadanos; y que el intercambio es impersonal (las personas no necesitan conocerse personalmente para poder comerciar)[30].

En contraste, las características de un Estado natural son que está construido sobre la base de las relaciones personales, los contratos se realizan cara a cara y el comercio está dominado por la interacción personalizada entre los agentes, esto es, a través de redes elitistas que controlan los mercados y la propiedad. La solución a la violencia que brindan estas sociedades se logra mediante la coalición entre los militares, políticos, eclesiásticos y las élites económicas. En este tipo de organización social las élites poseen acceso privilegiado a las materias primas o controlan las actividades económicas, así como el privilegio de conformar organizaciones. La paz en estas sociedades es una necesidad ya que la violencia reduce las rentas, a su vez, el aumento de las rentas impulsa a las élites para incrementar sus esfuerzos en la reducción de la violencia. “Sin embargo, debido a que la paz depende del balance de intereses entre la coalición dominante, los órdenes de acceso limitado son sensibles a los cambios que alteran los intereses de las élites y sus capacidades”[31].

Siguiendo los conceptos del neoinstitucionalismo, la relación entre crecimiento económico y violencia no sería una paradoja. Mientras en los países desarrollados el crecimiento económico estuvo asociado a una ampliación de los accesos igualitarios concomitantes al libre mercado y la limitación del poder centralizado frente a una fuerte autonomía estatal, en contraste, las sociedades latinoamericanas habrían heredado el sistema corporativo que limita el acceso a los derechos a ciertos ciudadanos en tanto es garantía para el sostenimiento de las autarquías elitistas que no permiten el autogobierno y por ende la innovación[32]. Esta idea incómoda para los latinoamericanos es en cambio compartida por la opinión pública norteamericana, según Acemoglu y Robinson las instituciones políticas inclusivas son aquellas que están suficientemente centralizadas y que son pluralistas, es decir, que imponen la ley y el orden a través del monopolio de la violencia legítima, garantizan la redistribución fiscal en forma de servicios e infraestructura, y fomenta la actividad económica. Las instituciones políticas extractivas concentran el poder en una élite reducida con un poder casi ilimitado, que limita los incentivos económicos y monopoliza las rentas en beneficio propio. La dialéctica de estas instituciones económicas conlleva a que instituciones económicas inclusivas rechacen el desarrollo de instituciones políticas extractivas y viceversa. La lógica de la libertad de mercado norteamericana asociada a una democracia que teme a la centralización y el dominio de un grupo sobre los demás ciudadanos es un ejemplo de esto; así mismo, la persistencia de instituciones políticas extractivas desestimula el desarrollo de instituciones económicas inclusivas en América Latina, ya que aquel que entre a jugar con las reglas de la libre competencia y la igualdad jurídica se verá obstaculizado por las reglas del monopolio y las clientelas políticas[33].

Mientras el eje de la producción cafetera pasó de la región nororiental del país hacia el occidente, pareciera que se llevó consigo también la violencia. Una correlación de las dos etapas de la violencia bipartidista (1946-1957 y 1958-1966) sería muestra de lo anterior. Mientras para el primer periodo Santander y Norte de Santander muestran una gran cantidad de muertes asociadas al conflicto (23 %), para el segundo periodo solo van a representar un 3.8 %, entre tanto, Tolima y Valle pasaron de un 25 % de todas las muertes a un 59 % durante el segundo periodo de violencia[34]. Sin embargo, un análisis más detallado demuestra que el problema es más complejo, ya que aunque en efecto hay una movilidad de la violencia y no se perpetúa en una región específica, no se puede asociar necesariamente al café. La gráfica 1 permite cruzar la cantidad de fincas cafeteras por departamentos y el porcentaje de muertes relacionadas con el conflicto bipartidista en cada uno de éstos, mostrando que en los departamentos del Valle y Tolima hay un aumento en la intensidad de las muertes frente al periodo anterior y sin embargo su producción cafetera disminuye; en contraste, Santander, Norte de Santander y Boyacá no presentan un aumento significativo de su producción pero sí una disminución en las acciones armadas; en tanto Caldas disminuye su producción y de paso sus hechos de violencia, aunque siguen siendo significativos.

 

Gráfica 2. Correlación porcentaje muertes ocasionadas por la violencia y porcentaje fincas cafeteras por departamento (1946-1957 y 1958-1966)

1946-1957

1958-1966

Fuentes: Paul H. Oquist, Violence, conflict, and politics in Colombia, Studies in social discontinuity (New York: Academic Press, 1980), 6 y 9; Marco Palacios, El café en Colombia, 1850-1970: una historia económica, social y política, 4a. edición corregida y actualizada (México, D. F: El Colegio de México, 2009), 480.

 

La perspectiva es diferente cuando se observa el problema a nivel de regiones cafeteras. En la primera etapa de La Violencia la zona cafetera tuvo la misma participación nacional tanto en cantidad de fincas cafeteras como en acciones violentas; entre tanto los demás departamentos productores de café (Boyacá, Huila, Norte de Santander y Santander) representaban un 29 % de la totalidad de las fincas cafeteras del país y a la vez solo un 14 % de las acciones violentas. Para la segunda etapa de La Violencia la zona cafetera representa el 90 % de la propiedad cafetera del país, así como la mayor cantidad de acciones violentas; en los departamentos por fuera de esa zona las acciones armadas aumentarían su dimensión relativa con respecto al total nacional, pero buena parte de eso se debe al incremento de las acciones armadas en el Huila, departamento que además incrementó sus propiedades cafeteras en un 75 %.

Gráfica 3. Correlación porcentaje muertes ocasionadas por la violencia y porcentaje fincas cafeteras por regiones cafeteras (1946-1957 y 1958-1966)

1958-1966_reg 1958-1966_reg2

Fuentes: Oquist, Violence, conflict, and politics in Colombia, 6 y 9; Palacios, El café en Colombia, 480.

A diferencia de lo mostrado por Bergquist para la Guerra de los Mil Días[35], la correlación entre producción cafetera y violencia no es tan clara. De hecho, como ha postulado Salomón Kalmanovitz, no es siquiera relacionable la desigualdad económica con la violencia toda vez que hay países con mayor desigualdad que Colombia y sin embargo presentan tasas de criminalidad inferiores y ninguna insurgencia, en cambio si el crimen organizado crea mayores incentivos entonces aumentará el número de agentes que decidirán optar por las actividades ilícitas como el narcotráfico. Para los años que abarca este trabajo el crimen organizado ocupa un lugar marginal, en cambio las guerrillas dominan el ejercicio de la violencia ilegítima. En la actualidad es posible encontrar que las zonas sembradas de coca y amapola contribuyeron al fortalecimiento de las guerrillas y los paramilitares, pero más que eso, se debería a que Colombia es un Estado débil, “proveedor deficiente de ley orden.[36]

La Violencia estaría asociada al café no por un asunto estructural (desigualdad, falta de tierras, desempleo, etc.) sino por ser un atractivo para los bandoleros que de esta manera podían solventar sus acciones violentas. Dice Henderson al respecto que “la simple codicia y el deseo de aprovecharse a costa de otros fueron fuentes importantes de la Violencia tardía en Colombia. Personas que habitaban en toda la región afectada por los últimos tiempos de la Violencia, y que abarcaba gran parte de la zona cafetera, recibían café y otros artículos robados de parte de los violentos.[37]” En la relación café y violencia no había una causalidad sino una oportunidad, la debilidad del Estado no podía impedir que en épocas de cosecha los bandoleros se robaran los bultos de café, incluso se habría generado una clase de nuevos ricos que arriesgaron capital comprando tierras en zonas de conflicto a bajos precios[38]. La Violencia organizada no será fruto entonces de la inequidad ni de la riqueza, será “la violencia como negocio” en la cual las bandas conservadoras comerciaban café robado mientras los liberales se dedicaron al abigeato, para posteriormente pasar a la compraventa de tierras obtenidas mediante la extorsión y el desplazamiento de sus empresarios[39].

Las condiciones estructurales de mediados del siglo XX en Colombia pueden resumirse de la siguiente manera: “fuerte estratificación dentro de grupos medios; lejanía del Estado central; omnipresencia y feroz pugnacidad de las redes políticas locales; fragilidad de los derechos de propiedad, que a la sombra de la violencia sectaria penden de un gamonalismo que antes de formalizar los traspasos de fincas en las notarías ha empleado eficazmente grupos que saben administrar amenazas y extorsiones.[40]

 

Conclusiones

 El transformar el sistema cerrado que excluía explícitamente a un sector de la política para abrir las posibilidades de acción limitada del partido Liberal implicó sin duda la configuración de un ambiente propicio para el crecimiento económico, no solo porque permitió un diálogo entre las élites, sino porque redundó en un efecto de paz que posibilitó el volcar las inversiones estatales hacia la infraestructura y las reformas administrativas. Previo a la Guerra de los Mil Días la confrontación política fácilmente se llevaba a los campos de batalla, en este nuevo reparto los partidos contaban, así fuese de manera limitada, con la posibilidad de disentir y actuar en la legislatura y con ello llevar sus proyectos avante.

Sin embargo aún Colombia estaba lejos de ser una sociedad de acceso abierto. Los campesinos en proceso de colonización no tuvieron un acceso igualitario a la legalización de la tierra, en buena medida porque el sistema jurídico era tan intrincado y plagado de intríngulis que no daba seguridad jurídica a los pequeños campesinos que se hacía a una tierra en la frontera agrícola. Los hacendados en muchas ocasiones aprovechaban esta situación para ampliar sus terrenos y en la época de La Violencia fue un hecho aprovechado por los bandoleros para desplazar campesinos y apropiarse de tierras que luego venderían o aprovecharon para su propio usufructo[41].

A pesar del cambio al patrón oro y la implementación de las reformas de la misión Kemmerer, la economía campesina colombiana seguía siendo altamente desmonetizada con un alto valor de autoconsumo. La explotación del café se hacía primordialmente a través de arrendatarios los cuales empleaban a peones libres a cambio de un salario que bien podía ser en dinero como en especie o una combinación de ambas[42]. Como afirma Marco Palacios “el salario cafetero no es la expresión de una relación capitalista y difícilmente se puede concebir el enganche y las condiciones posteriores de trabajo como manifestación de un mercado de trabajo con el significado que este término adquiere en el sistema capitalista.[43]

Lastimosamente aún no hay disponibles trabajos que permitan comprender el régimen salarial en las haciendas y fincas cafeteras de Colombia durante la primera mitad del siglo XX, aunque en términos generales se puede evidenciar una relación de tensión entre los propietarios y los campesinos que se va a manifestar de manera más radical con los movimientos campesinos de la década de 1920. Uno de los más conocidos fue el conflicto en la hacienda Viotá, Cundinamarca, en el que los arrendatarios se enfrentaron a los hacendados de dicho municipio aunque lo harían no por las condiciones económicas sino por las relaciones laborales con los administradores y mayordomos de las haciendas[44].

La construcción de ferrocarriles fue sin duda un impulso para la economía cafetera, pero aún el empresario que deseaba adquirir tierra tenía que solventar la incertidumbre que tenía la inversión en café ya que los factores macroeconómicos no eran tan relevantes al momento de comprar tierras productivas como la fertilidad de los suelos y la cercanía a las zonas urbanas[45]. Otro problema que debían enfrentar los pequeños propietarios era a quién le iban a vender el grano, ya que no tendrían la capacidad de comprar trilladoras y por ende debía vender el grano a los grandes acopios en las ciudades quienes pasaban a casas exportadoras en los pueblos más grandes y de allí a los centros comerciales para que fuera trillado antes de ser enviado a los mercados internacionales. Como diría Salomón Kalmanovitz, “estas casas exportadoras llegaron a obtener un mayor poder económico al actuar de forma concertada para disminuir los precios de compra y controlar los fletes de las mulas.[46]

Finalmente, factores institucionales impedirían el desarrollo a pesar del crecimiento. La seguridad mínima de los derechos de propiedad aumentaría la incertidumbre de los inversionistas, el crecimiento si bien benefició a una gran parte de la población no replicó en desarrollo puesto que no se incrementó sustancialmente la industria, en buena parte por la negligencia del Estado para emprender acciones de formación y educación de las masas campesinas. Así, en tanto se daban las posibilidades económicas para entrar en el mercado mundial, los accesos permanecieron cerrados y las garantías institucionales limitadas. El café pasaría a ser una industria rentable para aquellas élites que controlaron la Federación Nacional de Cafeteros, una nueva clase de empresarios que entrelazaron sus influencias en el poder judicial, legislativo y ejecutivo del país; entre tanto, los campesinos tenían que hacer frente a baja tecnología, reducidos incentivos para la inversión, amenazas a sus propiedades e inversiones, y una educación paupérrima o inexistente. La Violencia, por lo tanto, encontró un caldo de cultivo en el que podía financiar sus acciones violentas por la debilidad del Estado para defender la propiedad, bienes e integridad de los cafeteros más pequeños.

 

Referencias

Acemoglu, Daron, y James A. Robinson. Por qué fracasan los países: los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza. Barcelona: Ediciones Deusto, 2012.

Bejarano Ávila, Jesús Antonio. “El despegue cafetero (1900-1928)”. En Historia económica de Colombia, editado por José Antonio Ocampo, 195–232. Bogotá: Planeta, 2007.

Bergquist, Charles W. Coffee and Conflict in Colombia, 1886-1910. Durham, N.C.: Duke University Press, 1986.

Bergquist, Charles W., Ricardo Peñaranda, y Gonzalo Sánchez G., eds. Violence in Colombia: the contemporary crisis in historical perspective. Latin American silhouettes. Wilmington, Del: SR Books, 1992.

Bushnell, David. The Making of Modern Colombia. A Nation in Spite of Itself. Berkeley: University of California Press, 1993.

Correa Restrepo, Juan Santiago. Café y ferrocarriles en Colombia: los trenes santandereanos, 1869-1990. Colección Los caminos de hierro 4. Bogotá: Colegio de Estudios Superiores de Administración CESA, 2012.

España Eljaiek, Irina Rosa, y Fabio Sánchez Torres. “Industrialización regional, café y capital humano en la primera mitad del siglo XX en Colombia”. Documentos CEDE, núm. 36 (2010): 1–56.

Henderson, James D. La modernización en Colombia: los años de Laureano Gómez, 1889-1965. Medellín: Universidad de Antioquia, 2006.

Kalmanovitz, Salomón. “Colombia en las dos fases de globalización”. Revista de Economía Institucional 9, núm. 17 (diciembre de 2007): 43–74.

———. “Debates nacionales”. Revista de Economía Institucional 4, núm. 7 (diciembre de 2002): 262–66.

———. , ed. Nueva historia económica de Colombia. Bogotá: Fundación Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, 2010.

Kalmanovitz, Salomón, y Enrique López Enciso. La agricultura colombiana en el siglo XX. Sección de obras de economía. Bogotá: Fondo de Cultura Económica : Banco de la República, 2006.

LeGrand, Catherine. Colonización y protesta campesina en Colombia (1850-1950). Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 1988.

Mazzuca, Sebastián, y James A. Robinson. “Political Conflict and Power Sharing in the Origins of Modern Colombia”. Hispanic American Historical Review 89, núm. 2 (el 1 de mayo de 2009): 285–321.

Meisel Roca, Adolfo, María Teresa Ramírez, y Juliana Jaramillo. “Muy tarde pero rentables: Los ferrocarriles en Colombia durante el periodo 1920-1950”. Cuadernos de Historia Económica y Empresarial, núm. 34 (2014): 1–51.

Murgueitio Marique, Carlos Alberto. “Brasil y Colombia, antes y después de la crisis económica mundial de 1929”. Historia y Espacio, núm. 26 (el 30 de abril de 2014): 39–69.

North, Douglas C., William Summerhill, y Barry R. Weingast. “Order, disorder and economic change: Latin America vs. North America”. En Governing for prosperity, editado por Bruce Bueno de Mesquita y Hilton E. Root, 17–58. New Haven: Yale University Press, 2000.

North, Douglass C, John Joseph Wallis, y Barry R Weingast. Violence and Social Orders: A Conceptual Framework for Interpreting Recorded Human History. Cambridge: Cambridge University Press, 2013.

Oquist, Paul H. Violence, conflict, and politics in Colombia. Studies in social discontinuity. New York: Academic Press, 1980.

Palacios, Marco. El café en Colombia, 1850-1970: una historia económica, social y política. 4a. edición corregida y actualizada. México, D. F: El Colegio de México, 2009.

———. Entre la legitimidad y la violencia: Colombia 1875-1994. Bogotá: Grupo Editorial Norma, 2003.

Palacios, Marco, y Frank Safford. Colombia: país fragmentado, sociedad dividida. Bogotá: Editorial Norma, 2002.

Ramírez Bacca, Renzo, y Elidio Alexander Lodoño Uriza. “Colonización, poblamiento y propiedad en el suroeste antioqueño. El caso del municipio de Jardín (Antioquia, Colombia), 1830-1931”. Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura 40, núm. 2 (2013): 77–114.

Santos Molano, Enrique. “La misión Kemmerer”. Revista Credencial Historia, 2005. http://www.banrepcultural.org/node/32336.

Vega Cantor, Renán. Gente muy rebelde: protesta popular y modernización capitalista en Colombia (1909-1929). Vol. 2. 4 vols. Bogotá: Ediciones Pensamiento Crítico, 2002.

 

Notas


 

[1] Sebastián Mazzuca y James A. Robinson, “Political Conflict and Power Sharing in the Origins of Modern Colombia”, Hispanic American Historical Review 89, núm. 2 (el 1 de mayo de 2009): 286–288.

[2] Mazzuca y Robinson, “Political Conflict and Power Sharing in the Origins of Modern Colombia”, 291.

[3] Mazzuca y Robinson, “Political Conflict and Power Sharing in the Origins of Modern Colombia”, 307.

[4] Douglass C North, John Joseph Wallis, y Barry R Weingast, Violence and Social Orders: A Conceptual Framework for Interpreting Recorded Human History (Cambridge: Cambridge University Press, 2013), 121.

[5] Carlos Alberto Murgueitio Marique, “Brasil y Colombia, antes y después de la crisis económica mundial de 1929”, Historia y Espacio, núm. 26 (el 30 de abril de 2014): 3.

[6] David Bushnell, The Making of Modern Colombia. A Nation in Spite of Itself (Berkeley: University of California Press, 1993), 155–159.

[7] Bogotá y Medellín conseguirían conectarse con el río Magdalena en tanto Cali lo haría directamente con el puerto de Buenaventura en el Pacífico. Bushnell, The Making of Modern Colombia, 159.

[8] Juan Santiago Correa Restrepo, Café y ferrocarriles en Colombia: los trenes santandereanos, 1869-1990, Colección Los caminos de hierro 4 (Bogotá: Colegio de Estudios Superiores de Administración CESA, 2012), 59–95.

[9] Bushnell, The Making of Modern Colombia, 1600–161.

[10] Kalmanovitz llama la atención que la deuda contraída durante este periodo no se comenzaría a pagar hasta después de 1945 y el crédito solo se recuperaría nuevamente en la década de 1950. Salomón Kalmanovitz, “Colombia en las dos fases de globalización”, Revista de Economía Institucional 9, núm. 17 (diciembre de 2007): 62–63.

[11] Marco Palacios, El café en Colombia, 1850-1970: una historia económica, social y política, 4a. edición corregida y actualizada (México, D. F: El Colegio de México, 2009), 402.

[12] Bushnell, The Making of Modern Colombia, 169–170.

[13] Jesús Antonio Bejarano Ávila, “El despegue cafetero (1900-1928)”, en Historia económica de Colombia, ed. José Antonio Ocampo (Bogotá: Planeta, 2007), 197.

[14] Enrique Santos Molano, “La misión Kemmerer”, Revista Credencial Historia, 2005, http://www.banrepcultural.org/node/32336.

[15] Santos Molano, “La misión Kemmerer”.

[16] Salomón Kalmanovitz, ed., Nueva historia económica de Colombia (Bogotá: Fundación Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, 2010), 166.

[17] Kalmanovitz, Nueva historia económica de Colombia, 166.

[18] Palacios, El café en Colombia, 402.

[19] Palacios, El café en Colombia, 409.

[20] Palacios, El café en Colombia, 409.

[21] Palacios, El café en Colombia, 416.

[22] Marco Palacios, Entre la legitimidad y la violencia: Colombia 1875-1994 (Bogotá: Grupo Editorial Norma, 2003), 92–93.

[23] Bejarano Ávila, “El despegue cafetero (1900-1928)”, 228.

[24] Irina Rosa España Eljaiek y Fabio Sánchez Torres, “Industrialización regional, café y capital humano en la primera mitad del siglo XX en Colombia”, Documentos CEDE, núm. 36 (2010): 19–22.

[25] España Eljaiek y Sánchez Torres, “Industrialización regional, café y capital humano en la primera mitad del siglo XX en Colombia”, 28 y 42.

[26] España Eljaiek y Sánchez Torres, “Industrialización regional, café y capital humano en la primera mitad del siglo XX en Colombia”, 47.

[27] North, Wallis, y Weingast, Violence and Social Orders, 13 y 15.

[28] North, Wallis, y Weingast, Violence and Social Orders, 16 y 18.

[29] North, Wallis, y Weingast, Violence and Social Orders, 110–111.

[30] North, Wallis, y Weingast, Violence and Social Orders, 114.

[31] North, Wallis, y Weingast, Violence and Social Orders, 254.

[32] Douglas C. North, William Summerhill, y Barry R. Weingast, “Order, disorder and economic change: Latin America vs. North America”, en Governing for prosperity, ed. Bruce Bueno de Mesquita y Hilton E. Root (New Haven: Yale University Press, 2000), 17–58.

[33] Daron Acemoglu y James A. Robinson, Por qué fracasan los países: los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza (Barcelona: Ediciones Deusto, 2012), 93–120.

[34] Henderson, La modernización en Colombia, 421 n. 1.

[35] Charles W. Bergquist, Coffee and Conflict in Colombia, 1886-1910 (Durham, N.C.: Duke University Press, 1986), 104 y ss.

[36] Salomón Kalmanovitz, “Debates nacionales”, Revista de Economía Institucional 4, núm. 7 (diciembre de 2002): 263.

[37] Henderson, La modernización en Colombia, 580–581.

[38] Charles W. Bergquist, Ricardo Peñaranda, y Gonzalo Sánchez G., eds., Violence in Colombia: the contemporary crisis in historical perspective, Latin American silhouettes (Wilmington, Del: SR Books, 1992), 6.

[39] Marco Palacios y Frank Safford, Colombia: país fragmentado, sociedad dividida (Bogotá: Editorial Norma, 2002), 643.

[40] Palacios y Safford, Colombia: país fragmentado, 643.

[41] El trabajo clásico sobre el tema de la colonización y el conflicto por la adquisición de tierras es Catherine LeGrand, Colonización y protesta campesina en Colombia (1850-1950) (Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 1988); Véase también Renán Vega Cantor, Gente muy rebelde: protesta popular y modernización capitalista en Colombia (1909-1929), vol. 2 (Bogotá: Ediciones Pensamiento Crítico, 2002), 90–93.

[42] Vega Cantor, Gente muy rebelde, 2:93.

[43] Palacios, El café en Colombia, 342.

[44] Palacios, El café en Colombia, 361.

[45] Renzo Ramírez Bacca y Elidio Alexander Lodoño Uriza, “Colonización, poblamiento y propiedad en el suroeste antioqueño. El caso del municipio de Jardín (Antioquia, Colombia), 1830-1931”, Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura 40, núm. 2 (2013): 96.

[46] Salomón Kalmanovitz y Enrique López Enciso, La agricultura colombiana en el siglo XX, Sección de obras de economía (Bogotá: Fondo de Cultura Económica : Banco de la República, 2006), 81.

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "Crecimiento y subdesarrollo, paz y guerra durante el auge cafetero en Colombia, 1904-1930," en Historia, crimen y justicia, 08/01/2016, http://hccj.hypotheses.org/69.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 13/06/2016

    […] El Bogotazo fue un punto de llegada, no de partida. Para 1948 la situación de violencia en los campos era generalizada, las persecuciones a los campesinos liberales por parte de campesinos conservadores estaban a la orden del día, la mayor parte de ellas asociadas a las regiones cafetaleras. Sin embargo, es probable que la violencia no haya sido causada por el auge cafetalero, sino que este presentó una oportunidad de apropiación de riqueza por parte de los bandoleros. En este sentido se evidencia algo que manifestaron Marco Palacios y Frank Safford: “La Violencia organizada no será fruto de la inequidad ni de la riqueza, será ‘la violencia como negocio’ en la cual las bandas conservadoras comerciaban café robado mientras los liberales se dedicaron al abigeato, para posteriormente pasar a la compraventa de tierras obtenidas mediante la extorsión y el desplazamiento de sus empresarios.[2]” […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *