Violencia y guerra durante la Guerra de Reforma en México

Este trabajo es una corta reflexión desde una perspectiva historiográfica en torno a las guerras decimonónicas en México, para lo cual se toma un caso específico (no ejemplar) de tales confrontaciones como fue la Guerra de Reforma. No es por tanto una historia de la guerra de los tres años sino una revisión de las perspectivas que en la actualidad intentan ampliar la perspectiva analítica de los procesos de violencia decimonónica al integrar nuevos actores y enfoques a lo que tradicionalmente se ha visto como una lucha entre dos modelos de nación, algo que al llegar al nivel de las comunidades se vuelve más confuso. En este sentido, más que un recuento de los hechos lo que se busca es generar preguntas en torno a qué aspectos se han tratado y cuáles son posibles campos de acercamiento a este problema. Respecto al marco temporal este trabajo se concentra en el periodo que va de 1855 hasta 1867, etapa en la que se promueven una serie de reformas liberales que van a resultar en el rechazo de ciertas regiones y grupos sociales expresado no pocas veces de manera violenta. Los puntos de análisis van a ser la relación entre la violencia urbana y la rural, el entrelazamiento del discurso y los ideales políticos en las confrontaciones desde la perspectiva de las comunidades rurales, la conformación de las tropas y finalmente las agrupaciones en autodefensa.

 

La violencia rural y urbana

¿Es más violenta el área rural que la urbana? Para el caso europeo y en general del mundo industrializado la respuesta parece ser afirmativa. Como lo ha mostrado Pieter Spierenburg, Robert Muchembled y más recientemente Steven Pinker, entre otros tantos investigadores, el proceso de urbanización e industrialización habría implicado la disminución significativa de las tasas de homicidio e incluso de las confrontaciones armadas. Muchembled afirma al respecto que “contrariamente a algunos tópicos inexactos, la urbanización y la industrialización no son factores que agraven la violencia a largo plazo, sino, al contrario, factores que la atenúan.” [1] Esto no es sólo algo que se aplique a la violencia interpersonal, según Muchembled las revueltas campesinas en Francia durante el siglo XIX no sólo se redujeron sino además fueron menos sangrientas, producto de un proceso de doble vía en que los campesinos tuvieron un mayor respeto por las autoridades y la legislación así como un continuado y decido esfuerzo de desarme de los pobladores[2]. En Estados Unidos el proceso fue más lento por las resistencias regionales al poder federal y un débil proceso de monopolización de la fuerza que llevó a que los habitantes, en especial de las zonas rurales, a asumir una posición de desconfianza ante la monopolización de la violencia e incorporar la autodefensa armada como un derecho fundamental del ciudadano[3]. Para Pinker el aspecto más importante es el desarrollo del comercio de exportación ya que la dinámica comercial creó un entramado de mercaderes, artesanos y burócratas que prefieren la negociación a la confrontación. Sustenta su hipótesis en la reducción de la violencia en Dinamarca, Suecia, Holanda y España después de convertirse en Estados comerciales y redirigir sus energías hacia la conquista comercial en el siglo XVIII y si en todo caso las confrontaciones se mantuvieron su impacto en términos de vidas humanas fue mucho menor que las precedentes[4].

Contrario a lo que pudiera parecer, las diferencias entre la violencia mexicana y la estadounidense no eran tan marcadas en ese momento, de hecho ambas eran sociedades con altos niveles de violencia rural y de lenta urbanización[5]. Lastimosamente, en México, como en general en América Latina, las interpretaciones cuantitativas se han concentrado en épocas muy limitadas pudiendo rastrear datos más o menos confiables desde 1895[6]. Para las guerras decimonónicas las cifras son aún difíciles de construir, las más completas (sin llegar a ser satisfactorias) son las relativas a la guerra con Estados Unidos. La cifra más confiable fue brindada por Timothy Henderson quien calculó las pérdidas en vidas humanas del ejército mexicano entre 25.000 y 50.000 combatientes[7], su contraparte por su lado perdió al 14 % de sus combatientes, lo que hace de la guerra entre Estados Unidos y México aquella donde el ejército estadounidense ha tenido la mayor cantidad de bajas de toda su historia De la cantidad de bajas en la guerra de reforma los datos son casi inexistentes. En un reciente trabajo Alan Knight describió la guerra de tres años como la confrontación más sangrienta, que se extendió por más territorio y con mayor polarización política de todas las vividas en el siglo XIX mexicano[9], sin embargo los datos duros que confirmen dicha afirmación aún están por aparecer.

Otro aspecto de la violencia decimonónica que se destaca está relacionado con la delincuencia rural. Las investigaciones recientes dan cuenta que durante las revueltas campesinas pequeños grupos de bandoleros aprovechaban el vacío de poder para sacar provecho y que en muchas ocasiones fueron perseguidos por las milicias de ambos bandos con el fin de restaurar el orden. Se sabe actualmente por ejemplo que los indígenas de los pueblos del Estado de México durante la Guerra de Reforma, aliados del gobierno conservador, no sólo tuvieron que hacer frente a las “bandas de juaristas” sino además a las “gavillas de bandidos” que recorrían los pueblos para extorsionar a sus pobladores. Uno de los problemas para acercarse a los bandidos durante la confrontación es que solían ser asimilados con agentes del enemigo, además podían aprovechar la situación para declararse a favor del bando ganador y así percibir la amnistía de sus acciones delictivas. En todo caso, ser bandido en épocas de revueltas era un trabajo bastante peligroso si se tiene en cuenta que la justicia sumaria es la que predomina en estos escenarios[10].

Paul J. Vanderwood, inspirado por Eric Hobsbawm y Charles Tilly, analizó el desarrollo del bandidaje posterior a la independencia para comprender el proceso de transformación de los bandidos en fuerzas de policía rural, también conocidos como “plateados”. Vanderwood afirma que el fortalecimiento del bandidaje se dio durante la Guerra de Reforma y la intervención francesa, periodo en el cual las bandas de delincuentes fueron aprovechadas como fuerzas armadas contra los enemigos, particularmente del lado liberal contra el conservador, y así mismo adquirieron tal fortaleza que tuvieron la capacidad de elevar demandas políticas y afiliarse con uno u otro bando, aunque sus métodos estaban muy lejos de ser “civilizados”: las armas seguirían siendo la extorsión, el asesinado, el secuestro y el robo[11].

Los salteadores fueron otra fuerza más en la confrontación armada, incluso tuvieron la capacidad de desarmar a las tropas regulares. Un caso de este tipo fue mencionado en La unidad católica de 1861 después que una docena de salteadores desarmó a la guardia de Tlaspana y asesinó al centinela. El clamor de los publicistas fue: “Sería de desear que para evitar los desastres que sufren las poblaciones cercanas á México, se destinaran algunas fuerzas á recorrerlas, y creemos que ahora es el momento más oportuno para librarlas de multitud de bandoleros que buscan en ellas un abrigo.[12]” Es curioso por demás que incluso se llegara a decir por algunos “rurales y vecinos de pueblo” en 1858 que “quien quiera que sólo vea ideas políticas y pasiones políticas en la lucha intestina que actualmente devora las entrañas del país, se equivoca de medio á medio.” Para ellos la confrontación era una “guerra social” entre los propietarios y los malhechores, o mejor entre “la sociedad y los ladrones”[13].

Los ejemplos de acciones violentas protagonizadas por delincuentes comunes aparecen aleatoriamente en los estudios, pero se han dejado de lado al considerar simplemente que estas bandas “pescaban en río revuelto”, pero la confusión que tuvieron en su época los habitantes de los poblados y ciudades que no podían distinguir si era militares o bandidos deja entrever la misma conformación de las fuerzas militares de conservadores y liberales en la que aquellos que tenían armas y la capacidad de usarlas se volvían útiles para la contienda, así tuvieran que dar a cambio los bienes y las vidas de sus enemigos.

 

Dialéctica política-campesinado

Según John Tutino el origen de los conflictos agrarios mexicanos, por lo menos los de las décadas entre 1840 y 1880, se encuentra en el empoderamiento de las áreas rurales en combinación con una presión mayor para transformar la agricultura campesina de una producción de autoconsumo a una enfocada en la individualización y la productividad intensiva con fines de comercialización [14]. Las revueltas que se dieron después de las reformas de 1856 y 1857 fueron la manera como las comunidades campesinas y las élites conservadoras trataron de impedir la aplicación de las políticas de desamortización de la tierra. Los campesinos buscaban impedir la privatización de sus tierras comunales en tanto las élites estarían defendiendo las propiedades y el estatus de la iglesia católica[15].

Esta dialéctica entre defensa de la propiedad comunal y política conservadora se observa claramente en la región del Estado de México. La toma de la capital por Félix Zuloaga representó la posibilidad de los conservadores para anular las políticas del liberalismo, desconociendo la Constitución de 1857 y aplicando el Plan de Tacubaya. Los pueblos de la región vieron en este avance conservador la posibilidad de reclamar las tierras que habían sido roturadas por la ley de desamortización y además recuperar la intolerancia católica que fue amenazada por las leyes liberales. Los indígenas establecieron una barrera “anticonstitucionalista” en prácticamente todo el territorio del Estado, por lo cual tuvieron que enfrentarse a las milicias y guerrillas liberales que luchaban por recuperar la región. Al respecto Diana Birrichaga dice que “en los años de 1855 a 1859 los indígenas tuvieron que aprender a convivir en un ambiente de confrontación política.”[16], de hecho la victoria de los liberales juaristas no aplacaría los ánimos de los campesinos quienes en principio lograron el acuerdo de conservar sus tierras comunales, el fortalecimiento del Estado liberal no sólo le permitió al gobierno reanudar sus políticas de desamortización sino además aplicar la coerción contra las comunidades campesinas de tal manera que cualquier conato de oposición sería reprimido de la manera más fuerte posible [17].

Lo que ha mostrado Terry Rugeley en la región de Tabasco es que los pronunciamientos, incluso en la misma zona, son producidos por factores externos e internos a las comunidades así como por autoridades (desde arriba) como por la misma población (desde abajo). Lo que encuentra Rugeley es que la complejidad de revueltas en el sureste mexicano permite observar en detalle el uso de la política en los levantamientos. Por ejemplo, Yucatán y Campeche rechazaron el pronunciamiento de Zuloaga como una forma de enmascarar sus verdaderas intenciones autonomistas, en contraste el gobernador liberal Victorio V. Dueñas apoyó a Zuloaga con el fin de controlar el sistema de jefatura política y “subvertir la contrarrevolución conservadora desde el interior”, estrategia fallida que afortunadamente no le impidió ser luego el líder de la revolución liberal tabasqueña. Encuentra así mismo una tendencia de los líderes políticos por conseguir cada vez más autonomía (él lo llama separatismo), con un fuerte sentido regionalista pero no por ello popular, así que sus resultados serían particulares dependiendo de las condiciones sociales del lugar del cual pudieran obtener apoyo. Rugeley también resalta las revueltas que provienen desde abajo, específicamente las asociadas con la “guerra de castas”, las cuales utilizaron la adhesión al proyecto liberal como una manera de pronunciarse a favor de su autonomía pero también como una estrategia política propia para encontrarse en una permanente confrontación con las autoridades regionales y nacionales[18].

El trabajo de Rugeley es interesante en el sentido que entiende la expresión política de las regiones más allá de la dicotomía liberales-conservadores. La política de las regiones se manifestaba más como una expresión de intereses comunes que en términos de una ideología prospectiva nacional, por ello también se deben entender en términos que pueden no ser “racionales”: la pasión, el honor, el temor e incluso la venganza y la codicia son aspectos que podían mover más a las “masas” que los incendiarios discursos de Juárez. En todo caso será una exploración más profunda de la producción historiográfica y de las fuentes disponibles lo que de peso a esta hipótesis.

 

Las tropas

Si se pusieran lado a lado las tropas de los ejércitos norteamericano y mexicano durante la guerra de 1846-1848 las diferencias no serían, en esencia, significativas. Como lo ha mostrado Paul Foos, las milicias estadounidenses encargadas de la invasión de México estuvieron compuestas por solados pobres, indisciplinados, muchos de ellos reclutados forzosamente, migrantes empobrecidos que desertaron fácilmente para buscar mejor suerte en otros trabajos o incluso unirse al bando mexicano [19]. La descripción de Foos es todo lo contrario a las representaciones pictóricas de la batalla: cuerpos ordenados, de uniformes impecables, la artillería puesta en frente una de la otra abriendo fuego al mismo tiempo, sobre los caídos se atascan los cañones mientras los generales en sus caballos levantan sus espadas para inspirar a la tropa[20].

En un artículo del año 2009, Conrado Hernández afirma que el ejército permanente mexicano creado desde 1821 logró mantener su estructura organizativa a pesar de las reformas que sufrió en las diferentes administraciones; al mismo tiempo, las regiones organizaban sus defensas con la Guardia Nacional, cuya organización dependía de los ayuntamientos. Estos dos cuerpos de milicias fueron fundamentales en el desarrollo de la Guerra de Reforma, ya que el ejército se convirtió en la fuerza de los conservadores en tanto la guardia nacional fue la base armada del bando constitucionalista. Tales alianzas no serían casuales, los reformadores liberales implementaron una serie de cambios que afectaban el tamaño del ejército y el fuero militar, en cambio reorganizó la Guardia Nacional tomando como modelo el estadounidense[21].

Paradójicamente fue este modelo de “ejército de 10.000 hombres” el que acarrearía mayores problemas al momento de enfrentar las confrontaciones nacionales, especialmente las de la frontera norte que, como ya se mencionó anteriormente, se había convertido en escenario de bandidaje por parte de bandas de ambas nacionalidades. El llamado a las armas sin la posibilidad de hacer carrera no generó mayor atractivo entre los hombres mexicanos de mitad de siglo, en 1857 se tuvo que recurrir a la leva para lograr la cantidad de hombres necesaria para enfrentarse al pillaje del norte y con ello el ejército cubrió sus necesidades con “vagos, viciosos y criminales”, lo que traería como consecuencia la falta de disciplina y el aumento de las deserciones. Por su parte los cuerpos de la Guardia Nacional en los Estado al fortalecerse constituyeron la posibilidad armada para defender la autonomía de los poderes locales, tanto así que los Estados de México, Puebla y Veracruz al rechazar la constitución alistaron sus fuerzas militares para hacer frente a la confrontación[22].

Al momento de tomar la ciudad de México las fuerzas conservadoras estaban en igualdad de condiciones respecto a las liberales, ninguna contaba con la superioridad numérica ni táctica necesaria para aplastar al enemigo. El ejército nacional gastaba sus fuerzas, apenas unos 25.000 hombres, en defender la capital, verdadero bastión de la guerra. El contar con mandos formados en la carrera militar sería importante para la supervivencia del ejército, pero la falta de hombres los obligaría a reclutar forzosamente a civiles sin entrenamiento, disciplina ni moral. En el bando liberal la situación no era muy diferente, sin embargo se contaba con el apoyo de redes de caudillismo que permitían movilizar tropas atadas por lazos más fuertes que el patriotismo: la amistad, la lealtad y el parentesco[23].

El papel de la mujer en la tropa no ha sido suficientemente estudiado, destaca el trabajo de Francie Chassen-López quien desde una perspectiva de género trata de encontrar la “centralidad de la mujer y su cuerpo para el estudio de la guerra”. En su estudio para la región de Oaxaca durante la Guerra encontró una mujer combatiente, esposa del oficial conservador Eustaquio Manzano, quien incluso fue herida en la batalla de Santa María de Reu el 25 de noviembre de 1859. Encontró también casos específicos de varias mujeres que cumplieron el papel de espías, muchas de ellas esposas de combatientes, algunas de las cuales cayeron en manos del enemigo y fueron sometidas a tortura. El mayor problema que enfrentaban las tropas era que las mujeres se quedaban en los poblados tomados por los ejércitos mientras sus hijos y esposos se aislaban en el campo, lo que hacía susceptible la filtración de información hacia el bando enemigo “encriptada” en comunicaciones familiares[24].

Investigaciones como la de Chassen-López buscan trascender el papel de la mujer como víctima de las guerras para intentar encontrar su papel agente en estas confrontaciones. Es evidente que la violencia es coto masculino[25], pero en estas confrontaciones caracterizadas por milicias “irregulares” el papel de todos los actores pasa a ser activo, no sólo como combatientes sino configurando una extensa red de apoyo fundamental para sostener la tropa, hacer llegar suministros, información, convencer a nuevos reclutas y soportar a las viudas y los huérfanos.

 

Autodefensa

A la par de las tropas que se enfrentaban en los campos y los poblados estaban los habitantes atemorizados que temían por la protección de los bienes y sus vidas. Como se dejó señalado desde el primer apartado, la ausencia de fuerzas armadas que controlaran el accionar de las bandas de malhechores así como de grupos armados de uno u otro bando llevaron a pensar en organizar grupos de autodefensa tanto en los campos como en los poblados. Una nota editorial aparecida en el periódico conservador La sociedad de julio de 1858 hace eco de un decreto que organizó “la defensa rural en los departamentos” en la que se solicitaba a los gobernadores que organizaran milicias municipales y urbanas para contener los ataques de los liberales; los editores además solicitaban que las autoridades indicaran a los gobernadores los inconvenientes de desarmar a los hacendados[26].

Sólo unos días antes el mismo periódico manifestaba “la falta de elementos, de dinero y soldados” para defender la capital, e invitaba a los pueblos a armarse:

Ármense y levántense espontáneamente los pueblos de por sí, en defensa propia contra los bandoleros; fórmese milicias urbanas en todas las poblaciones de alguna categoría; fórmese compañías rurales en todos los ranchos y haciendas, y hagan una guerra sin tregua a los ladrones, que las fatigas y los gastos que en ello impongan constituirá un mal mucho menos que el que resulta del saqueo y los asesinatos hoy cometidos en ciudades, villas, ranchos y haciendas.[27]

La sociedad mexicana de mediados de siglo era una sociedad armada, los cuerpos de guardia nacional que se disolvían se dispersaban sin entregar armamento ni uniformes, los hacendados defendían sus propiedades armando a parte de sus trabajadores e incluso organizando pequeñas milicias, los salteadores de caminos llevaban consigo sus armas y no temían usarlas contra las autoridades o sus víctimas, en las áreas rurales las personas guardaban armas que usaban bien para cazar como para defenderse en situaciones de peligro. No es extraño que quien más necesitara armas fuera el ejército, quien finalmente debía adquirirlas con el escaso erario público, por ello las medidas de recolección de armas y de organización de milicias fueron una necesidad de la época. Si a todo lo anterior se suma la militarización del bandidaje no queda otra herencia en el plano militar que grupos armados con poco control estatal que aplicaban la justicia sumaria en los campos[28]. La monopolización de la fuerza en México es un proceso donde los civiles no pierden las armas, las usan con permiso del Estado para suplir las deficiencias en el ejercicio de la represión legal y legítima al servicio de la nación.

 

Conclusiones

Es paradójico como una de las guerras más estudiadas en México tenga tantos vacíos historiográficos. Si se compara con la atención recibida por las guerras de Independencia y la Revolución de 1910 las Guerras de Reforma aún tienen muchos ámbitos por explorar. El enfoque político ha sido el que más ha llamado la atención de los investigadores, la reacción social ante las reformas liberales es en términos generales algo bien conocido pero aún existen aspectos que son propios de la misma dinámica de la guerra que no se han estudiado, en buena medida por el descrédito que ha sufrido durante muchos años la historia militar.

El primer siglo de vida independiente de la mayoría de países latinoamericanos fue un periodo en el que la violencia formó parte de la vida cotidiana de sus habitantes, pero fue también un periodo de monopolización de la violencia física en manos del Estado. Aspectos como la recolección de armas y los intentos por organizar cuerpos organizados de milicias al mando del ejecutivo pueden parecer acciones coyunturales para enfrentar los avatares de la guerra, pero son estos acontecimientos los que van configurando gradualmente el control de la fuerza física y la reducción de la capacidad de reacción armada de la población. El panorama de aparente descontrol institucional que permite la violencia en nuestros países no es explicable si se dejan de lado la perspectiva de largo plazo, es fácil condenar a los gobiernos por no ser capaces de monopolizar la violencia y proteger a los ciudadanos, pero también se olvida que aún hoy son muchos grupos y comunidades las que negocian con el poder de manera abierta o subrepticia para conservar su capacidad de reacción armada. Entender las dinámicas de la organización y reacción violenta de poblaciones que históricamente han asumido la defensa de su territorio es una necesidad indispensable para comprender por qué somos parte de la región más violenta del mundo contemporáneo.

Bibliografía

 

Birrichaga, Diana. “La sublevación indígena y las reformas liberales en el Estado de México (1855-1859)”. En Juárez: historia y mito, editado por Josefina Zoraida Vázquez, 341–65. México: El Colegio de México, 2010.

Chassen-López, Francie. “Guerra, nación y género: las oaxaqueñas en la guerra de los tres años”. En México durante la Guerra de Reforma. Contextos, prácticas culturales, imaginarios y representaciones, editado por Celia del Palacio Montiel, II:97–137. Xalapa, Ver.: Universidad Veracruzana, 2011.

Foos, Paul. A short, offhand, killing affair: soldiers and social conflict during the Mexican-American War. Chapel Hill: University of North Carolina Press, 2002.

Hamnett, Brian R. A concise history of Mexico. Cambridge concise histories. New York: Cambridge University Press, 1999.

Henderson, Timothy J. A Glorious Defeat: Mexico and Its War with the United States. Macmillan, 2008.

Hernández López, Conrado. “Las fuerzas armadas durante la Guerra de Reforma (1856-1867)”. Signos históricos, núm. 19 (2008): 36–67.

Kemper, Robert, y Anya P. Royce. “La urbanización mexicana desde 1821. Un enfoque macrohistórico”. Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad 2, núm. 7 (1981): 5–39.

Knight, Alan. “War, Violences and Homicide in Mexico”. En Murder and violence in modern Latin America, editado por Eric A. Johnson, Ricardo Donato Salvatore, y Pieter Spierenburg, 12–48. Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons Ltd, 2013.

Lozoya, Jorge Alberto. El ejército mexicano. 2a edición corregida y aumentada. jornadas 65. México: El Colegio de México, 1976.

Muchembled, Robert. Una historia de la violencia del final de la Edad Media a la actualidad. Traducido por Núria Petit Fonserè. Madrid: Paidós, 2010.

Piccato, Pablo. “Homicide as Politics in Modern Mexico”. En Murder and Violence in Modern Latin America, editado por Eric A. Johnson, Ricardo Donato Salvatore, y Pieter Spierenburg, 104–25. Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons Ltd, 2013.

Pinker, Steven. The Better Angels of Our Nature: Why Violence Has Declined. New York: Viking, 2011.

Rugeley, Terry. “The Compass Points of Unrest: Pronunciamientos from Within, Without, Above, and Below in Southeast Mexico, 1821-1876”. En Malcontents, Rebels and Pronunciados. The Politics of Insurrection in Nineteenth-Century Mexico, editado por Will Fowler, 1–21. Lincoln: University of Nebraska Press, 2012.

Spierenburg, Petrus Cornelis. Violence and punishment: civilizing the body through time. Cambridge, UK ; Malden, MA: Polity, 2013.

Tucker, Spencer, James R. Arnold, Roberta Wiener, Paul G. Pierpaoli, Thomas W. Cutrer, y Pedro Santoni, eds. The encyclopedia of the Mexican-American War: a political, social, and military history. Santa Barbara, Calif: ABC-CLIO, 2013.

Tutino, John. From Insurrection to Revolution in Mexico: Social Bases of Agrarian Violence 1750 – 1940. Princeton, N.J.: Princeton Univ. Press, 1988.

Vanderwood, Paul J. Disorder and progress: bandits, police, and Mexican development. Edición revisada y aumentada. Latin American silhouettes. Wilmington, Del: SR Books, 1992.

Notas

[1] Robert Muchembled, Una historia de la violencia del final de la Edad Media a la actualidad, trad. Núria Petit Fonserè (Madrid: Paidós, 2010), 248.

[2] Muchembled, Una historia de la violencia, 280–281.

[3] Petrus Cornelis Spierenburg, Violence and punishment: civilizing the body through time (Cambridge, UK ; Malden, MA: Polity, 2013), 62–66.

[4] Steven Pinker, The Better Angels of Our Nature: Why Violence Has Declined (New York: Viking, 2011), 237, 682–684.

[5] Robert Kemper y Anya P. Royce, “La urbanización mexicana desde 1821. Un enfoque macrohistórico”, Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad 2, núm. 7 (1981): 9–10.

[6] Pablo Piccato, “Homicide as Politics in Modern Mexico”, en Murder and Violence in Modern Latin America, ed. Eric A. Johnson, Ricardo Donato Salvatore, y Pieter Spierenburg (Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons Ltd, 2013), 104–25.

[7] Timothy J. Henderson, A Glorious Defeat: Mexico and Its War with the United States (Macmillan, 2008), 179.

[8] Brian R. Hamnett, A concise history of Mexico, Cambridge concise histories (New York: Cambridge University Press, 1999), 155.

[9] Alan Knight, “War, Violences and Homicide in Mexico”, en Murder and violence in modern Latin America, ed. Eric A. Johnson, Ricardo Donato Salvatore, y Pieter Spierenburg (Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons Ltd, 2013), 18.

[10] Diana Birrichaga, “La sublevación indígena y las reformas liberales en el Estado de México (1855-1859)”, en Juárez: historia y mito, ed. Josefina Zoraida Vázquez (México: El Colegio de México, 2010), 362.

[11] Paul J. Vanderwood, Disorder and progress: bandits, police, and Mexican development, edición revisada y aumentada, Latin American silhouettes (Wilmington, Del: SR Books, 1992), xxvii–xxviii, 35–51.

[12] La unidad católica, México, 20 de agosto de 1861, núm. 79,

[13] La sociedad. Periódico político y literario, México, 9 de julio de 1858, núm. 190.

[14] John Tutino, From Insurrection to Revolution in Mexico: Social Bases of Agrarian Violence 1750 – 1940 (Princeton, N.J.: Princeton Univ. Press, 1988), 242.

[15] Tutino, From Insurrection to Revolution in Mexico, 262–263.

[16] Birrichaga, “La sublevación indígena”, 363.

[17] Birrichaga, “La sublevación indígena”, 363–364.

[18] Terry Rugeley, “The Compass Points of Unrest: Pronunciamientos from Within, Without, Above, and Below in Southeast Mexico, 1821-1876”, en Malcontents, Rebels and Pronunciados. The Politics of Insurrection in Nineteenth-Century Mexico, ed. Will Fowler (Lincoln: University of Nebraska Press, 2012), 1–21.

[19] Paul Foos, A short, offhand, killing affair: soldiers and social conflict during the Mexican-American War (Chapel Hill: University of North Carolina Press, 2002), 6.

[20] Me refiero aquí a las litografías publicadas por Nathaniel Currier quien publicó un total de 70 motivos relativos a la guerra con México que contaron con gran difusión entre el público norteamericano. Spencer Tucker et al., eds., The encyclopedia of the Mexican-American War: a political, social, and military history (Santa Barbara, Calif: ABC-CLIO, 2013), 363.

[21] Conrado Hernández López, “Las fuerzas armadas durante la Guerra de Reforma (1856-1867)”, Signos históricos, núm. 19 (2008): 38–41.

[22] Hernández López, “Las fuerzas armadas”, 48.

[23] Hernández López, “Las fuerzas armadas”, 50–56.

[24] Francie Chassen-López, “Guerra, nación y género: las oaxaqueñas en la guerra de los tres años”, en México durante la Guerra de Reforma. Contextos, prácticas culturales, imaginarios y representaciones, ed. Celia del Palacio Montiel, vol. II (Xalapa, Ver.: Universidad Veracruzana, 2011), 108–115.

[25] Muchembled, Una historia de la violencia, 23–37.

[26] La sociedad. Periódico político y literario, México, 17 de julio de 1858, núm. 198.

[27] La sociedad. Periódico político y literario, México, 9 de julio de 1858, núm. 190.

[28] Jorge Alberto Lozoya, El ejército mexicano, 2a edición corregida y aumentada, jornadas 65 (México: El Colegio de México, 1976), 30.

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "Violencia y guerra durante la Guerra de Reforma en México," en Historia, crimen y justicia, 04/12/2015, http://hccj.hypotheses.org/65.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *