Apuntes sobre la historiografía del crimen y la justicia penal de América Latina

En 1997 el penalista español José María Rico hacía el recuento de la publicación veinte años atrás de su libro Crimen y Justicia en América Latina[1], recordaba que ese trabajo fue el primer intento por analizar en conjunto los temas de la delincuencia y la justicia penal en el área geográfica de América Latina, surgido en un contexto de gran conflictividad en la región: autoritarismo, dictaduras militares, Guerra Fría, guerrillas y estados de excepción. La intención del libro fue evidente: defender el estado de derecho y las garantías fundamentales de los ciudadanos, aunado a un sistema de justicia “accesible, independiente y aplicada”; lo cual implicó que la obra fuera prohibida en Argentina, Chile y Guatemala. Lo paradójico es que en una época de aparente dogmatismo y polarización entre izquierdas y derechas radicales el libro tuvo gran éxito, hasta su última edición en 1998 fueron cinco ediciones, dos de ellas corregidas y aumentadas (1981 y 1985).

El libro sin embargo no fue una simple iniciativa del penalista español sino el resultado de la confluencia de dos grupos: el Grupo latinoamericano de criminología comparada del Instituto de Criminología de la Universidad del Zulia (Venezuela) y el Centro Internacional de Criminología Comparada de la Universidad de Montreal (Canadá) donde se encontraba adscrito el autor. El penalista se lamentaba, veinte años después, de la poca correlación entre el avance teórico que implicó ese trabajo y las acciones concretas “que hubieran permitido aportar soluciones a las graves y permanentes deficiencias observadas en el sector.[2]

¿Por qué traer a colación un trabajo de criminología a un ensayo historiográfico? Es cierto que el trabajo de Rico no es propio de la ciencia histórica, su intención no es reconstruir el pasado sino resolver asuntos del presente, sin embargo su libro es pionero en construir un análisis regional de la criminalidad y la justicia penal, pero parte de una concepción histórica de América Latina, adopta de Halperin Donghi la idea que Latinoamérica se unifica como región por su relación con el exterior: “El factor unificador es exterior; está constituido por la amenaza constante de las potencias extranjeras, así como por la hostilidad general del pueblo latinoamericano hacia éstas.[3]” En este sentido Rico es relevante para la historia del crimen y la justicia penal en América Latina no por su reseña histórica sino por la configuración teórica de un análisis del crimen a escala regional utilizando el método comparado[4].

En 1981 la venezolana Rosa del Olmo publicó el que puede considerar primer trabajo de historia de la criminología desde una perspectiva regional. La publicación, titulada América Latina y su criminología fue un esfuerzo, esta vez individual, por conocer la difusión de la teoría criminológica italiana en el continente. El método que utilizó la autora para obtener la información de los diferentes países de América Latina consistió en enviar más de 200 cuestionarios a diferentes abogados e investigadores recibiendo poco menos de medio centenar de ellos junto con bibliografía, revistas, información sobre congresos y documentos de diverso tipo. Paradójicamente lo que llevó a la autora a realizar una historia general de la criminología en América Latina fue la gran cantidad de información lo que le impidió llevar a cabo su objetivo original: una historia de la criminología país por país[5]. La obra contó con un éxito similar al trabajo de José M. Rico siendo su cuarta edición publicada en 1999.

Para la autora la criminología fue producto de la influencia ejercida por los organismos internacionales europeos en conexión con la estrecha vinculación entre la economía y la política de ambos continentes. Del Olmo encuentra una relación estrecha entre la criminología y el desarrollo del capitalismo en Europa y América: “Si se internacionaliza la ley económica de la extracción del plusvalor, con mayor razón la ley moral de la disciplina – condición necesaria de la anterior.” La criminología en este caso sería el “justificativo racional” para disciplinar a los ciudadanos, específicamente a los que ofrecieran resistencia a la moral, y el mecanismo de difusión de la ideología serían los congresos científicos y las organizaciones internacionales que fueron impuestos a América Latina desde los Estados Unidos[6].

Los historiadores latinoamericanos entre tanto se acercaban a la historia de la violencia, pero su interés era explicar los fenómenos de violencia asociados con las problemáticas del momento en cada país, específicamente las dictaduras militares, la represión estatal a los movimientos sociales y los movimientos insurgentes. Para el caso colombiano en 1993 se realizó el Seminario Internacional de Historiografía Colombiana y Latinoamericana para evaluar los avances en torno a la investigación histórica relativa al país, uno de los capítulos fue la “Historiografía de la Violencia”, encargado a Carlos Miguel Ortiz Sarmiento, investigador formado en Estados Unidos y representante de lo que en ese momento se llamaba la “violentología”[7], el cual muestra una historiografía fuerte aunque de cierta manera encerrada en sí misma. En este sentido Catherine LeGrand en sus comentarios al balance historiográfico llamaba la atención sobre la necesidad de realizar estudios comparados y análisis regionales de la violencia, específicamente de las rebeliones campesinas, tomando como ejemplo las investigaciones que al respecto se habían realizado para el contexto mexicano[8].

Para el final del milenio la historia del crimen era un campo promisorio mas no consolidado. El argentino Ricardo D. Salvatore, profesor de la Universidad Torcuarto di Tella en Buenos Aires, señalaría un campo de investigación abierto pero disperso en diferentes temas: “estudio de bandidos, prostitución, violencia callejera, policía, prisiones, castigo corporal, ideologías de ordenamiento social, litigios judiciales de indígenas, abogados y prácticas jurídicas” Estas investigaciones estaban centradas en diferentes esfuerzos a nivel nacional que en buena medida surgen a partir de la influencia de nuevos enfoques como los estudios de género, los subalternos y la historia desde abajo, el análisis del discurso, las etnografías de la modernidad, la historia de las disciplinas, investigaciones sobre hegemonía y orden social, estudios de democratización, entre otros[9].

La historia del crimen y la justicia penal de final de siglo es producto de una tradición muy diferente a la que dio origen a los trabajos de Rico y Rosa del Olmo, el interés en estas investigaciones ya no es entender la justicia y la criminalidad desde una perspectiva latinoamericana involucrando la historia como disciplina auxiliar, sino entender el crimen y el castigo desde la historia como disciplina central en apoyo de otras ciencias como la antropología y la sociología. Sin embargo, no es un área de estudio en ese momento sino más bien derivación de estudios relacionados con la historia social, de género, cultural, de la violencia y del derecho.

Salvatore identificó como fuentes teóricas de esta área promisoria los trabajos de Michel Foucault, E. P. Thompson, Eric J. Hobsbawm, Joan Scott, Charles Tilly, Norbert Elias, James C. Scott y Jürgen Habermass, los cuales “estimularon a los historiadores a mirar en los archivos judiciales y de la policía para responder a una variedad de problemas.[10]” Sin embargo en 1998 los estudios sobre criminalidad apenas estaban en términos de “notas promisorias” y todavía no se daba el paso para abordar la historia del crimen y la justicia desde una perspectiva regional.

 Las compilaciones ¿Hacia una historia del crimen y la justicia penal de América Latina?

Los intentos más concretos para presentar una historia del crimen y la justicia penal de América Latina han surgido de Estados Unidos e Inglaterra. En ellos resaltan algunos nombres como Carlos A. Aguirre, de origen peruano, profesor de historia de América Latina en la Universidad de Oregon; Ricardo D. Salvatore, quien ya fue mencionado anteriormente; y Robert Buffington, profesor de historia de América Latina en la Universidad de Colorado. Dos compilaciones surgieron de congresos realizados a finales de los noventas y fueron publicadas en el 2000 y 2001, una tercera fue publicada por la Universidad de Guadalajara en el año 2010 como resultado de un congreso llevado a cabo en la ciudad de Chillán (Chile); la más reciente del año 2013 es producto de un acercamiento a interpretaciones teóricas de mayor dimensión, específicamente el proceso civilizatorio de Norbert Elias.

La primera compilación fue titulada Reconstructing Criminality in Latin America[11]¸ editada por Carlos A. Aguirre y Robert Buffington. En la introducción, a cargo de Buffington, se conceptualiza el significado de criminalidad en América Latina. Aclara que la criminalidad es un concepto histórico que por ende se debe estudiar acorde con su contexto, de tal manera que la reconstrucción de la historia del crimen en América Latina conlleva aproximarse “a la manera como diferentes sociedades de América Latina, en diversos tiempos con sus respectivas historias, vieron, describieron, definieron y reaccionaron al comportamiento ‘criminal’”[12].

Uno de los problemas con los que se enfrentaron para la realización de la compilación es que aunque el ámbito es América Latina el peso de la producción se concentra en México y Argentina. De los diez artículos que componen la compilación cuatro están dedicados a México, tres a Argentina y los restantes a Perú, Brasil y Colombia; pero incluso esto también debe ser matizado puesto que en realidad las investigaciones se enfocan en la Ciudad de México, Buenos Aires, Arequipa, Río de Janeiro y Medellín. A lo anterior se suma la dificultad de una periodización que lidie con las evidentes diferencias regionales de cada caso, algo que Buffington sortea afirmando que es posible entender la criminalidad latinoamericana si se superponen los procesos de control social y criminalidad de Europa Occidental y Estados Unidos bajo el supuesto de una relación conectada por las relaciones coloniales y neocoloniales[13].

La solución de Buffington lo lleva a considerar los procesos de tecnificación del castigo y el control social aplicados en Europa apoyando las teorías de Michel Foucault, Jürgen Habermas, Benedict Anderson y E. P. Thompson, y afirma que si bien América Latina desde su independencia estuvo a la zaga de Europa las élites latinoamericanas se esforzaron por adoptar los modelos de control y represión importados desde el Viejo Continente[14]. La historia de la criminalidad en América Latina debería observarse a través del lente de la modernización, por ello los ensayos de la compilación toman un contexto general de aumento y fortalecimiento del Estado centralizado y tecnocrático para analizar la criminalidad de los negros, las mujeres, los vendedores ambulantes, las prostitutas, los disidentes políticos y las bandas de narcotraficantes[15].

Un año después sale publicado Crime and Punishment in Latin America[16], una compilación editada por Ricardo Salvatore, Carlos Aguirre y Gilbert M. Joseph, este último director del Instituto de estudios latinoamericanos e ibéricos en la universidad de Yale. La contraportada de la edición indica que esta compilación es la “culminación de una década de esfuerzos innovadores en los estudios históricos de la ley y de fenómeno legal en la región”. El eje de esta recopilación de ensayos está mucho más centrada en el derecho, de hecho se divide en mediaciones legales (interacciones entre justicia y sociedad), la construcción social y cultural del crimen y medidas punitivas (reducidas a la prisión).

En comparación con la compilación precedente, Crime and Punishment presenta un cuerpo de trabajos más robusto, centrados en la historia social y cultural, comparten además algunos acercamientos teóricos, especialmente los trabajos relacionados con la historia de la prisión[17]. Los editores de la publicación cuidaron más de convocar historiadores especialistas en la historia social del derecho antes que en abarcar una serie de ejemplos nacionales. La concentración de trabajos de México y Argentina es evidente en esta compilación, pero los editores parten de la hipótesis de un sistema legal compartido en la mayoría de países de América Latina desde su independencia en el que predomina la arbitrariedad y la aplicación diferenciada de la justicia[18].

Siguiendo la hipótesis planteada por los editores la periodización ya no es un problema. El periodo de tiempo predominante en los ensayos recopilados está entre 1890 y 1930, sólo el trabajo de Charles F. Walker acerca de las relaciones entre los indígenas y los tribunales coloniales en el Perú después de la rebelión de Tupac Amaru se aparta significativamente de ese marco temporal. No es casualidad que sea esta la temporalidad “escogida” por los colaboradores, es en este periodo cuando existe un interés de la élites en América Latina por aplicar innovaciones en sus sistemas judiciales con el fin de lograr el control del comportamiento de sus ciudadanos, fue en estos años cuando las teorías del positivismo criminológico, la medicina legal y el darwinismo social se convirtieron en lo más innovador para conseguir el orden social. Es en esta época cuando el racionalismo jurídico tuvo que enfrentarse con más fuerza a las pasiones, el honor, las creencias y los rituales, interpretados por los juristas y médicos muchas veces como desviaciones o simplemente rezagos de épocas bárbaras en la que reinaba el oscurantismo.

El ensayo final de la compilación estuvo a cargo de Douglas Hay[19], reconocido entre otras cosas por haber publicado junto con E. P. Thompson y otros el libro colectivo titulado Albion’s Fatal Tree en 1975. Hay, quien aceptó desconocer el contexto latinoamericano al momento de hacer el texto, compara los argumentos de los diferentes ensayos para a su vez contrastarlos con el contexto canadiense y europeo. El problema de la comparación de Hay radica en que tiene que confrontar dos tradiciones jurídicas totalmente diferentes, pero eso también ratifica que las particularidades del sistema judicial hispano que como tradición jurídica se estableció en América Latina es la base común sobre la cual posteriormente se desarrolló el derecho nacional, teniendo en común la adopción del sistema francés de codificación y sólo posteriormente la inserción tímida de los procedimientos judiciales del positivismo criminológico italiano.

La única muestra en lengua castellana hasta el momento de un trabajo compilatorio de historia del crimen y la justicia en América Latina fue el realizado bajo la coordinación de Jorge Alberto Trujillo Bretón, investigador de historia social y cultural del delito de la Universidad de Guadalajara[20]. La introducción del trabajo fue realizada por Ricardo D. Salvatore en la que realiza un balance crítico del progreso de la historia de la justicia criminal en América Latina durante las dos décadas precedentes. Salvatore identifica dos vertientes principales, una, asociada con los trabajos de Thompson y Foucault y otra que se viene abriendo campo que adopta la teoría del “proceso civilizatorio” de Norbert Elias, las cuales les han permitido a los historiadores de nueva generación “el desplazamiento del centro de interés histórico hacia cuestiones de agencia (protagonismo), mentalidades, representaciones, opinión pública y, en general, aspectos de la ‘cultura’ que requieren formas de abordaje propios de la crítica literaria y de la antropología.[21]

Son cinco los temas que se tratan en esta compilación: los vicios y el control social, los bandidos, las “violencias graves” (homicidios, riñas y estupro), los delitos transnacionales y el castigo. El problema nuevamente es que el peso está cargado hacia las investigaciones de caso mexicanas y argentinas, aunque estas ya no se limitan al abordaje de problemas de las ciudades capitales de sus países. Los artículos sobre el bandidaje son un avance importante en torno al revisionismo de la teoría de los bandidos sociales de Hobsbawm, específicamente porque las evidencias indican la presencia de “bandidos criminales”, “delincuentes audaces y temerarios que sembraron violencia e inseguridad a su paso”[22]. Así mismo son de suma relevancia los casos presentados relacionados con las “violencias graves”, en especial porque los estudios de homicidios en América Latina son de lo más escasos. José Daniel Gil Zúñiga aporta información cuantitativa de 1885 a 1915 sobre la criminalidad (él la denomina “delictividad”) en la provincia de Heredia en Costa Rica para analizarlo siguiendo un esquema clásico: investigación del crimen, motivaciones de los criminales y condena. Los dos trabajos siguientes, uno dedicado al delito de riñas (pendencias) y heridas en Chile durante la primera mitad del siglo XIX, el siguiente aborda el estupro en Puebla en las postrimerías del siglo XIX. Una comparación somera de los tres trabajos permite identificar una tendencia transversal decimonónica a la combinación delito-pasión-homicidio, interpretada de diversas formas por los autores quienes tratan de reducir el impacto que pueda tener en la criminalidad la pasión y el alcohol para tratar de encontrar los causales en las diferencias y conflictos sociales. Al respecto los aportes de un historiador como Gerd Schwerhoff podrían resultar en un análisis más profundo de la relación entre pasión, creencias, sociedad y delito; lastimosamente su poca difusión en el mundo latino y anglosajón hace que sus aportes aún sean desconocidos para el grueso de los investigadores[23].

La última compilación fue dirigida por Eric A. Johnson, Ricardo D. Salvatore y Pieter Spierenburg, profesor de criminología histórica en la Universidad Erasmus de Rotterdam, quien se ha convertido en una figura de autoridad en la historia del crimen en Europa. Esta compilación, de hecho, fue publicada el mismo año que su último libro hasta hoy titulado Violence and Punishment: Civilizing the Body throught Time[24] en el cual hace una recopilación de sus principales argumentos en torno a la violencia y el proceso civilizatorio. La compilación se tituló Murder and Violence in Modern Latin America, pero aquí la categoría América Latina no es tratada de manera problemática, de hecho los editores dejan claro desde el inicio que “no se intenta cubrir cada esquina del continente, lo que se intenta es reunir las experiencias de un número de renombrados investigadores, que se enfocan en temas de interés a menudo actuales y fascinantes.[25]

América Latina en esta nueva historiografía no es problematizada porque se considera comparte el mismo proceso, tal como identificaron recientemente los finlandeses Tapio Lappi-Seppälä y Martti Lehti “la mayor parte de los países de América Central, del Sur y del Caribe experimentaron un incremento constante en las tasas de homicidio desde inicios de la de década de 1960 o 1970, escalando en el 2000.” Las diferencias particulares se relacionan con la motivación de estas cifras: “guerra civil, inestabilidad política o transformaciones del mercado de las drogas.[26]” Esta perspectiva comparativa sin embargo no se amplía para las décadas anteriores a 1960, en especial porque los datos relativos a las tasas de homicidio son difíciles de recabar.

De los nueve artículos incluidos en Murder and Violence in Latin America sólo dos utilizan datos cuantitativos de manera sustantiva: “Judging Violent Crimes: Patterns of Sentencing in Modern Argentina, 1878-1948” de Ricardo Salvatore y “Homicide and Politics in Modern Mexico” de Pablo A. Piccato. Ambos buscan tendencias en sus respectivos campos de estudio: Argentina, desde los registros de la Penitenciaría Nacional entre 1878 y 1948; y México a partir de series históricas recolectadas por el INEGI, sin embargo no se cuenta aún con un esfuerzo comparativo como el conseguido para Europa donde los hallazgos en investigaciones de tendencias a largo plazo han mostrados excepciones regionales a la tendencia general europea que muestra un decrecimiento continuado de la violencia desde la edad media[27].

La pregunta en torno a la criminalidad en América Latina ha cambiado sustancialmente, ya no son tan importantes los procesos de tecnificación de las estructuras represivas y la modernización de la ley (positivismo y medicalización del derecho) sino encontrar el sentido de una tendencia regional en la que las tasas de homicidio se mantienen superiores a la de otras regiones. Si Reconstructing Criminality in Latin America entendía que el hilo unificador de América Latina era su relación con el pasado colonial y el presente neocolonial, Murder and Violence in Modern Latin America entiende la región a partir de la globalidad.

No es casualidad que para comprender esta globalidad se adopte la interpretación a partir de la teoría del “proceso civilizatorio”, la cual, en términos generales, ha sido construida por los discípulos de Elias quienes adaptaron su modelo de sociología psicogenética figuracional, aplicada con éxito por el sociólogo alemán para el estudio del proceso de construcción del Estado en Alemania, Francia e Inglaterra (el control de los comportamientos como mecanismo de monopolización fiscal y de la violencia física). Una de las figuras más representativas de esta tendencia es Pieter Spierenburg, quien ha encontrado eco en diferentes investigadores de quienes destacan el mismo Ricardo D. Salvatore, los mexicanos Carlos Antonio Aguirre Rojas, Gina Zabludovsky, Adrián Scribano y Gabriela Vergara Mattar; y los colombianos Victor Manuel Uribe-Urán y Vera Weiler.

La conclusión de Murder and Violence in Modern Latin America consiste en la consideración teórica acerca de la validez del “proceso civilizatorio” en América Latina, sin embargo más que evaluar la tendencia hacia una pacificación o incremento de la violencia (en este caso un proceso descivilizatorio previsto en la teoría eliasiana) lo que hace Salvatore es poner en una perspectiva de comparación los numerosos tipos de violencia que caracterizan la historia democrática y globalizada de América Latina con las ideas eliasianas relativas al monopolio de la violencia, la pacificación, las interdependencias sociales y la represión de la agresividad y los impulsos o autocoacción.

Salvatore antes que identificar el proceso civilizatorio en América Latina identifica las dificultades para su aplicación al contexto regional, en principio por la práctica inexistencia de estudios sociogenéticos y psicogenéticos en Latinoamérica, aunado esto a las marcadas diferencias regionales y las dificultades para realizar estudios de larga duración sin contar con variables como la étnica, el género, la raza, la edad, el origen regional, las ocupaciones, los niveles de ruralidad, entre otras. La conclusión de Salvatore es que existen unos “temas eliasianos” que pueden ser estudiados en clave latinoamericana como las transformaciones de comportamiento, la monopolización de la violencia, el duelo y los códigos de comportamiento de las élites y el denominado proceso descivilizatorio que se presenta desde la década de 1960[28].

Las similitudes entre En la encrucijada y Murder and Violence son evidentes, ambos son esfuerzos compilatorios que ya no se preocupan por dar explicaciones generales de la violencia y el delito en América Latina sino presentar esfuerzos nacionales que permiten al lector hacer comparaciones. En ambos se deja en evidencia la pretensión reciente de introducir el enfoque eliasiano en los análisis de la criminalidad latinoamericana, pero la ausencia de cifras confiables, aunado a la aún incipiente revisión historiográfica del desarrollo de las instituciones modernas en las diferentes naciones de América Latina conllevan a que todo estudio sociogenético en clave eliasiana termine siendo una visión miope de un proceso que necesita la larga duración para brindar explicaciones significativas.

Redes y congresos. Circulando el debate

 Tal vez la conferencia que dio origen a los estudios sobre el delito, la justicia y el castigo en perspectiva latinoamericana fue el congreso titulado “Contested Terrains of Law, Justice, and Repression in Latin American History” llevado a cabo en la universidad de Yale en abril de 1997, de cuyas conferencias bebieron los editores de las dos primeras compilaciones presentadas anteriormente. El año inmediatamente anterior Eduardo Zimmermann con el apoyo del Institute of Latin American Studies (ILAS) convocó una reunión en la Universidad de Londres dónde trataron temas de historia de las instituciones judiciales en América Latina. El taller se denominó “The History of Justice in Ninetheenth-Century Latin America” y de éste surgió el libro compilatorio Judicial Insititutions in Ninethennth-Century Latin America[29]. Ambas reuniones son importantes puesto que dieron paso a la vertiente principal de estudio de la historia del delito y la justicia en la primera década de este siglo, decantándose algunos por la nueva historia del derecho y otros por una historia más cercana a las investigaciones sobre la historia del delito, la justicia penal y las instituciones de control social.

En América Latina se llevaron a cabo algunas reuniones que tuvieron trascendencia a nivel local a pesar que su ámbito era latinoamericano. El más conocido fue el “Seminario sobre Justicia y Sociedad en América Latina” organizado por el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional de San Martín llevado a cabo en Buenos Aires en el año 2004. Si bien el seminario no fue una convocatoria para la historia del crimen y el delito sí permitió la reunión de varios especialistas enfrentados a problemas de investigación que trascendían el plano meramente institucional y legislativo de la historia de la justicia y del delito.

Esta reunión dio pie para considerar la necesidad de conformar una red de investigadores de la historia del delito la cual se logra concretar en Guadalajara aprovechando el “1er. Coloquio Internacional. Historia, Marginalidad y Delito en América Latina” que se llevó a cabo en esa ciudad en mayo de 2011. El impulso sería sin duda hecho realidad gracias a la propuesta editorial que culminó en el libro compilatorio En la encrucijada del cual se trató anteriormente. Se denominó a la red como “Red de Historiadores e Historiadoras del Delito en las Américas” (REDHHDA), su carácter es multidisciplinario y su objetivo es la innovación metodológica y la revisión historiográfica en torno a la historia de la criminalidad, que como lo ha manifestado Ricardo Salvatore no se puede separar de la historia de la ley[30].

En total han realizado tres encuentros, dos en Guadalajara (2011 y 2012) y uno en Santiago de Chile (2013). Actualmente se encuentran preparando el cuarto congreso que se llevará a cabo en Rio de Janeiro en marzo de 2016. El simposio que organiza la red se denomina “Delitos, Policías y Justicias en América Latina” lo cual da idea de los temas centrales y su marco espacial[31].

Obviamente estos no son los únicos eventos que abordan el tema de la criminalidad y la justicia en América Latina, reseñarlos aquí sería una tarea imposible ya que pocos (si no es que ninguno) terminan con una publicación compilatoria y sus actas son distribuidas entre los participantes, en el caso de ser publicadas. En este sentido las revistas siguen siendo un espacio privilegiado para la publicación de los trabajos relacionados con el crimen y la justicia en América Latina aunque predominan las publicaciones dispersas, hacer un recuento de todos ellos es otra titánica tarea que desbordas los objetivos de este trabajo, pero vale la pena hacer mención de dos números temáticos que resumen el estado del arte en torno a la historia del delito en Latinoamérica: el primero fue publicado por Urvio. Revista latinoamericana de estudios de seguridad, en el cual se abordó la relación historia y violencia delictiva; el segundo fue publicado por la revista Historia 2.0 en el que se recopilaron una serie de trabajos relacionados con casos nacionales en torno al tema del crimen, la prevención y el castigo. Ambas recopilaciones son muestras de tendencia mostrada en las compilaciones estadounidenses de 2000 y 2001, dan cuenta de los dispersos progresos a nivel de los diferentes países latinoamericanos y la continuidad en los enfoques sociales del delito.

Consideraciones finales

¿Es posible hablar de una historia del crimen y del delito de América Latina? Es evidente que desde el momento que los enfoques de Thompson, Hobsbawm y Foucault alcanzan a los investigadores latinoamericanos se abrió la posibilidad de construir una historia de la criminalidad latinoamericana. Esta sin embargo se produce desde tres centros principales: Estados Unidos, México y Argentina. En Estados Unidos ha sido liderada por historiadores que investigan desde las universidades norteamericanas, específicamente desde los centros y facultades de historia de América Latina. En México el liderazgo lo llevan autores como Pablo Piccato, Elisa Speckman y Jorge Alberto Trujillo, mientras en Argentina el trabajo de Ricardo D. Salvatore y Lila Caimari han sido la vanguardia de este ámbito de estudio historiográfico.

Se observa un cambio metodológico y de enfoque, en un comienzo el interés fue comprender los factores comunes de la criminalidad latinoamericana a partir de su interpretación histórica como un mundo resultado de los procesos de colonización y neocolonización, desde hace unos años se abandona la perspectiva latinoamericana para entender la región en términos del conjunto de países interconectados con el mundo globalizado, por ello teorías de mayor amplitud como el “proceso civilizatorio” encuentran cabida en perspectivas comparativas aún mayores. Se entiende que la criminalidad y la violencia en América Latina es particular de la región, pero lo que se está intentando comprender es el por qué es tan persistente a pesar de los esfuerzos modernizadores de las élites nacionales.

Sin embargo no se puede considerar que este ámbito de estudios haya alcanzado su madurez. Los esfuerzos de los historiadores siguen siendo dispersos tanto geográfica como metodológicamente, las interpretaciones siguen estando limitadas en buena medida a preconcepciones importadas desde el ámbito europeo o análisis demasiado limitados a nivel regional-nacional que impactan en una repetición de observaciones que sin embargo no lograr acumular un discurso coherente a nivel regional. A pesar de lo anterior, los historiadores de la criminalidad y la justicia están conformando tímidamente redes de conocimiento que han dado algunos frutos en términos de libros y conferencias, el siguiente paso consistiría en promover el desarrollo de una publicación científica que reuniera los trabajos producidos a nivel latinoamericano y en castellano. Además un esfuerzo de traducción de obras cumpliría un papel potenciador, como sin duda lo logró la traducción de los trabajos de Thompson, Hobsbawm y Foucault al español en la década de los ochentas en México y Argentina; sin duda la lectura de Pieter Spierenburg, Gerd Schwerhoff, Heikki Ylikangas y en general la producción finlandesa relacionada con la historia del crimen y la justicia son fundamentales para poner en perspectiva global la realidad latinoamericana sin necesidad de continuar probando modelos teóricos que sólo brindan una respuesta acerca de la “excepcionalidad” de América Latina.

 

Bibliografía

 

Aguirre, Carlos, y Robert Buffington, eds. Reconstructing criminality in Latin America. Jaguar books on Latin America 19. Wilmington, Del: Scholarly Resources, 2000.

Aguirre, Carlos, y Ricardo Donato Salvatore. “Writing the History of Law, Crime, and Punishment in Latin America”. En Crime and punishment in Latin America: law and society since late colonial times, editado por Ricardo Donato Salvatore, Carlos Aguirre, y Eric A. Johnson, 1–32. Durham: Duke University Press, 2001.

Buffington, Robert. “Introduction: Conceptualizing Criminality in Latin America”. En Reconstructing Criminality in Latin America, editado por Carlos Aguirre y Robert Buffington, xi – xix. Wilmington, Del: Scholarly Resources, 2000.

Hay, Douglas. “Law and Society in Comparative Perspective”. En Crime and punishment in Latin America: law and society since late colonial times, editado por Ricardo Donato Salvatore, Carlos Aguirre, y Gilbert M. Joseph, 415–30. Durham: Duke University Press, 2001.

Johnson, Eric A., y Eric H. Monkkonen, eds. The civilization of crime: violence in town and country since the Middle Ages. Urbana: University of Illinois Press, 1996.

Johnson, Eric A., Ricardo Donato Salvatore, y Petrus Cornelis Spierenburg, eds. Murder and violence in modern Latin America. The bulletin of Latin American research book series. Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons Ltd, 2013.

Lappi-Seppälä, Tapio, y Martti Lehti. “Cross-Comparative Perspectives on Global Homicide Trends”. Crime and Justice 43, núm. 1 (2014): 135–230. doi:10.1086/677979.

“La REDHHDA: Acta constitutiva de la red de historiadores e historiadoras del delito en las Américas”. Red de Historiadores e Historiadoras del Delito en Las Américas. Consultado el 27 de septiembre de 2015. http://redhhda.blogspot.mx/p/blog-page_16.html.

LeGrand, Catherine. “Comentario al estudio de historiografía sobre la violencia”. En La historia al final del milenio: ensayos de historiografía colombiana y latinoamericana, editado por Bernardo Tovar Zambrano, II:425–31. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 1994.

Muchembled, Robert. Una historia de la violencia del final de la Edad Media a la actualidad. Traducido por Núria Petit Fonserè. Madrid: Paidós, 2010.

Olmo, Rosa del. América Latina y su criminología. 4a edición. México: Siglo XXI, 1999.

Rico, José M. Crimen y justicia en América Latina. 5a edición. México: Siglo XXI, 1998.

———. Justicia penal y transición democrática en América Latina. Siglo XXI, 1997.

Salvatore, Ricardo Donato. “Conclusion: Violence and the ‘Civilising Process’ in Modern Latin America”. En Murder and Violence in Modern Latin America, editado por Eric A. Johnson, Ricardo Donato Salvatore, y Pieter Spierenburg, 235–69. The bulletin of Latin American research book series. Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons Ltd, 2013.

———. “Criminal Justice History in Latin America : Promising Notes”. Crime, Histoire & Sociétés / Crime, History & Societies 2, núm. 2 (1998): 5–14. doi:10.4000/chs.960.

———. “De vicios, delitos y penas: nuevos rumbos de la historia de la justicia criminal en América Latina”. En En la encrucijada: historia, marginalidad y delito en América Latina y los Estados Unidos de Norteamérica (siglos XIX y XX), editado por Jorge Alberto Trujillo Bretón, 13–37. Guadalajara, Jalisco: Universidad de Guadalajara, 2010.

Salvatore, Ricardo Donato, Carlos Aguirre, y Gilbert M. Joseph, eds. Crime and punishment in Latin America: law and society since late colonial times. Durham: Duke University Press, 2001.

Sánchez Gómez, Gonzalo, ed. Colombia, violencia y democracia. 2a edición. Bogotá: Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Colombia, 1995.

Schwerhoff, Gerd. “Criminalized violence and the process of civilisation: a reappraisal”. Crime, Histoire & Sociétés 6, núm. 2 (2002): 103–26. doi:10.4000/chs.418.

———. Historische Kriminalitätsforschung. Historische Einführungen 9. Frankfurt am Main: Campus Verlag, 2011.

Spierenburg, Petrus Cornelis. Violence and punishment: civilizing the body through time. Cambridge, UK ; Malden, MA: Polity, 2013.

Trujillo Bretón, Jorge Alberto, ed. En la encrucijada: historia, marginalidad y delito en América Latina y los Estados Unidos de Norteamérica (siglos XIX y XX). Guadalajara, Jalisco: Universidad de Guadalajara, 2010.

Ylikangas, Heikki, Petri Karonen, y Martti Lehti. Five centuries of violence in Finland and the Baltic Area. The history of crime and criminal justice series. Columbus: Ohio State University Press, 2000.

Zimmermann, Eduardo A., ed. Judicial Institutions in Nineteenth-Century Latin America. Nineteenth-Century Latin America Series 4. London: University of London, Institute of Latin American Studies, 1999.

Notas

[1] José M. Rico, Crimen y justicia en América Latina, 5a edición (México: Siglo XXI, 1998).

[2] José M. Rico, Justicia penal y transición democrática en América Latina (Siglo XXI, 1997), 11–12.

[3] Rico, Crimen y justicia en América Latina, 13.

[4] El mismo Rico dice “Un estudio serio sobre la criminalidad latinoamericana está aún por hacer” Rico, Crimen y justicia en América Latina, 55.

[5] Rosa del Olmo, América Latina y su criminología, 4a edición (México: Siglo XXI, 1999), 9–20.

[6] Olmo, América Latina y su criminología, 248–250.

[7] Con este nombre se conoció al grupo de investigadores que se dedicaron a investigar la violencia desde una perspectiva multidisciplinaria. Este grupo se dedicó de manera activa a recolectar datos sobre la violencia en Colombia y proponer alternativas para la solución del conflicto, sin embargo la correlación entre el avance teórico y la aplicación práctica fue mínima. Algunos de los intelectuales que conformaron ese grupo hacen parte actualmente de los programas de recuperación de la memoria histórica del conflicto impulsados desde el gobierno nacional. El producto más visible de este grupo fue el informe Colombia, Violencia y Democracia, resultado de un trabajo de consultoría a petición de la presidencia de Virgilio Barco (1986-1990) después del fracaso de las negociaciones de paz con las FARC y el ELN entre 1984 y 1985. Gonzalo Sánchez Gómez, ed., Colombia, violencia y democracia, 2a edición (Bogotá: Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Colombia, 1995).

[8] Catherine LeGrand, “Comentario al estudio de historiografía sobre la violencia”, en La historia al final del milenio: ensayos de historiografía colombiana y latinoamericana, ed. Bernardo Tovar Zambrano, vol. II (Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 1994), 430.

[9] Ricardo Donato Salvatore, “Criminal Justice History in Latin America : Promising Notes”, Crime, Histoire & Sociétés / Crime, History & Societies 2, núm. 2 (1998): 5, doi:10.4000/chs.960.

[10] Salvatore, “Criminal Justice History in Latin America”, 6.

[11] Carlos Aguirre y Robert Buffington, eds., Reconstructing criminality in Latin America, Jaguar books on Latin America 19 (Wilmington, Del: Scholarly Resources, 2000).

[12] Robert Buffington, “Introduction: Conceptualizing Criminality in Latin America”, en Reconstructing Criminality in Latin America, ed. Carlos Aguirre y Robert Buffington (Wilmington, Del: Scholarly Resources, 2000), xi.

[13] Buffington, “Introduction: Conceptualizing Criminality in Latin America”, xii.

[14] Buffington, “Introduction: Conceptualizing Criminality in Latin America”, xv.

[15] Buffington, “Introduction: Conceptualizing Criminality in Latin America”, xvi.

[16] Ricardo Donato Salvatore, Carlos Aguirre, y Gilbert M. Joseph, eds., Crime and punishment in Latin America: law and society since late colonial times (Durham: Duke University Press, 2001).

[17] Salvatore, Aguirre, y Joseph, Crime and punishment in Latin America, xi.

[18] Carlos Aguirre y Ricardo Donato Salvatore, “Writing the History of Law, Crime, and Punishment in Latin America”, en Crime and punishment in Latin America: law and society since late colonial times, ed. Ricardo Donato Salvatore, Carlos Aguirre, y Eric A. Johnson (Durham: Duke University Press, 2001), 15.

[19] Douglas. Hay, “Law and Society in Comparative Perspective”, en Crime and punishment in Latin America: law and society since late colonial times, ed. Ricardo Donato Salvatore, Carlos Aguirre, y Gilbert M. Joseph (Durham: Duke University Press, 2001), 415–30.

[20] Jorge Alberto Trujillo Bretón, ed., En la encrucijada: historia, marginalidad y delito en América Latina y los Estados Unidos de Norteamérica (siglos XIX y XX) (Guadalajara, Jalisco: Universidad de Guadalajara, 2010).

[21] Ricardo Donato Salvatore, “De vicios, delitos y penas: nuevos rumbos de la historia de la justicia criminal en América Latina”, en En la encrucijada: historia, marginalidad y delito en América Latina y los Estados Unidos de Norteamérica (siglos XIX y XX), ed. Jorge Alberto Trujillo Bretón (Guadalajara, Jalisco: Universidad de Guadalajara, 2010), 22.

[22] Salvatore, “De vicios, delitos y penas: nuevos rumbos de la historia de la justicia criminal en América Latina”, 27.

[23] Gerd Schwerhoff, Historische Kriminalitätsforschung, Historische Einführungen 9 (Frankfurt am Main: Campus Verlag, 2011), 113 y ss. Si a lo anterior se añade que Schwerhoff es uno de los críticos de la teoría de la civilización como paradigma de análisis de la criminalidad se comprende por qué el desconocimiento en América Latina. Gerd Schwerhoff, “Criminalized violence and the process of civilisation: a reappraisal”, Crime, Histoire & Sociétés 6, núm. 2 (2002): 103–26, doi:10.4000/chs.418.

[24] Petrus Cornelis Spierenburg, Violence and punishment: civilizing the body through time (Cambridge, UK ; Malden, MA: Polity, 2013).

[25] Eric A. Johnson, Ricardo Donato Salvatore, y Petrus Cornelis Spierenburg, eds., Murder and violence in modern Latin America, The bulletin of Latin American research book series (Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons Ltd, 2013), 1.

[26] Tapio Lappi-Seppälä y Martti Lehti, “Cross-Comparative Perspectives on Global Homicide Trends”, Crime and Justice 43, núm. 1 (2014): 162, doi:10.1086/677979.

[27] Spierenburg, Violence and punishment; Robert Muchembled, Una historia de la violencia del final de la Edad Media a la actualidad, trad. Núria Petit Fonserè (Madrid: Paidós, 2010); Heikki Ylikangas, Petri Karonen, y Martti Lehti, Five centuries of violence in Finland and the Baltic Area, The history of crime and criminal justice series (Columbus: Ohio State University Press, 2000); Eric A. Johnson y Eric H. Monkkonen, eds., The civilization of crime: violence in town and country since the Middle Ages (Urbana: University of Illinois Press, 1996).

[28] Ricardo Donato Salvatore, “Conclusion: Violence and the ‘Civilising Process’ in Modern Latin America”, en Murder and Violence in Modern Latin America, ed. Eric A. Johnson, Ricardo Donato Salvatore, y Pieter Spierenburg, The bulletin of Latin American research book series (Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons Ltd, 2013), 235–69.

[29] Eduardo A. Zimmermann, ed., Judicial Institutions in Nineteenth-Century Latin America, Nineteenth-Century Latin America Series 4 (London: University of London, Institute of Latin American Studies, 1999).

[30] Salvatore, “De vicios, delitos y penas: nuevos rumbos de la historia de la justicia criminal en América Latina”, 23.

[31] “La REDHHDA: Acta constitutiva de la red de historiadores e historiadoras del delito en las Américas”, Red de Historiadores e Historiadoras del Delito en Las Américas, consultado el 27 de septiembre de 2015, http://redhhda.blogspot.mx/p/blog-page_16.html.

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "Apuntes sobre la historiografía del crimen y la justicia penal de América Latina," en Historia, crimen y justicia, 14/10/2015, http://hccj.hypotheses.org/27.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *