¿Perdón sin culpa? El indulto impetrado por Don Pedro Velázquez entre 1746 y 1760 por los cargos que pudieran resultar del tiempo que gobernó la provincia de Girón.

En sentido estricto indultar significa el retiro o minoración graciosa de la pena que fue impuesta por sentencia firme[1]. En la “controversia XXI” de su Tractatus de re criminali, el valenciano Matheu i Sanz definía el indulto o indulgentia de la siguiente manera:

Indulgentia itaque est condonatio gratiosa facta per Principem reo alicujus criminis pœnam liberaliter condonando, & in pristinum statum restituendo de qua[2].

Como lo indicó en su momento María Inmaculada Rodríguez, esta definición sintetiza los “caracteres esenciales del perdón”[3]. La indulgencia es la gracia real por la cual el Príncipe libera de la pena al reo y lo restituye a su pristinum statum, esto es, al estado que estaba antes de haber sido enjuiciado o de haber cometido el delito. La restitutio no debe ser tomada a la ligera ya que forma parte sustantiva de la œconomia de la gracia[4]: restitutio est in pristinum statum repositio, decretó Gregorio IX en De restitutione in integrum[5]. Como se conoce hoy por la sincrética doctrina del “derecho romano”, la restitutio in integrum (Dig. 4, 1, 0) consiste en la devolución a la posición legal previa[6] o mejor al “primer estado”, que de hecho comprende “todos los aspectos posibles de la restitución”[7]. Sin embargo, estamos tratando aquí con un concepto fundamental para la regulación de la economía-moral[8]: la absolución del pecado estaba condicionada a la “restitución completa” del bien o la reputación de su prójimo[9].

¿Por qué ha de restituir el príncipe al condenado a su estado original? El perdón real era una demostración del poder magnificente del príncipe, sustentado en el sentido gracioso y virtuoso de la clemencia real, que tenía como propósito reestablecer la equidad entre sus vasallos mediante el ejercicio de la benevolencia y liberalidad hacia los súbditos, con lo cual lograba además reforzar la lealtad y el amor de los vasallos para su príncipe. La restitutio, en este sentido, retorna al estado original antes de la perturbación de la aequitas[10], por lo cual el perdón estará condicionado a que esta condición sea posible: que no se afecte a tercero, que cuente con el perdón de la parte ofendida o que se restituya el bien a la persona o a la Real Hacienda. En todo caso, estamos hablando de una forma de perdón específica que permite tal restitutio gratuita, pero en otros casos estuvo condicionada a la confiscación de bienes, al servicio de las armas, entre otras “contradonaciones” a la Corona. Siguiendo a García Mastrillo, Restitutio denotat Indulgentia plenaria:

Item dicitur restitutio, eaque plenariam denotat restitutionem, […] eam diffiniendo ait esse in pristinum statum respositionem, nulla alia de causa concessam, quam ex mera Principis gratia, & humanitate[11].

Es una forma de Indulgentia, manifestación de la magnificencia y munificencia del Princeps pero que no proviene de justicia sino de gracia, como continúa Mastrillo:

& ex hoc differt à resto ne Iustitiæ, sique dem illa concedit, qua ita ius statuit concedendam, hæc autem indulgent a Principe, non quod aliqua iusta causa, quæ lege caveatur pro iustitia, & de iure cogat, sed quia ita humanitas eius, & gratia, & liberalitas compellit[12].

Por su parte Juan López de Cuéllar lo explicó de una manera mucho más clara:

La restitución es prioris status, vel iuris redintegratio[13] […] La cual solo el Principe la concede […]. Puede obtenerse de dos modos, ó por via de gracia, y esta únicamente depende de la voluntad del Principe. O por via de Iusticia […] Cuyo fundamento es hazer evidente la inocencia del delinquente, mostrando que la acusación fue calumniosa, y la sentencia que en él se executó injusta. […] O porque los que pronunciaron la sentencia, no tuvieron libertad para votar, por ser violentados de suprema auctoridad, á cuya fuerça, no se pudieron resistir. […] O mandato precisso, y voluntad absoluta de algún Soberano […] Que uno, y otro induzen justo miedo. […] Y la razon es, porque no solo los mandatos, sino los ruegos de los Superiores, Sunt admodum terribilia. Y se equivocan con la violencia.

En Cuéllar las formas de restitución de la equidad son claras: por vía de gracia, impulsada por la liberalidad y munificencia del Rey, o por vía de justicia, cuando se demostraba que la sentencia era injusta; en ambos casos el resultado era el mismo: la reintegración al estado previo. Esta facultad del Príncipe para otorgar por su libre voluntad el perdón y retorno al estado original se hará manifiesto en los perdones particulares otorgados por su gracia y en los momentos de turbulencia, cuando después del castigo sea necesario recuperar el estado de calma y tranquilidad previas a la exaltación de los ánimos.

 

Esta somera reflexión en torno a la restitutio y el indulto era necesaria para poder abordar el caso particular de Don Pedro Velázquez, vecino de la ciudad de San Juan Girón en la cual cumplió con los cargos de Gobernador y Alcalde Ordinario, quien se quejaba ante el Virrey Sebastián de Eslava por haber tenido que salir dicha ciudad en 1746 para radicarse en Santafé debido a la persecución a la que fue sometido por el entonces gobernador don Agustín Gutiérrez de los Ríos quien lo había desterrado de la ciudad y le impedía resolver algunos negocios que tenía pendientes en esa jurisdicción. El destierro de Velásquez había sido concedido por el virrey, según él, gracias a información falsa y engañosa.

Velásquez alegaba que al intentar regresar a Girón a resolver sus negocios Gutiérrez lo hizo comparecer al cabildo en donde le comunicó públicamente que estaba desterrado de la provincia, además de otras imputaciones que el antiguo gobernador no precisa. Al haber “perdido su honor” por esta actuación el mencionado Velásquez solicitó le fuese restituido por la piedad del virrey:

espero de la christiandad de V. E. depondrá el herrado juizio que contra mis prosederes hubiese formado sino bastase para ello los // ynstrumentos que llevo presentado, y que en virtud se me restituiga por la justificacion de V. E. al honor que sin ser oydo he perdido, el que espero recuperar por tal piedad como la  de un Príncipe tan Beningno como V. E[14].

Velásquez realiza una solicitud de restitutio laesae famae[15], sustentada en el juicio errado llevado en su contra sin seguir el principio del derecho, la cual realiza ante el virrey porque este tenía la facultad otorgada por el monarca para actuar tal como él lo haría en tales situaciones[16]. Eslava no realizaría la restitución de Velásquez, aunque le concedió licencia para que pudiera “transar, cobrar y componer sus dependencias” en la provincia de Girón[17]. Esta forma de restitución comprende una mayor complejidad que la restitutio in integrum, la cual en su forma más sencilla comprendía el retornar aquello que se había hurtado, estafado, cobrado de más, obtenido por argucias o de otras maneras[18]. La dificultad proviene de la cuestión ¿cómo restituir y cómo se sabe restituida la injuria? Para los tratadistas la laesa famae incluía el daño hecho contra la persona, por ejemplo, una herida que causara la pérdida de un brazo o afrentas contra el honor personal y familiar (la deshonra por haber tomado la virginidad de una hija era un lugar común en estos juicios de restitución[19]).

El proceso parecía quedaría en ese estado para Velásquez, incluso le fue otorgada la gobernación de Girón por orden del virrey José Alonso Pizarro en remplazo de don Francisco de Ibero en el año de 1751[20]. No cabe duda que durante su gobierno Velásquez se hizo de la animadversión de algunos vecinos poderosos de la provincia pues en 1760 acudió nuevamente a la Real Audiencia para reclamar por la imposibilidad de ingresar a la jurisdicción de Girón a resolver sus negocios, pero en busca la restitución graciosa que perdone los delitos “como si en realidad” los hubiese cometido y se le restituyera al estado original, algo inusual en las solicitudes de indulto[*]. El exgobernador se quejaba ante el virrey de la persecución a la que era sometido a pesar de los muchos años de servicio en la ciudad de San Juan Girón. Decía que “como esta ocupacion por mas que se exercite con pureza, y desiterés, siempre trae malquerientes, me refutaron en tanto grado que sus persecuciones, embidias, acusaciones, é informes, me hizieron gastar muchos pesos en mi defensa, en la que siempre obtuve faborablemente consiguiendo acceptacion, buena confianza, y reputacion en los superiores”. Afirmaba que a solicitudes como la presentada previamente lograban acallar temporalmente la persecución, pero finalmente se le juzgó por defraudador de la Real Hacienda al inculpársele de haber negociado con cacao y tabaco de manera subrepticia, lo cual, según él, se habría sustentado en acusaciones e informes injustificados de algunos sujetos que no identifica.

La solicitud fue la siguiente:

con todo esto para el maior seguro de mi conciencia, honor, y bienes, y que ninguna acusación en lo futuro me dañe y perjudique, hallandose en V. E. la Superior Facultad de el indulto y perdon, ocurro á esta para que usando de ella en mi beneficio se sirva aplicarmela y como si en la realidad fuese yo perjudicador de la Real hazienda huviera tenido malversacion de ella, y manejo, defraudandola en alcabalas, derechos de Puertos que se pagan en aquella jurisdiccion, ó cometido otros semejantes delitos (á excepcion de contravandista, y tratar ilicitamente en mercadurías de mala entrada, ó como enemigos de la Corona, pues en esto no me he mesclado)[21]

Vale la pena resaltar el conocimiento del gobernador de la lógica jurídica del indulto en un contexto virreinal. Apela a la facultad concedida a los virreyes para perdonar delitos e incluso añade más adelante la solicitud para que sea añadido al perdón la cédula que comprobaría que el virrey Solís gozaba de esta facultad acorde con las leyes municipales o de Indias[22]. También apela al hecho que un delito perdonado se consideraba causa juzgada, por lo tanto, perdonar un delito cometido, así fuese de manera supuesta, en los términos de su gobierno, implicaba liberarse de una vez por todas de las acusaciones que pudieran seguir por otros jueces, y por esta misma razón aclara que cualquier juez, gobernador o alcalde se viera impedido de actuar en su contra pues los delitos ya habrían sido perdonados[23]. Posteriormente, describe cuáles son los delitos por los cuales puede acogerse al indulto y por cuáles se vería excluido (contrabando, comercio ilícito con enemigos de la Corona), los cuáles excluye de su actuación hipotética. Finalmente, como muestra de su lealtad y real servicio, ofrece un donativo a la Real Hacienda: “por servir á S. M. como su leal vasallo, exhibiré en estas Reales cajas dos mil patacones”. Esta oferta no debería considerarse como cohecho o baratería toda vez que es una manifestación voluntaria de agradecimiento ante la munificencia del virrey quien ejercía las funciones clementes del soberano en el Reino de Nueva Granada[24].

La respuesta del Real Acuerdo fue positiva ante la solicitud del exgobernador, aunque aclarando que su comportamiento siempre había sido celoso con el real servicio y que no recaía sobre él perdón por algún delito pues no tenía ninguno, en cambio se le otorgaba con el propósito de dar consuelo ante las posibles acusaciones de sus émulos. Así, se decidió:

se le consede él referido yndulto para que ahora, ni nunca, no en este, ni en otro qualquiera Tribunal ó Juzgado pueda ser inquietado, prosesado, ni demandado por qualquiera delito, ó culpa que se le figure, ó pueda haver tenido en los empleos que já exercido de fraude, o usurpacion, u omicion // de Real Hazienda, ó que qualquiera ótro de los que en virtuda de las Reales facultades consedidas á este Superior Govierno puede ser condonado, ó perdonado y constando haver introducido en estas Reales Caxas los referidos dos mill pesos, se le libre su Despacho de éste yndulto como lo pide, y en la forma ordinaria[25].

Dos días después de esta decisión la Real Caja certificó el donativo de dos mil pesos y se libró el despacho de indulto.

Este expediente comprende una oportunidad para ahondar en los vericuetos del perdón en Indias, del cual se desprende que un indulto particular estaba ligado específicamente a la misma calidad de la persona, su honra y la posibilidad de recibir una merced. Finalmente, no debe olvidarse que en la justicia castellana el indulto era, antes que nada, un privilegio.

REFERENCIAS

Berger, Adolf. Encyclopedic Dictionary of Roman Law. Clark, NJ: The Lawbook Exchange, Ltd., 1953.

Castaño Pareja, Yoer Javier. “La actividad esclavista en el oriente neogranadino: el caso de la provincia de San Juan Girón, 1700-1750”. En Historia, cultura y sociedad colonial. Siglos XVI – XVIII. Temas, problemas y perspectivas, editado por Yobenj Aucardo Chicangana-Bayona, 235–68. Medellín: La Carreta Editores, 2008.

Delumeau, Jean. L’aveu et le pardon: les difficultés de la confession, XIIIe-XVIIIe siècle. Nouvelles études historiques. Paris: Fayard, 1990.

Guerrero Rincón, Amado Antonio. Poder político local: Cabildo de Girón, siglo XVIII. Bucaramanga: Centro de Estudios Regionales, SIC, Universidad Industrial de Santander, 2000.

Hespanha, António Manuel. “Da iustitia à disciplina, textos, poder e política penal no antigo regime”. Anuario de historia del derecho español, núm. 57 (1987): 493–578.

———. “La economía de la gracia”. En La gracia del derecho: economía de la cultura en la edad moderna, traducido por Ana Cañellas Haurie, 151–76. Madrid: Centro de estudios constitucionales, 1993.

Lavenia, Vincenzo. “Restituire, condonare. Lessico giuridico, confessione e pratiche sociali nella prima età moderna”. En Grazia e giustizia: figure della clemenza fra tardo Medioevo ed età contemporanea, editado por Karl Härter y Cecilia Nubola, 389–411. Bologna: Società editrice Il mulino, 2011.

Prodi, Paolo. Settimo non rubare: furto e mercato nella storia dell’Occidente. Collezione di testi e di studi. Bologna: Il mulino, 2009.

Rodríguez Flores, María Inmaculada. El perdón real en Castilla (siglos XIII-XVIII). Salamanca: Universidad de Salamanca, 1971.

Unterreitmeier, Johannes. “Die Restitution von Schmach und Schmerzen Über die gemeinsamen historischen Wurzeln von Schmerzensgeld und Geldentschädigung”. JuristenZeitung 68, núm. 9 (2013): 425–33. doi:10.1628/002268813X13584133300487.

NOTAS

[1] María Inmaculada Rodríguez Flores, El perdón real en Castilla (siglos XIII-XVIII) (Salamanca: Universidad de Salamanca, 1971), 31 y 15.

[2] Laurentii Mattæu et Sanz, Tractatus de re criminali (Lyon: apud Anissonios, Posuel et Rigaud, 1686): 148. « Así pues, la indulgencia es la donación graciosa hecha por el Príncipe por la cual libremente perdona algunos crímenes del acusado y lo restituye a su estado original”.

[3] Rodríguez Flores, El perdón real, 35.

[4] Vincenzo Lavenia, “Restituire, condonare. Lessico giuridico, confessione e pratiche sociali nella prima età moderna”, en Grazia e giustizia: figure della clemenza fra tardo Medioevo ed età contemporanea, ed. Karl Härter y Cecilia Nubola (Bologna: Società editrice Il mulino, 2011), 389–411.

[5] Decretales, 6, Libro I, Tit. XXI.

[6] Adolf Berger, Encyclopedic Dictionary of Roman Law (Clark, NJ: The Lawbook Exchange, Ltd., 1953), n. Restitutio in integrum.

[7] Rodríguez Flores, El perdón real, 215.

[8] Paolo Prodi, Settimo non rubare: furto e mercato nella storia dell’Occidente, Collezione di testi e di studi (Bologna: Il mulino, 2009), 113–15.

[9] Jean Delumeau, L’aveu et le pardon: les difficultés de la confession, XIIIe-XVIIIe siècle, Nouvelles études historiques (Paris: Fayard, 1990).

[10] António Manuel Hespanha, “Da iustitia à disciplina, textos, poder e política penal no antigo regime”, Anuario de historia del derecho español, núm. 57 (1987): 522–23.

[11] Garcia Mastrillo, Ad indultum generale (Palermo: Apud Franciscum Ciottum Venetum, 1616) Cap. I, No. 7, f. 6. “También se llama [a la indulgencia] restitución, la cual denota restauración completa […] esta definición afirma que es la reposición al estado original, otorgada por ninguna otra razón que la gracia y humanidad del Príncipe.”

[12] Mastrillo, Ad indultum. “y de hecho se diferencia del resto de la justicia. Si se concede aquella [la restitutio] lo que se establece de este modo es el retiro del derecho, no quiere decir que sea por justa causa, prevista por la ley y obligada por el derecho, sino impulsada por la gracia, liberalidad y la humanidad del Príncipe”. Esta parte se encuentra también en el tratado del jurista perusino Sforza degli Oddi, De Restitutione in Integrum (Frankfurt: Apud Egenolphum Emmelium, 1627) Pars II, Quæstio XCII, que trata sobre la restitutione in integrum gratiosa titulada “Quæ ex mera Principis gratia bannitis, & rebellibus indulgeri solet”, artículo I, que recalca el mismo punto que estamos desarrollando aquí: “Est in pristinum statum repositio, nulla alia de causa concessa, quam ex mera principis gratia, & humanitate”.

[13] “In integrum restitutio est prioris status, redintegratio, vel iuris prioris etiam est audientiæ redintegratio.” Antonio de Nebrija, Petri Gromorsi, Alexandri Scoti, et al., Novum lexicon iuris utriusque (Colonia: Johannes Gymnich, 1597), n. IN integrum restitutio.

[14] Archivo General de la Nación de Colombia, Sección Colonia, Fondo Residencias, Serie Residencias Santander, tomo 37, ff. 641v-642r.

[15] Como señala Vincenzo Lavenia, “Fama, in Spagna e non solo, significò siempre più spesso onore, l’onore de ceti privilegiati e del clero”. Lavenia, “Restituire, condonare”, 407. También Johannes Unterreitmeier, “Die Restitution von Schmach und Schmerzen Über die gemeinsamen historischen Wurzeln von Schmerzensgeld und Geldentschädigung”, JuristenZeitung 68, núm. 9 (2013): 430, doi:10.1628/002268813X13584133300487.

[16] AGI, Audiencia de Santa Fe, 541, L. 1, ff. 45r-47r. AGNC, SC Archivo Anexo, F Reales Cédulas y Órdenes, tomo 9, ff. 736r-738r.

[17] AGNC, SC Colonia, F Residencias, S Residencias Santander, tomo 37, f. 642r.

[18] Lavenia (“Restituire, condonare”, 392.) señala como punto de partida de la doctrina de la remittetur asociada a la restitutio se puede encontrar en la carta de San Agustín a Macedonio (epistola 153) “Si enim res aliena, propter quam peccatum est, cum reddi possit, non redditur, non agitur poenitentia, sed fingitur” (El pecado no es perdonado a menos que lo que se haya tomado sea restaurado. Porque, cuando no se restituye el bien ajeno por el que se pecó, pudiendo restituirse, la penitencia no es real, sino fingida). Pero, si el bien no se puede restituir de nada sirve la venganza y mucho la clemencia, porque en caso de duda sería preferible renunciar al dinero robado que atormentar o matar a alguien que no lo tiene: “Aliquando autem misericordes et in ipso dubio nolunt homini pro incerta pecunia certa inferre supplicia. Ad hanc misericordiam vos etiam nos provocare et exhortari decet: melius enim, etiamsi habet, amittis, quam si non habet, aut excrucias, aut occidis”.

[19] Ibid., 408–9.

[20] AGNC, SC Colonia, F Residencias, S Residencias Santander, tomo 36, ff. 882r-979v. Es muy poco lo que se sabe del gobernador Pedro Velázquez excepto que fue uno de los más ricos habitantes de la ciudad de Girón y gobernador de la provincia durante buena parte de la primera mitad del siglo XVIII. Yoer Javier Castaño Pareja, “La actividad esclavista en el oriente neogranadino: el caso de la provincia de San Juan Girón, 1700-1750”, en Historia, cultura y sociedad colonial. Siglos XVI – XVIII. Temas, problemas y perspectivas, ed. Yobenj Aucardo Chicangana-Bayona (Medellín: La Carreta Editores, 2008), 238; Amado Antonio Guerrero Rincón, Poder político local: Cabildo de Girón, siglo XVIII (Bucaramanga: Centro de Estudios Regionales, SIC, Universidad Industrial de Santander, 2000).

[*] O al menos así parece en el estado actual de la investigación.

[21] AGNC, SC Colonia, F Residencias, S Residencias Santander, tomo 37, f. 680v.

[22] No cuento con copia de la cédula que facultó al virrey Solís para perdonar delitos, pero de acuerdo con las dadas a Eslava (1739), Manuel Guirior (1771) y Caballero y Góngora (1783) todas siguen un patrón común que es como sigue: “Por Real Cedula de la fecha de esta, os he dado facultad para que si viereis que conviene para la quietud de aquellas Provincias perdonar a qualesquiera personas lo delitos que huvieren cometido, lo posais hacer, como mas por menos se expresa en dicha Real Cedula y respecto de que esta facultad se os da para lo que toca á la autoridad del cargo que os he conferiod, y por la confianza que tengo de vuestra persona, aunque entiendo que usareis de ella con la consideracion que se requiere, he resuleto advertiros que mi voluntad es que no useis esa facultad, sino fuese en casos de rebelion y que convenga mucho á mi servicio, y al sosiego y quietud de la tierra.” [Real Cédula declarando los casos en que podrá el Virrey Manuel Guirior podrá usar la facultad de perdonar delitos. AGNC, SC Archivo Anexo, F Reales Cédulas y Órdenes, T. 19, s.f.] Ver así mismo la  Recopilación de Leyes de Indias, Libro III, Título 3, Ley XXVII (Felipe III en 1614) “Concedemos Facultad á los Virreyes del Perú y Nueva España, para que puedan perdonar qualesquier delitos y excessos cometidos en las Provincias de su govierno, que Nos, conforme á derecho y leyes de estos Reynos podriamos perdonar, y dar, y librar los despachos necessarios, para que las Iusticias de todos nuestros Reynos y Señorios no procedan contra los culpados, á la averiguacion y castigo, assi de oficio, como á pedimento de parte, en quanto á lo criminal, reservando su derecho en lo civil, daños. é interesses de las partes, para que le pidan y sigan como les convenga”.

[23] “se sirva V. E. estos, ó qualesquiera otros delitos, que pueda acusarseme perdonarlos, y darme Superior despacho, para que ni se me acusen, ni averiguen, ni se trate de ellos ni de sus penas, ni alguna de las Reales Audiencias, Gobernadores, Alcaldes, ú otros Juezes conoscan de ellos, aora pendan en autos obrados, ó para obrar, pues todo se han de romper y quitar, dandola por ningunos, y los delitos, qualesquiera que sean, por perdonados”

[24] Este último argumento puede contrastarse con lo dicho por António Manuel Hespanha, “La economía de la gracia”, en La gracia del derecho: economía de la cultura en la edad moderna, trad. Ana Cañellas Haurie (Madrid: Centro de estudios constitucionales, 1993), 151–76.

[25] AGNC, SC Colonia, F Residencias, S Residencias Santander, tomo 37, f. 681r-681v.

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "¿Perdón sin culpa? El indulto impetrado por Don Pedro Velázquez entre 1746 y 1760 por los cargos que pudieran resultar del tiempo que gobernó la provincia de Girón.," en Historia, crimen y justicia, 05/06/2017, https://hccj.hypotheses.org/235.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *