Guerra y disentería. Mortalidad durante la guerra de los mil días en el municipio de Piedecuesta, Santander, Colombia, 1899-1902

La Guerra de los Mil Días fue un evento que marcó la historia de la república de Colombia. Tropas liberales enemigas del gobierno conservador, luchaban por retornar al poder en el último gran levantamiento armado protagonizado por los caudillos políticos. De 1899 a 1902 un número aún indeterminado de combatientes perdieron la vida en las diferentes batallas que se libraron en diversas regiones del país, siendo Santander y la provincia de Soto los escenarios de las confrontaciones más cruentas. A pesar de esto, comprender el impacto inmediato de la guerra en la población colombiana no ha contado con el suficiente interés por parte de los investigadores, sino antes bien se da por supuesta la gravedad que representó este evento en las poblaciones del país.

El objeto de este texto consiste en describir la mortalidad durante la Guerra de los Mil Días en el municipio de Piedecuesta, Santander, municipio que hacía parte de la región de la provincia de Soto. Con esto se quiere mostrar que, más que la guerra, las enfermedades, específicamente la disentería, cobraron la vida de cientos de personas en este municipio, de la misma manera que lo hizo en otros espacios como Rionegro. Para ello se realizó un conteo de 3.547 actas de defunción llevadas en los libros parroquiales por los curas de la parroquia San Francisco Javier (erigida el tres de octubre de 1774) correspondientes a los años de 1894 hasta 1907. Se utilizó el método agregativo con el cual se realizó un conteo anónimo de cada acta de defunción, de las cuales se obtuvo fecha de defunción, sexo, edad y causa de muerte. Durante los 14 años de la muestra hubo seis párrocos, lo que implicó que el registro no se llevara de la misma manera en todos los libros o que incluso se notara un cambio en la cantidad de defunciones anotadas.

El trabajo se divide en cuatro secciones. La dos primeras están dedicadas a presentar el contexto general de la provincia de Soto y sus características poblacionales basadas en los censos disponibles desde 1869 hasta1912; un tercer apartado se dedica a la descripción de las defunciones entre 1894 y 1907 en el municipio de Piedecuesta; y la cuarta parte trata del aumento de defunciones causada por la disentería. Finalmente se realiza un balance de lo encontrado en comparación con la información disponible para el caso de Rionegro y de esta manera poder brindar una conclusión general a este trabajo.

La provincia de Soto

 

Durante los años de 1851 y 1857 los entonces Estados de la república de Colombia estaban divididos administrativamente en provincias y estas a su vez en cantones. A partir de ese año la división en provincias quedó abolida para conformar los distritos municipales, pero en 1886, año de la centralización política y administrativa del territorio colombiano, las provincias surgen nuevamente como una entidad regional sin carácter administrativo, esto es, se dividía el territorio de cada departamento en provincias, las cuales eran inspeccionadas por un prefecto provincial sin mayor autoridad que la de llevar informes al gobernador y la asamblea departamental[1].

Desde 1886 hasta 1910, la provincia de Soto estuvo constituida por un espacio geográfico al norte del actual departamento de Santander. La provincia comprendía 12 municipios (ver Mapa 1) dedicados en su mayoría a la producción cafetera y a la explotación de las minas de oro del municipio de California, lo cual permite atraer el comercio de artesanías de las montañas del suroriente de la provincia. Aunque el auge minero decae con la Primera Guerra Mundial, los cultivos de tabaco y café permiten que la provincia mantenga un nivel económico aceptable para el contexto nacional[2].

Mapa 1. División administrativa de la provincia de Soto, Santander, 1900

mapa_prov_soto

Fuente: Elaboración propia a partir de Galán Gómez, Mario, Geografía económica de Colombia, Tomo VIII, Bucaramanga, Imprenta Departamental de Santander, Sección de Publicaciones de la Contraloría Nacional, 1947, pp. 184-185.

Las principales ocupaciones de las personas en la provincia fueron la industria agrícola, el trabajo por jornal y la servidumbre doméstica; solamente en Bucaramanga las “artes y oficios” superan, y no en buen número, la industria agrícola. El censo de 1912 indicaba que las principales industrias con las cuales se desarrollaba la provincia eran los cigarros y cigarrillos en Bucaramanga y Piedecuesta, en esta última además se fabricaban mosaicos para baldosas y tejidos. Rionegro, por su parte, constituía la región con mayor producción cafetera de la provincia, representada en 4.000 hectáreas de cafetales cultivados, lo cual representaba un importante atractivo para la mano de obra asalariada[3].

El tabaco y el café se transportaban de la región por medio fluvial, por el río de oro, llevados hasta el Magdalena donde se distribuían a los principales centros de exportación. La comunicación terrestre era aún deficiente, tanto así que para 1947 sólo existía una carretera de ocho kilómetros que comunicaba Bucaramanga y Floridablanca, la cual ni siquiera estaba destinada como tal a la economía de exportación.[4] Mario Galán Gómez en su Geografía económica del departamento señaló la separación existente entre las zonas rurales y las urbanas, en tanto en las últimas se contaban con servicios públicos fundamentales, los hogares de los jornaleros consistían en “chozas de bahareque y techo de paja, sin higiene, víctimas de las plagas y los bichos y con pisos en su totalidad de tierra descubierta”, condición que contrastaba con las viviendas de los hacendados: “construcciones de tapias pisada, madera y teja, pisos de ladrillo, mejor ventiladas y de condiciones higiénicas bastante aceptables.”[5]

Esta era una tierra en la que predominaban los campesinos no propietarios, los jornaleros, católicos, en su mayor parte analfabetos; cuya economía dependía de la agricultura del tabaco y el café, una limitada explotación minera y de una modesta manufactura destinada al mercado interno. Los ejes en torno a los cuales giraba la provincia eran Rionegro, que ocupaba una de las porciones de territorio más grandes y productivas de la provincia, centro de acopio y distribución de mercancías que se enviaban al Magdalena; por otro lado estaba la región de Piedecuesta, centro de la artesanía y la producción tabacalera; y por último Bucaramanga, que buscaba afanosamente alcanzar el nivel de desarrollo de las demás ciudades capitales del país.

Mapa 2. Región de la provincia de Soto

Mapa2

Fuente: Elaboración propia a partir de “Colombia and Venezuela”, Chicago, Rand, McNally & Co., c1898 [digital id http://hdl.loc.gov/loc.gmd/g5290.ct000872], e Instituto Geográfico Agustín Codazzi.

Como se observa en el mapa 2, la región de la provincia de Soto es una zona montañosa ubicada en la cordillera oriental. Al oriente de la misma se encuentran las montañas más altas que la separaban de la provincia de Pamplona, de esta nacen una serie de ríos que desembocarán en diversos afluentes como el río Lebrija, Sogamoso y Suárez. Piedecuesta se encuentra ubicada al suroriente de Bucaramanga a una distancia de 17 kilómetros, la altitud de la cabecera municipal es de 1.005 metros sobre el nivel del mar, su clima es templado y las temperaturas oscilan entre los 17 y los 24 °C durante todo el año.

 

Caracterización general de la población: Censos de 1869, 1896, 1905 y 1912

 

Una de las dificultades para describir la dinámica poblacional durante el siglo XIX colombiano es la escasez de información estadística confiable tanto a nivel nacional como regional, una situación similar a la descrita por Cook y Borah para México en el “periodo republicano protoestadístico”[6]. Si bien el primer censo de Colombia se realiza en 1825, la práctica de recolección de información censal estuvo caracterizada por los altibajos durante todo el siglo XIX y buena parte del XX. En este primer censo se indicó que las cifras de cada provincia eran menores a las reales “porque los habitantes se retraían de ser enumerados en ellas, a causa de que muchos juzgaban que el censo se formaba para exijir contribuciones i sacar reclutas”[7]. El ejercicio censal se retoma para el año de 1835 con la idea de repetirlo cada ocho años. Para 1843 se realiza el nuevo censo que demostró una reducción de la población, producto de las guerras civiles y una epidemia de viruela[8]. Los censos consecutivos (1851 y 1869) indicaron un crecimiento nacional de apenas 35.408 personas al año, achacado esto a las revoluciones de 1854, 1863 y diferentes confrontaciones armadas al interior de los estados soberanos[9].

El censo de 1869 indicó que en el departamento de Santander habitaban 425.427 personas, 204.046 hombres y 221.381 mujeres. La mayoría de los hombres se dedicaban a la agricultura en tanto las mujeres se ocupaban de la artesanía y de la “administración doméstica”. Aunque no se indicaron las edades, un 25% de los habitantes eran “infantes sin oficio”, lo que muestra una base de población joven relativamente importante[10]. Según Henrique Arboleda Camargo, director de la oficina de estadística nacional en 1898, esta población estaría por debajo de las expectativas de una población en estado de paz, mas las permanentes guerras habrían conllevado un descenso en la cantidad de matrimonio y por ende una reducción de los habitantes aún a pesar de la recepción de migrantes de otras regiones del país. Según la información de la oficina, Santander recibía en su territorio población de los departamentos de Boyacá y Antioquia, así como venezolanos que se ocupaban en labores agrícolas y manufactureras; a una tasa de 13.000 por año[11].

Santander es escenario de una corta revolución de apenas un mes en el año 1895, sin embargo esto fue suficiente para que el gobierno de departamento ordenara el levantamiento de un censo que diera cuenta del estado de la población de la región. Este se llevó a cabo en 1896 y dio como resultado un total de 561.117 personas, siendo las provincias más pobladas las de Soto y Guanentá. El 77% de las personas del departamento estaban asociadas al medio rural, como se puede observar en la Tabla 1, siendo la ciudad más poblada Bucaramanga con 11.571 habitantes. Piedecuesta contaría en ese entonces con 4.588 personas en el área urbana y 7.354 en la rural, siendo así la segunda ciudad más poblada de la provincia[12].

Tabla 1. Población del departamento de Santander según el censo de 1896[13]

Provincia Población TOTAL
Urbana Rural
Cúcuta 20861 50559 71420
Charalá 3419 17663 21082
García Rovira 11260 55561 66821
Guanentá 20090 62925 83015
Ocaña 15311 39680 54991
Pamplona 9938 30284 40222
Socorro 16026 40519 56545
Soto 25768 63231 88999
Vélez 8930 69272 78202
TOTAL 131603 429694 561297

 

Para el caso específico de Piedecuesta, el censo señala que el municipio estaba habitado en esa fecha por 6.005 hombres y 5.937 mujeres. El rango de edad de la mayoría de población estaba entre los 22 y los 50 años, seguido por los menores de 15. Los solteros eran el estado civil dominante con un 67%, 3.958 mujeres y 4.028 hombres. El censo también indicaba las diferencias de la población comparando otros ejercicios censales, así, el censo de 1843 habría contabilizado un total de 9.023 habitantes en el municipio, el censo de 1851 presenta una cifra de 14.841, la cual es evidentemente un error; en 1864 se registraron 9.654 y en 1870 fueron 9.015[14].

El censo de 1905 sería publicado solo hasta 1915. El responsable de la Dirección General de Estadística manifestó en este que el gobernador del departamento de Santander no aprobó el censo que se levantó en esa región en 1907, por lo que se mantuvieron las cifras del censo de 1896, aduciendo que “la Gobernación se vio en el caso de prescindir de los trabajos hechos en los Municipios a causa de la multitud de inexactitudes e irregularidades descubiertas en los cuadros remitidos por dichas entidades.[15]

En términos generales, la población de la provincia de Soto, escenario de los combates de la Guerra de los Mil Días, mantuvo un crecimiento muy bajo, acorde con el ritmo nacional. Antes de realizarse el censo de 1905, el director general de estadística, afirmó que las guerras civiles de 1876, 1885, 1895 y 1899 habrían detenido el crecimiento natural de la población, la cual se consideraba debería estar entre 4’957.000 y 5’600.000 habitantes para toda la república[16].

El censo de 1912 mostraría un total de 5’472.604 habitantes para todo el territorio nacional, y para Piedecuesta un total de 8.076, es decir, un aumento nacional y una reducción local de la población. En tiempos de paz el decrecimiento de la población es evidente, después de una década de finalizada la guerra las poblaciones cafeteras reducen su población: Rionegro, municipio con la mayor cantidad de haciendas productoras de café, pasa de tener 17.608 habitantes en 1896 a sumar 14.256 en 1912; Lebrija, otro centro productor, 11.321 a 8.766; incluso Bucaramanga, población urbana capital del departamento, redujo su población de 20.314 a 19.735[17].

De acuerdo con la información censal, la población no habría crecido a un ritmo natural debido a las guerras civiles del siglo XIX, pero aún en tiempos de paz la información sería contradictoria pues en lugar de crecer la población disminuye, por lo menos en la provincia de Soto. Si bien pueden lanzarse hipótesis diversas, lo más probable es que esta aparente contradicción represente un problema en el registro de la información para los censos anteriores a 1912. La recolección de la información censal en el siglo XIX e inicios del XX era una tarea harto compleja, puesto que los encargados de recolectar la información en cada unidad administrativa enviaban un grupo de comisionados, quienes tenían la orden de ir casa por casa a empadronar sus moradores, siendo el empadronamiento en zonas de montaña y casas alejadas el más difícil, además, como señaló Francisco Vergara y Velasco, en muchas ocasiones no se anotaba directamente a los habitantes de un hogar, sino se hacía a través de “indicaciones de sus vecinos, con frecuencia, incorrectas.” A lo anterior debe sumarse el doble conteo, causado por la ausencia de simultaneidad en la recolección de información, por lo que los valores pueden ser significativamente superiores a la cifra real de la población en una región[18].

 

Mortalidad en Piedecuesta durante la Guerra de los Mil Días

 

Como se expresó en el apartado anterior, la guerra se ha considerado como un agente que ralentiza el crecimiento poblacional, en este sentido, la guerra implicaría un aumento en las defunciones seguido por una reducción en los nacimientos. Para el objetivo de este trabajo, nos centraremos en el análisis de las defunciones registradas en la parroquia Francisco Javier del municipio de Piedecuesta ente 1894 y 1907[19]. Se debe tener en cuenta que, a diferencia de México, en Colombia desde 1887 hasta por lo menos 1838 las partidas de origen eclesiástico tuvieron la calidad de prueba del estado civil, como un acuerdo entre la Santa Sede y el Estado colombiano ratificado en el concordato de 1886, lo cual fue reglamentado mediante la ley 57 de 1887[20], por lo que los registros parroquiales representan para esa época una fuente de información relativamente confiable.

La tabla 2 presenta las cifras de las defunciones por cada mes desde 1894 hasta 1907, la gráfica 1 presenta la cantidad de defunciones por año y la tendencia lineal de las mismas. Lo primero que se puede observar es que a pesar de la cantidad de defunciones presentadas en 1902 la tendencia es decreciente, lo que parece ir en contravía de la idea de un aumento de la mortalidad derivada de la guerra. En el año de 1894 se registraron 330 defunciones, siendo este un periodo sin guerras civiles, cifra que contrasta con el año de guerra civil de 1895, que solo anotó 254 entierros en la parroquia.

 

Tabla 2. Defunciones en Piedecuesta de 1894 a 1907 por meses.

1894 1895 1896 1897 1898 1899 1900 1901 1902 1903 1904 1905 1906 1907
Enero 31 24 29 26 22 32 12 7 24 20 28 20 14 17
Febrero 31 18 31 21 20 20 21 8 33 16 20 15 15 10
Marzo 28 23 22 24 19 25 20 18 36 20 12 11 14 13
Abril 22 28 31 18 17 17 23 6 40 25 10 4 21 11
Mayo 32 22 25 29 32 33 18 18 49 20 12 15 13 24
Junio 31 18 19 20 22 32 25 18 55 21 11 12 12 14
Julio 26 15 26 24 20 27 50 14 35 23 11 13 11 15
Agosto 36 10 25 27 33 19 39 11 32 23 10 13 16 13
Septiembre 17 15 34 17 13 19 33 26 41 15 11 14 16 20
Octubre 25 22 25 14 15 18 23 29 31 19 3 13 12 18
Noviembre 23 28 26 9 16 15 9 14 30 27 9 10 21 19
Diciembre 28 31 34 15 20 20 5 29 27 31 15 20 24 22

Gráfica 1. Defunciones en Piedecuesta 1894 – 1907 y tendencia lineal

graf. 1

Los años de mayor mortalidad fueron entonces 1894, 1896 y 1902; este último sumó 433 defunciones para posteriormente presentar una caída significativa hasta el punto más bajo que fue 1904 con 152 entierros. Este último descenso vino acompañado por un cambio de párroco entre marzo de 1904 hasta abril de 1905, durante este año el promedio fue de once actas al mes, sin que quede claro si esta modificación se deba a un error humano o a un descenso real de las muertes en el municipio.

La gráfica 2 permite observar el comportamiento mensual de las defunciones, donde se destacan los meses de julio de 1900 y junio de 1902 en los que la cantidad de defunciones alcanzan los 50 y 55 entierros respectivamente. Los registros del año 1900 muestran una gran cantidad de defunciones por disentería entre los meses de junio y septiembre de dicho año, crisis que fue identificada también por Natalia Ramírez Ocampo para el caso de Rionegro[21].

Gráfica 2. Defunciones en Piedecuesta de 1894 a 1907 por meses

graf. 2

La comparación entre las defunciones en Piedecuesta y Rionegro permite ver ciertas coincidencias como la hambruna de 1896 que afectó ambos municipios y que se observa en la gráfica 3. La diferencia más significativa comprende el año de 1902, ya que mientras en Rionegro las defunciones disminuyen en Piedecuesta aumentan significativamente. En el siguiente apartado se analizará la crisis por disentería de 1900 y se abordarán las posibles causas del aumento de las defunciones en 1902.

Gráfica 3. Defunciones en Piedecuesta y Rionegro, 1894-1907

graf. 3

La crisis por la disentería

La guerra y las enfermedades infecciosas parecen ir de la mano, en tanto hay movimientos de tropas y concentraciones de civiles en busca de refugio las bacterias encuentran la posibilidad de afectar una mayor cantidad de humanos, quienes a la par tienen que enfrentarse a una disminución de la alimentación, un deterioro de las condiciones higiénicas y mayor dificultad para acceder a la ayuda médica. A lo anterior debe sumarse que en Colombia el proceso de modernización de la medicina y el establecimiento de hospitales modernos inicia apenas a finales del siglo XIX en Bogotá, por lo que poblaciones como Piedecuesta tendrán que esperar otras cuantas décadas para ver establecidas instituciones hospitalarias similares a las actuales[22].

La muerte causada directamente por el enfrentamiento se ve opacada por la cantidad de enfermos y fallecidos a causa de las epidemias asociadas al conflicto bélico[23]. Ejemplo de lo anterior quedó manifestado en la Gaceta de Santander de 1901 que dice:

es alarmante el número de enfermos que se hallan en los hospitales y que ese número en vez de disminuir aumenta día por día, que entre esos enfermos hay muchos de las fuerzas revolucionarias, muchos leales sostenedores del orden constitucional y gran número de infelices que sin estar afiliados en ningún bando político han sido víctima de las enfermedades que ha producido la guerra.[24]

El cólera, la viruela, la peste bubónica, la fiebre tifoidea, el tifus exantemático epidémico y la disentería han sido las enfermedades más comúnmente asociadas con las confrontaciones armadas[25]. En el espectro de la Guerra de los Mil Días, la disentería aparecería con mucha frecuencia en los registros parroquiales entre los meses de junio a septiembre de 1900. Es probable que el aumento en las defunciones registrado para el año de 1902 se deba a la misma enfermedad, pero en ese caso no se cuenta con la anotación de la causa de muerte por parte del párroco, lo que impide comprobar esta afirmación.

Matthew Smallman-Raynor y Andrew Cliff afirman que la disentería, una enfermedad diarreica fulminante, ha sido una compañera más o menos permanente de las guerras. Para el siglo XIX esta enfermedad habría estado asociada con la Guerra de Crimea (1853-1856), la Guerra Civil Estadounidense (1861-1865), la Guerra Franco-Prusiana (1870-1871) y la Guerra Sino-Japonesa (1894-1895), y en el siglo XX estaría presente en las dos guerras mundiales así como en la Guerra de Corea[26]. En este sentido, no es de extrañar que la enfermedad hubiera estado presente en el marco de las confrontaciones civiles decimonónicas, aunque se haya dejado de lado de las descripciones relativas al enfrentamiento bélico.

Desde noviembre de 1899 cuando inician las confrontaciones de la Guerra de los Mil Días, hasta octubre de 1900, el cura de la parroquia de Piedecuesta anotó las causas de la muerte en su registro de defunciones. Se encontraron registradas las siguientes enfermedades: disentería, hidropesía, anemia, colerín, pulmonía, viruela, tisis, tifo, cáncer, angina, cólera, fiebre amarilla, consunción, ataque cerebral, ataque corazón. La muerte violenta también quedó registrada, mas apenas en ocho ocasiones y solo cuatro de ellas asociadas a los eventos de la guerra. De las enfermedades registradas la disentería, la hidropesía y la anemia conformarían el 80% de las causas de muerte en ese año, pero la disentería solamente causó el 58% de la totalidad de los fallecimientos durante ese año.

En la Gráfica 4 se representan las cantidades de fallecimientos causados por disentería, hidropesía y anemia, en relación con la totalidad de las muertes por meses entre noviembre de 1899 y octubre de 1900. Es evidente que la cifra total de muertes está fuertemente determinada por la cantidad casualidades por disentería. De las 50 muertes que se registraron en julio de 1900, 36 fueron causadas por la disentería, y a la par que disminuyen los casos de esta enfermedad también lo hace la cantidad total de muertes.

Gráfica 4. Total defunciones por disentería, hidropesía y anemia en Piedecuesta, 1899-1900

graf. 4

Entre febrero y julio, y el mes de septiembre de 1900 la enfermedad atacó principalmente a mujeres, en tanto fueron más los casos de hombres en agosto y octubre. De las 129 muertes por disentería en ese año, 73 fueron de mujeres y 56 de hombres. Las fuentes consultadas no brindan una razón de por qué afecta más la epidemia a mujeres que a hombres, pero es claro que en los meses de febrero y abril la cantidad de mujeres muertas por disentería triplica al número de hombres, tal como se puede observar en la gráfica 5.

Gráfica 5. Disentería por sexos en Piedecuesta, 1900

graf. 5

Respecto a las edades, la Gráfica 6 muestra que los dos grupos de edades más afectados fueron los niños menores de 10 años y los mayores de 50 años. Entre ambos grupos suman un 68% del total de las muertes, los espacios en blanco en noviembre y enero se deben a que en estas actas no se registraron las edades de los fallecidos por disentería.

Gráfica 6. Disentería por edades en Piedecuesta

graf. 6

A partir de estos datos surge la pregunta si la crisis de 1902 fue debida a la disentería u otra enfermedad, la cual es en este momento imposible de responder por la ausencia de evidencia documental o historiográfica. Sin embargo, no sería extraño considerar esta hipótesis, ya que aunque los párrocos de la ciudad de Piedecuesta en esos años no registraron las causas de la muerte las similitudes con la dinámica de las defunciones en 1902 son evidentes. La Gráfica 7 muestra una figura muy similar en ambos años, con una ligera diferencia respecto a los meses de crisis y su intensidad. Así, 1902 representa una mayor cantidad de defunciones debido a su incremento acelerado entre enero y mayo, y un nuevo pico en septiembre.

Gráfica 7. Defunciones en Piedecuesta, 1900 y 1902

graf. 7

Ahora bien ¿hasta qué grado estos incrementos pudieron ser causados por la Guerra de los Mil Días? Es evidente que existe una coincidencia temporal entre la guerra y las crisis, pero si se vuelve la mirada a la gráfica 1 se nota un incremento solo en el año de 1902. La media aritmética de las defunciones entre 1894 y 1899 fue de 280 defunciones al año, y el promedio mensual para esos años es de 23 defunciones al mes, casi idéntico al promedio de defunciones y total anual presentado en el año 1900. No existen coincidencias en torno a los meses de mayor cantidad de defunciones en los diferentes años que puedan estar asociadas a temporadas de lluvias o sequía, como se puede observar en la gráfica 8, al comparar los años con mayor cantidad de defunciones registradas se observa que 1900 tiene un comportamiento atípico con un pico muy pronunciado en el mes de julio cuando ocurrieron el 18% de las muertes. Los años de 1894, 1896 y 1902 muestran un porcentaje relativamente estable donde ningún mes concentra más del 13% de las defunciones, lo que parece indicar que aunque 1902 es un año de alta mortalidad no es de cierta manera tan atípico como 1900 donde se comprueba una crisis por la disentería entre los meses de julio y septiembre.

Gráfica 8. Comparación porcentaje defunciones por meses en Piedecuesta

graf. 8

Lo anterior sin embargo no explica el porqué de la cantidad de defunciones en 1902. Ramírez Ocampo dejó claro para Rionegro que desde 1901 por lo menos los hospitales de dicho municipio se atestaron de enfermos por la guerra, la mayoría de ellos civiles[27], mas en 1902 los combates ya habían cesado en el departamento y la guerra prácticamente se había saldado. La situación en los hospitales del país sin embargo no era la mejor, en Zipaquirá, municipio del departamento de Cundinamarca, se reportó una gran cantidad de heridos y enfermos como consecuencia de la guerra[28], e igual situación se presentó en Rionegro y Bucaramanga[29], lo cual se pudo replicar en Piedecuesta. David Church Johnson además llamó la atención sobre el hecho de que a pesar del cese de las acciones militares las consecuencias de la guerra se extendieron durante casi toda la década[30]. El aumento de las defunciones en 1902 y su radical caída posterior parecen evidenciar el hecho de una disminución de la población y su lento proceso de recuperación.

Conclusiones

 La Guerra de los Mil Días fue un evento con profundas consecuencias en la sociedad colombiana, que definió buena parte de las decisiones políticas y económicas de las décadas posteriores. El enfrentamiento entre los ejércitos liberales y las fuerzas gubernamentales implicaron no solo cruentas batallas en los campos de la provincia de Soto, además conllevaron a un movimiento de población que en ciertos casos, como Rionegro, implicaría el abandono de corregimientos completos, con sus respectivas consecuencias para las haciendas cafeteras que dominaban el paisaje de la provincia[31].

Si bien la guerra trajo consigo un aumento de las defunciones, la situación de precariedad previa a los combates queda evidenciada por la cantidad de muertes debidas a las hambrunas y enfermedades en años anteriores al conflicto. De cierta manera, lo que hizo la guerra fue agravar esta situación de precariedad de las comunidades campesinas, lo que trajo como consecuencia un incremento acelerado de los decesos durante ciertos meses.

En este trabajo fue posible identificar la crisis de disentería que se presentó en el municipio de Piedecuesta para el año de 1900, en la cual se vieron afectados niños y mujeres principalmente. Si bien para 1902 el registro parroquial no anotó las causas de la muerte, es probable que el aumento en las defunciones se deba a un incremento en las enfermedades más comunes de la época: disentería, anemia e hidropesía; enfermedades que en buena medida indican una deficiente nutrición así como problemas para el acceso al agua potable.

Piedecuesta, por lo tanto, reflejó el comportamiento de la población que presentaron poblaciones cercanas como Rionegro y Bucaramanga, así como otras más alejadas como Zipaquirá, donde más que la guerra lo que mató fue la enfermedad. Este trabajo deja así enunciado un esbozo de la dinámica de la población durante la guerra y permite una futura profundización en torno a las hipótesis aquí planteadas.

 

Obras Citadas

Fuentes

 Anuario estadístico de Colombia, Bogotá, Imprenta de Medardo Rivas, 1875.

“Censo de la población de la República de Colombia correspondiente al año de 1825, que presenta el Secretario del Despacho del Interior José M. Restrepo”, Archivo Histórico Regional de Santander, Sección documentos y papeles del Estado 1820-1869, caja 15, rollo 3, 1827.

Censo de la población del departamento de Santander levantado en ejecución de la ordenanza número XIV de 1896, Bucaramanga, tipografía mercantil, 1896.

Censo general de la república de Colombia levantado el 5 de marzo de 1912, Bogotá, Imprenta Nacional, 1912.

Censo nacional de 1918. Dirección general de estadística de la república de Colombia. 1918.

Código Civil Colombiano expedido por el Congreso de 1873, Bogotá, imprenta nacional, 1895.

“Colombia, registros parroquiales y diocesanos, 1600-2012.” Index and images. FamilySearch. http://FamilySearch.org: Parroquias Católicas, Colombia.

El esfuerzo, Zipaquirá, núm. 1, 13 de abril de 1902.

GALÁN GÓMEZ, Mario, Geografía económica de Colombia, Tomo VIII, Bucaramanga, Imprenta Departamental de Santander, Sección de Publicaciones de la Contraloría Nacional, 1947.

Resultados del censo de población levantado en Colombia en el año de 1905, Bogotá, Contraloría General de la República, Dirección General de Estadística, 1917.

VERGARA Y VELASCO, Francisco Javier, Nueva geografía de Colombia: escrita por regiones naturales, Bogotá, Imprenta de vapor, 1901.

 

Bibliografía

 

ACEVEDO TARAZONA, Álvaro y César GONZÁLEZ MANOSALVA, “Historia de la erección de la parroquia de Bucaramanga y del crecimiento de su población 1778-1923”, Bucaramanga, Universidad Industrial de Santander, Escuela de Historia, Tesis de licenciatura, 1993.

COOK, Sheburne y Woodrow BORAH, Ensayos sobre la historia de la población: México y el caribe, México, Siglo XXI, 1977.

Estadísticas históricas, Bogotá, Departamento Administrativo Nacional de Estadística, 1975.

JOHNSON, David Church, “Impacto social de la guerra de los Mil Días: criminalidad”, en Humanidades UIS, Bucaramanga, vol. 24, núm. 2, julio-diciembre de 1995, pp. 13-23.

MARTÍNEZ GARNICA, Armando y Amado GUERRERO RINCÓN, La provincia de Soto. Orígenes de sus poblamientos urbanos, Bucaramanga, Universidad Industrial de Santander, 1995.

PRIETO, Fabián, “Una anatomía de la población colombiana: la técnica estadística en Colombia y el levantamiento del censo de población en 1912” en Memoria y sociedad, vol. 9, núm. 19, 2005, pp. 55-67.

RAMÍREZ OCAMPO, Natalia, “Bautizos, matrimonios y defunciones en la inmaculada concepción de Rionegro (Santander) 1886-1912”, Bucaramanga, Universidad Industrial de Santander, Escuela de Historia, Tesis de licenciatura, 2008.

SMALLMAN-RAYNOR, Matthew y Andrew CLIFF, War Epidemics, An Historical Geography of Infectious Diseases in Military Conflict and Civil Strife, 1850-2000, Oxford, Oxford University Press, 2004.

TÉLLEZ CASTAÑEDA, Germán, “La arquitectura y el urbanismo en la época republicana, 1830-40/1930-35” en Nueva Historia de Colombia, Bogotá, Planeta, 1989, pp. 251-296.

[1] Martínez Garnica, Armando y Amado Guerrero Rincón, La provincia de Soto. Orígenes de sus poblamientos urbanos, Bucaramanga, Universidad Industrial de Santander, 1995, p. 15.

[2] Martínez Garnica y Guerrero Rincón, pp. 17-18.

[3] Censo general de la república de Colombia levantado el 5 de marzo de 1912, Bogotá, Imprenta Nacional, 1912.

[4] Galán Gómez, Mario, Geografía económica de Colombia, Tomo VIII, Bucaramanga, Imprenta Departamental de Santander, Sección de Publicaciones de la Contraloría Nacional, 1947, p. 245.

[5] Galán Gómez, p. 137.

[6] Cook, Sheburne y Woodrow Borah, Ensayos sobre la historia de la población: México y el caribe, México, Siglo XXI, 1977, pp. 68-71. Hay que aclarar que mientras en México la época de recolección sistemática de datos inicia en 1882, para el caso colombiano solo lo hace con el censo de 1912 y se consolidaría con la creación del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) Previamente existieron oficinas dedicadas a la recolección de información estadística, especialmente censal, como la “Oficina central de estadística”, que tuvo como origen el censo de 1825 y estuvo en funcionamiento hasta la década de 1850 cuando las guerras civiles impidieron la elaboración de nuevos censos. En 1875 se crea la “Oficina de estadística nacional” que funcionó asociada al Ministerio de Fomento, en 1886 pasa a ser parte del Ministerio de Gobierno, y posteriormente sería parte de la Contraloría General de la República. Prieto, Fabián, “Una anatomía de la población colombiana: la técnica estadística en Colombia y el levantamiento del censo de población en 1912” en Memoria y sociedad, vol. 9, núm. 19, 2005, pp. 56 y 58.

[7] “Censo de la población de la República de Colombia correspondiente al año de 1825, que presenta el Secretario del Despacho del Interior José M. Restrepo”, Archivo Histórico Regional de Santander, Sección documentos y papeles del Estado 1820-1869, caja 15, rollo 3, 1827, fol. 49.

[8] Estadísticas históricas, Bogotá, Departamento Administrativo Nacional de Estadística, 1975, p. 73.

[9] Estadísticas históricas, p. 108.

[10] Anuario Estadístico de Colombia, Bogotá, Imprenta de Medardo Rivas, 1875, p. 25

[11] Estadísticas históricas, p. 109.

[12] Censo de la población del departamento de Santander levantado en ejecución de la ordenanza número XIV de 1896, Bucaramanga, tipografía mercantil, 1896, p. 15.

[13] Censo de la población del departamento de Santander, p. 18.

[14] Censo de la población del departamento de Santander, p. 15.

[15] Resultados del censo de población levantado en Colombia en el año de 1905, Bogotá, Contraloría General de la República, Dirección General de Estadística, 1917, p. 17

[16] Estadísticas históricas, p. 119.

[17] Censo general de la república de Colombia levantado el 5 de marzo de 1912, Bogotá, Imprenta Nacional, 1912, pp. 33 y 51. Censo de la población del departamento de Santander, p. 15.

[18] Vergara y Velasco, Francisco Javier, Nueva geografía de Colombia: escrita por regiones naturales, Bogotá, Imprenta de vapor, 1901, p. 937.

[19] “Colombia, registros parroquiales y diocesanos, 1600-2012.” Index and images. FamilySearch. http://FamilySearch.org: Parroquias Católicas, Colombia.

[20] Esto significaría un retroceso en términos de modernización del registro, ya que el código civil de 1873 reglamentaba que debía ser un notario quien en presencia de dos testigos indicara la fecha de nacimiento del recién nacido. Código Civil Colombiano expedido por el Congreso de 1873, Bogotá, imprenta nacional, 1895, Artículo 351.

[21] Ramírez Ocampo, Natalia, “Bautizos, matrimonios y defunciones en la inmaculada concepción de Rionegro (Santander) 1886-1912”, Bucaramanga, Universidad Industrial de Santander, Escuela de Historia, Tesis de licenciatura, 2008, p. 79.

[22] Téllez Castañeda, Germán, “La arquitectura y el urbanismo en la época republicana, 1830-40/1930-35” en Nueva Historia de Colombia, Bogotá, Planeta, 1989, p. 277

[23] Smallman-Raynor, Matthew y Andrew Cliff, War Epidemics, An Historical Geography of Infectious Diseases in Military Conflict and Civil Strife, 1850-2000, Oxford, Oxford University Press, 2004, pp. 4-5.

[24] Gaceta de Santander, Bucaramanga, núm. 3464, 12 de enero de 1901, p. 5.

[25] Smallman-Raynor y Cliff, pp. 36-38.

[26] Smallman-Raynor y Cliff, pp. 37.

[27] Ramírez Ocampo, p. 77.

[28] El esfuerzo, Zipaquirá, núm. 1, 13 de abril de 1902, p. 3

[29] Acevedo Tarazona, Álvaro y César González Manosalva, “Historia de la erección de la parroquia de Bucaramanga y del crecimiento de su población 1778-1923”, Bucaramanga, Universidad Industrial de Santander, Escuela de Historia, Tesis de licenciatura, 1993, p. 297

[30] Johnson, David Church, “Impacto social de la guerra de los Mil Días: criminalidad”, en Humanidades UIS, Bucaramanga, vol. 24, núm. 2, julio-diciembre de 1995, p. 15

[31] Ramírez Ocampo, p. 103. Johnson, 15.

Cite este artículo: Jairo Antonio Melo Flórez, "Guerra y disentería. Mortalidad durante la guerra de los mil días en el municipio de Piedecuesta, Santander, Colombia, 1899-1902," en Historia, crimen y justicia, 30/08/2016, http://hccj.hypotheses.org/128.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública.
Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *