Facer justicia y poder judicial

Lo que presento a continuación son algunos extractos del artículo “De la administración de justicia al poder judicial” de Francisco Tomás y Valiente1 .

Facer justicia

“ni la división entre órganos por razón de sus funciones respectivas, ni la configuración de poderes independientes, entró ni podía entrar en el horizonte político del Antiguo Régimen. La justicia se hace – ‘facer justicia’ es una expresión castellana del siglo XIII, que considero más acertada que la de ‘administrar justicia’ -, como sii de un bien escaso y precioso – pero sobre todo escaso – se tratara; pero sin que exista ni un poder judicial ni tan siquiera órganos diferenciados para la función judicial o jurisdiccional.” [p. 4170]

Características fundamentales de la justicia de Antiguo Régimen:

1. Justicia retenida/justicia delegada. El rey retiene en sí la justicia y la delega su poder creando un haz de competencias que administraran justicia a nombre del rey.

2. La justicia es o no enajenable: la existencia tanto de oficios heredados como comprados.

3. Jurisdicciones que no son retenidas por el rey: la jurisdicción señorial, la eclesiástica y la del Santo Oficio, mas “estas jurisdicciones no actúan nunca al margen total del rey.” [p. 4171]

La figura del Consejo Real: “El Consejo Real se ha configurado durante siglos -y la plenitud de ese proceso es el siglo XVIII- como una cúspide a la que se atribuyen los mismos poderes que al rey. Porque en el fondo el Consejo real es el rey.” [p. 4171]

“Esto hace que en el Antiguo Régimen no sea concebible  una estructura piramidal de quienes administran justicia, sino que cada ocasión, cada caso, es resuleto por aquel que establemente lo tiene atribuido por medio de un haz objtivo de competencias permanentes, o por aquel que avoca el caso para sí. En algunas ocasiones y por pequeños matices, un asunto va a parar a un órgano judicial y no a otro. No hay una clara estructuración, sino una pluralidad de órganos que administran justicia además de gobernar.” [p. 4172]

Poder judicial

Al igual que el concepto de Constitución, el de Poder Judicial depende en buena medida de las concepciones de cada constituyente. Tomás y Valiente por ejemplo llama la atención acerca de que el mismo Montesquieu no hacía una diferenciación clara entre “puissance” y “pouvoir”, indecisión que se vería reflejada en las constituciones francesa de 1791 y la gaditana de 1812, mas lo que sí estarí claramente definido sería el principio fundamental de la división de poderes. Montesquieu postula la división de poderes en el Libro XI de De l’esprit des lois  (Des lois qui forment la liberté politique dans son rapport avec la constitution)2

Il y a dans chaque État trois sortes de pouvoirs: la puissance législative, la puissance exécutrice des choses qui dépendent du droit des gens, et la puissance exécutrice de celles qui dépendent du droit civil.

Par la première, le prince ou le magistrat fait des lois pour un temps ou pour toujours, et corrige ou abroge celles qui sont faites. Par la seconde, il fait la paix ou la guerre, envoie ou reçoit des ambassades, établit la sûreté, prévient les invasions. Par la troisième, il punit les crimes, ou juge les différends des particuliers. On appellera cette dernière la puissance de juger, et l’autre simplement la puissance exécutrice de l’État [II.47]

Este puissance de juger se entiende como limitada pues, como lo indica Tomás y Valiente, “quizá en ese momento [1790] se teme más a unos jueces poderosos, como lo eran hasta entonces, que a la administración que, como todopoderosa, pertenece al trono” [p. 4175] (Montesquieu considera que el poder ejecutivo y legislativo pueden estar en manos de un senado o magistrados vitalicios “parce qu’ils ne s’exercent sur aucun particulier; n’étant, l’un, que la volonté générale de l’État, et l’autre, que l’exécution de cette volonté générale.” [II.48]

 Si la soberanía pertenece a la nación y en ella reside, como se lee en el artículo tercero de la Declaración del 89 y en el artículo primero, del título tercero de la Constitución del 91, si de ella, de la nación, emanan todos los poderes y sólo por delegación de la nación se ejercen, sólo puede haber una jurisdicción: la ejercida por el poder judicial. No puede haber otras jurisdicciones en puridad de doctrina, sino una: No cabe hablar de jurisdicción eclesiástica, ni de jurisdicción militar, sino que debe haber una sola jurisdicción. Y por supuesto tampoco cabe que, puesto que la soberanía es inalienable, se enajenen o se vendan oficios de justicia. Esto, en Francia, desaparece a partir de la famosa noche del 4 de agosto, en que se abolen todos los oficios enajenados. El poder judicial se delega en los jueces, elegidos durante un tiempo determinado por el pueblo. [p. 4175]

A partir de estas ideas se plantea la elección de los jueces (Comme à Athènes II.48 nota b) [Il faut même que les juges soient de la condition de l’accusé, ou ses pairs, pour qu’il ne puisse pas se mettre dans l’esprit qu’il soit tombé entre les mains de gens portés à lui faire violence. II.49] por un tiempo determinado (nunca vitalicios). Aunado a lo anterior aparecen los jurados, el arbitraje de los magistrados, y la idea del juez de paz (funciones conciliatorias).

 

== Referencias ==

1. Tomás y Valiente, Francisco. “De la administración de justicia al poder judicial.” En Obras completas, VI:4169–82. Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 1997.
2. Montesquieu, Charles de Secondat. De l’esprit des lois. Classiques des sciences sociales. Chicoutimi: J.-M. Tremblay, 2002. http://classiques.uqac.ca/classiques/montesquieu/de_esprit_des_lois/partie_2/de_esprit_des_lois_2.html.

Jairo Antonio Melo Flórez

Magister en Historia por la Universidad Industrial de Santander (COL) y estudiante de doctorado en Historia del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán (MEX). Me especializo en la Historia del Crimen y la Justicia. Realizo además exploraciones en Historia Digital e Historia Pública. Integrante del Grupo de investigaciones históricas sobre el Estado nacional colombiano (Colciencias)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *